La tricolor española y las gradas del fútbol

14 de abril de 1931, proclamación de la Segunda República Española. España se convierte en la vanguardia intelectual y cultural de Europa. Se separa iglesia y estado, se desarticulan a los innecesarios números de oficiales del ejército español, se repone el estatuo de autonomía de Euskadi (País Vasco) y Cataluña (con la Generalitat catalana).

Se produce el proceso federativo de la República Catalana con Lluís Companys a la cabeza… Se aumenta la participación de la mujer no solo en las elecciones, sino en los partidos, organizaciones femeninas, sindicalismo, escuelas (llegando tener rango de directoras y profesoras), así como en el mundo del teatro, cultura, de la poesía y la escritura.

>>Diccionario Político: Lluís Companys<<

Tras la victoria por la mínima del Frente Popular, apoyado por coalición de partidos políticos adheridos a éste y el apoyo de los sindicatos, se empieza a organizar las Olimpiadas Antifascistas de Barcelona, y el estatuto de autonomía para Galicia con la colaboración de la feminista, escritora y republicana Clara Campoamor. También fueron llevados a cabo los estatutos de autonomía de Navarra, Andalucía y Valencia.

Todo este proyecto fue paralizado durante los años del gobierno de la derecha (CEDA) pero en febrero de 1936 sé levanto más fuerte con el Frente Popular.

Sin embargo se fue al traste más absoluto por el golpismo de élites conservadoras/militares aliadas con los fascistas y el clero, que obligó al pueblo a responder para defender la democracia, llegando a una contienda militar, recordada en la historia como la guerra civil.

>>La bandera monárquica herencia del franquismo, instrumento de odio<<

Medio millón de vidas se perdieron en la guerra, y más de cien mil perseguidos políticos fueron ejecutados durante la posguerra y la dictadura. Por no hablar de las humillaciones sufridas, el robo de niños, la eliminación de toda oposición e ilegalización de partidos, el exilio y fusilamiento de todos los intelectuales tanto los de la Época de Plata como los alineados con la proclamación de la Segunda República.

Una ceguera enferma, en pos de acabar con el comunismo, salvaguardar la civilización cristiana y eliminar el “gen rojo“, construyendo una España de esclavos, campos de concentración, fosas comunes, torturas y violación de derechos humanos.

¡En el antifascismo, esta lucha por la libertad de España y la universalidad de la democracia, se recuerda muy vivamente dentro y fuera de las gradas ultras, hooligans y aficionados antifascistas de todos los clubs de fútbol de España y el Mundo!

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en su sección de opinión.
Comentarios