Crónicas de confinamiento por coronavirus. Ritmo, fiesta y cambios

Anoche en la cena nos pusimos una peli que no arrancaba nunca, después de 20 minutos me había aburrido al punto que me estaba durmiendo, así que salí a fumar y estando en el balcón, alguien puso música a todo volumen.

Se estaban armando una fiesta en otro balcón, pero los árboles me tapaban para ver bien de dónde venía. Por suerte en ese momento salieron unos chicos que viven enfrente y se pusieron a cantar, en eso apareció mi amiga, quién se sorprendió de lo que estaba pasando, porque donde vivimos hay muchas personas mayores, y no es normal que se escuche música en la noche.

No pude con la felicidad que me produjo esto y me puse a cantar hasta que mi amiga me dijo: “Ro, por Dios no entres en eso”. Le da mucha vergüenza este tipo de cosas y la entiendo, entonces les dije que me iba a dormir.

Cuando entré en la habitación me acordé de que había quedado con mi mejor amiga en hacernos otra llamada. La llamé, le conté lo de la película y me dijo que es una cinta que tarda en arrancar pero que después se pone buena y que tengo que verla. Se lo voy a decir a los de casa para que la veamos otro día.

Estuvimos hasta las 3 de la mañana charlando, ¡somos tan intensas…!

Todo bien hasta que me entró mucho sueño porque no estoy acostumbrada a estar hasta tan tarde así que cortamos y me acomodé para dormir. Demoré bastante en dormirme, el dolor de cuello no me dejaba encontrar una postura cómoda. No sé en qué momento pasó, pero me dormí.

9:00

Me sonó el despertador. Anoche antes de acomodarme para dormir cambié la hora de la alarma porque eran las 3 de la mañana y me desperté bastante bien, con energía. El cuello ya no me duele tanto pero esperé un rato para levantarme.

9:30

Fui al baño y después directo a la cocina. Últimamente me estoy levantando con muchas ganas de desayunar y no sé por qué. Me hice un cafecito con leche de soja y dos tostadas con jamón, un desayuno riquísimo la verdad.

No me crucé a nadie de casa, supuse que el ángel estaba trabajando y que mi amiga estaría durmiendo todavía. Cuando entré desppués fumar escuché que mi amiga se había levantado, pero tenía muchas ansias de empezar a trabajar, por lo que me metí en mi habitación.

10:00

Mientras trabajaba me puse a ver el vídeo en vivo de Maga Tajes, una escritora y comediante argentina, y Flor Jazmín una tremenda bailarina. Este show en vivo de Instagram lo vienen aplazando hace un montón porque es la explicación de cómo se conocieron. Tienen una historia muy linda. ¡Ya era hora de que la desvelaran! No suelo ser fanática de nada pero a ellas las amo.

11:30

Al final no era un show en vivo ¡fueron dos! Entonces hice una pausa porque necesitaba prestar atención a unas cosas que estaba leyendo. Justo en ese momento aparece mi amiga en mi habitación, y me dice que dejemos el cardio para otro momento del día, porque se quería poner a limpiar la casa.

Como no tengo tanto trabajo hoy y la casa siempre la limpiamos entre las dos, le dije que la ayudaba y al rato empezamos.

12:00

Nos fuimos directo a la cocina porque como cada viernes nuestro ángel iba a ir a hacer las compras, y necesitábamos limpiarla antes de que volviera, en ese momento estaba con su rutina de ejercicio y teníamos bastante tiempo.

Primero sacamos todo de la heladera, la limpiamos por dentro, por fuera, lavamos todas las estanterías después sacamos toda la mercadería de la alacena y la ordenamos, tiramos lo que estaba vencido, limpiamos con lejía absolutamente todo, una limpieza profunda a más no poder en la cocina.

13:30

El ángel había salido a comprar, pero estaba todo cerrado, no tuvimos en cuenta de que es feriado. Como para nosotros todos los días son iguales salvo el domingo que es nuestro día de gala, no caímos.

14:30

Tenía hambre y miré la hora, todo coincidió. Ya era hora de comer y la encargada de la comida era yo, el menú de hoy: pasta con salsa rosa y bacon, un espectáculo. La cocina al final nos tomó más tiempo del esperado y nos quedaron varias cosas por hacer, mi amiga me dijo que lo terminaría ella después del almuerzo.

15:30

La comida lista, llamé al maldito bastardo y nos sentamos a comer, comimos bastante rápido porque estábamos todos cagados de hambre. En cuanto terminamos mi amiga nos hizo los tés y se suponía que nos íbamos a poner a ver Brooklin nine nine, pero el maldito bastardo puso un programa que es mexicano, creo, no estoy segura, se llama Exponiendo Infieles.

Me parece muy gracioso ese programa. No lo vimos completo y pusimos el capítulo de Brookling nine nine porque es muy bizarro el otro programa, yo lo hubiera visto pero hubo votación y ganó Brooklin.

16:30

Hora de trabajar porque bastante la pelotuda me hice el día de hoy con el tema de estar limpiando. Me acordé de que tenía que terminar el trabajo práctico de inglés, y pensé en dejarlo para otro momento, tenía que ponerme al día.

Necesitaba escuchar música, abrí YouTube y me puse a escuchar unas cumbias argentinas, las ganas de salir a una discoteca Mendocina con esa música rebasaron mi ser. Claramente no puedo, además de la cuarentena estoy a 10986 km, dato chequeado. Pero le mandé un vídeo a una de mis mejores amigas bailando, esto soy.

18:30

Hora de merendar que en realidad habíamos quedado con mi amiga en hacerlo sobre las 18, pero se nos fue la hora y claro todavía nos quedaba hacer ejercicio.

19:30

Nos llega la llamada de una amiga con la que habíamos quedado en hablar a las 16, pero me habló y me dijo que la dejáramos para las 19 y se me pasó totalmente.

En el momento en el que me empezó a sonar el teléfono me quedé sorprendida, soy una pelotuda. Me había olvidado de que habíamos quedado, y para completar no le había dicho a mi amiga que ella nos iba a llamar. Bueno en fin, al final nos pusimos a charlar las tres hasta que se nos hizo la hora de aplaudir.

20:00

En cuanto terminamos de aplaudir nos pusimos a hacer la rutina de cardio con mi amiga, el maldito bastardo no vino a ayudarnos porque tenía demasiado trabajo y estuvo bastante en contra de que no la hiciéramos en la mañana.

Al final tuvo toda la razón, es una mierda hacer ejercicio por la tarde, terminamos muertas en el piso, literal estuvimos un rato en silencio recuperando el aliento.

Un día más de confinamiento, un día menos para poder salir a la calle.

Comentarios