Crónicas de confinamiento por el coronavirus. Nuevos comienzos

1
7:30

Me levanté pensando mucho en la conversación que había tenido anoche con un gran amigo, estuvimos hablando casi dos horas por teléfono, me hizo tan bien desahogarme con él, me sentí tan liberada y pensé, “pobre ser, me viene aguantando desde hace tanto tiempo con mis cosas, hay que ser agradecidos por tener gente así en nuestras vidas, que te escuchan sin importar las veces en las que les hablaste del mismo tema“.

Me conmovió muchísimo que cuando terminamos de hablar me dio su punto de vista y para cerrar me dijo “si por alguna razón no seguís mi consejo, quiero que sepas que voy a estar para escucharte las veces que sean necesarias porque soy tu amigo, y eso va más allá de las decisiones que puedas tomar”.

Tenía unas ganas de tele transportarme a Misiones y darle un abrazo por ser tan dulce, los invito a reflexionar en las personas que tienen alrededor para que les agradezcan porque muchas veces somos pendejos pero tenemos amigos que. sin importar lo que hagamos. nos están bancando, ¡sean agradecidos! Sí sí, la cuarentena hoy me pegó pensativa, pero creo que tengo razón en esto ¿no?

8:30

Me desperté por la claridad que entraba por la ventana y las ganas de mear, fui al baño, ya no tengo la regla, una gran noticia para empezar el día.

9:00

Hora de desayunar. Solo estaba él pero en la computadora, trabajando, sin haber desayunado, le dije que estaba loco y nos metimos en la cocina, desayunamos juntos. Me tocó manzanilla con cereales y una banana, tuvimos una charla muy interesante sobre la vida, no era la única que estaba reflexiva esta mañana.

10:00

Hora de empezar a trabajar, ayer no hice casi nada y ya se me van acumulando cosas, me dieron el ok de empezar un curso online. Me da un miedo terrible, así que inconscientemente lo estoy aplazando y estoy empezando a escribir el relato para que se haga la hora de empezar con el ejercicio.

12:00

Bañada y lista para ponerme con la compu, me puse a trabajar. Estoy aprendiendo muchas cosas con respecto a escribir estas Crónicas de cuarentena por el coronavirus, edición, corrección, el funcionamiento de la web, cosas que claramente no tenia ni idea como se hacían y ahora poniéndome estoy aprendiendo, poco a poco.

13:30

Salí a fumar al balcón pensando sobre todo en que tenía que ponerme con el curso. Saqué la foto del relato 8 en el que aparece el maldito bastardo, -le encantó el apodo-. Llamo así porque es un cabrón y lo sabe, además de ser nuestro ángel de la guarda, pero no me gusta decirle esto porque se agranda de más.

Me puse delante de la compu por tercera vez en el día pero ahora sí para empezar el curso, y me encanta porque está muy bien hecho, ya tengo las primeras actividades para hacer.

14:30

Nos ponemos a almorzar la ensalada que quedó de ayer, una de las chicas se hizo una burguer de pollo, porque se estaba por poner fea. En medio de la comida él me dijo que si le podía cortar el pelo, me encantó la idea, estoy súper ansiosa por hacerlo, a ver qué tal se me da usar tijeras, siempre he cortado y me he cortado el pelo con máquina, pero me tengo fe.

Terminamos de almorzar y vimos el cuarto capítulo de Brooklyn 99, vemos uno en cada almuerzo, por esto tardamos tanto en terminar.

16:00

Nos pusimos a ver la última peli de la saga, que buena película, bueno ¡qué buena saga! He estado pensando en pagar la plataforma de Disney, está todo el universo de Marvel, estaría muy bien para esta cuarentena, pero tengo que priorizar otras cosas, que difícil.

19:00

Con la peli terminada y al ser temprano decidimos, las chicas, empezar la tercer temporada de Élite, el maldito bastardo está trabajando así que se lo pierde. Todavía no hago las actividades del curso ni he terminado de ordenar la habitación, mañana tengo que ponerme sí o si, pero ahora me pongo con las actividades, lo de ordenar sí que lo dejo para mañana.

20:00

Después de aplaudir a los que trabajan poniendo en riesgo sus vidas y las de sus familias por el bien común, terminé con las actividades. Parecía una pelotudez lo que tenía que hacer, pero sorpresa, eran más difíciles de lo que pensaba. Voy a ver qué me toca de cena hoy y a dormir. Estoy muerta.

Un día más de cuarentena, un día menos para salir a la calle.

Anteriormente en Crónicas de confinamiento por coronavirus...

1. Crónicas del confinamiento por el coronavirus [Día 6].

2. Crónicas del confinamiento por el coronavirus. Noche de gala.

3. Crónicas del confinamiento por el coronavirus. Maldito bastardo.

4. Crónicas de confinamiento por coronavirus. Dolor, chocolate y alegría.
Comentarios