Ecuador: el impacto de Rafael Correa en las elecciones de 2021

A menos de un año del 7 de febrero de 2021, hasta el momento nada está dicho en Ecuador sobre la persona que regirá el destino del país una vez terminado el nefasto desgobierno del traidor Boltaire.

Lo único que queda claro para todos y todas, es que las elecciones las ganará la tendencia de la Revolución Ciudadana con Rafael Correa de candidato, o cualquier otro que él designe, esta vez con todas las pruebas y las garantías de adhesión, y con el aval del pueblo del Ecuador, para no caer otra vez en el fiasco que significó haber designado a Boltaire. Quién, una vez en el poder, traicionó a su mentor y no solo eso, sino que instauró contra él la más feroz e infame persecución a través del lawfare en su contra, y en contra de los más altos dirigentes de la Revolución Ciudadana.

>>Lawfare, la justicia al servicio de la persecución política<<

La derecha, llena de ambiciones y ambiciosos, aún no se pone de acuerdo entre las fuerzas que la componen, por lo que lo más seguro es que su principal carta Jaime “matraca” Nebot desista de su candidatura, porque según las encuestas no llega ni en cuarto lugar, Guillermo “bachiller” Lasso, no tiene ni para comenzar, y se disputa el tercero o cuarto lugar con otros actores de poca monta, lo cierto es que lo único claro es que hay en ese lado un tremendo y usual fraccionamiento.

Aun así, Rafael Correa, aunque en su contra se ha levantado más de treinta causas penales y una orden de detención en vigor por violación de medidas cautelares, lidera con gran holgura la intención de voto; ciertamente que no puede terciar para presidente de la república, pero está habilitado para ir por la vicepresidencia en la papeleta electoral, o como asambleísta, de la que seguramente siendo el más votado sería su presidente. No puede aspirar a una nueva reelección por una enmienda aprobada en el referendo de febrero de 2018.

Si bien es cierto que actualmente pesa una orden de detención en su contra dictada por la cooptada justicia y sus jueces venales, esto no lo imposibilita de inscribir su candidatura, puesto que no necesita estar presente en el país para inscribir su candidatura.

>>Ecuador: la semblanza de Rafael Correa<<

No hay que despreciar tampoco ni perder de vista una posible candidatura que represente al movimiento indígena, quienes también se encuentran divididos a estas alturas de la carrera hacia la residencia del Barón de Carondelet.

Así, el gran ausente sería un candidato de centro, cuya casilla actualmente está vacía, pues Jimmy Jairala que se ubica en ese espacio del espectro político, tuvo un fracaso en su carrera hacia ocupar “el sillón de Olmedo” en la Alcaldía de Guayaquil, ciertamente este revés no significa una derrota permanente, y mantiene su vigencia como comunicador social a través de un programa radial diario.

También queda la expectativa por el candidato “sorpresa” que podría aparecer de la nada y sin previo aviso; sin embargo de aquello, queda claro que la mayor fortaleza estará en el candidato afín a la Revolución Ciudadana, cuyo binomio como hemos dicho podría ser el propio Rafael Correa, si así fuera las elecciones podrían definirse en una sola vuelta, pues el voto duro del llamado “correísmo” supera el 35%.

>>Tocando timbres por la Revolución Ciudadana<<

Con el fraccionamiento de la derecha, la participación de los indígenas, la del aún desconocido candidato de centro y el llamado candidato “sorpresa” habría no menos de 10 candidatos, lo que obviamente redunda en la fortaleza de los candidatos de la Revolución Ciudadana.

La vigencia política de Rafael Correa a pesar de vivir en el extranjero (Bélgica) se ha mantenido en el Ecuador, y los principales responsables de aquello son los mismos que lo persiguen tratando de invisibilizarlo y de aniquilarlo políticamente.

Pues lo único que han logrado con la feroz persecución desatada en su contra, es justamente el efecto contrario, el mismo ha acuñado las frases que repiten en Ecuador en redes sociales y en toda conversación de tinte político: “vamos a volver”; “resistiremos y venceremos”; “vamos a recuperar la patria” – “Han querido enterrarnos sin saber que somos semilla” etc.

Mientras no haya una sentencia ejecutoriada en contra de Rafael Correa, su nombre e imagen de seguro estarán en la papeleta electoral del 2021, y seguramente en la papeleta ganador.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en su sección de opinión.
Comentarios