Esther Cuesta Santana: “En Ecuador la decisión es contagiarse o morir” (I)

Esther Cuesta Santana es asambleísta de la República del Ecuador por la Circunscripción del Exterior, por Europa, Asia y Oceanía. La pandemia del coronavirus bautizado como COVID-19 ha afectado a su país de una manera mucho más intensa que al resto de los Estados de Suramérica.

Para conocer los motivos que han llevado a esta situación elestado.net ha estimado oportuno entrevistar a una de los miembros de su poder legislativo, para ofrecer una mirada más cercana y profunda sobre la actualidad de la nación gobernada por Lenín Moreno.

¿Cuántos ecuatorianos no han podido regresar a su país?                     

Desde que se dispuso el cierre de fronteras en Ecuador debido a la pandemia de coronavirus COVID-19, el 17 de marzo, cerca de 5.288 ecuatorianos han retornado al país mediante “vuelos humanitarios”, y aún faltarían por retornar unos 4.500 compatriotas varados en diversos países del mundo.

Los llamados “vuelos humanitarios” únicamente tienen el nombre. Los compatriotas han tenido que pagar su pasaje a precios exorbitantes y muchas veces se han visto obligados a comprar boletos mediante agencias de viaje específicas.

>>Giovanni López: “El gobierno de Ecuador ya no puede ocultar la realidad”<<

Al arribo al Ecuador deben cumplir el aislamiento preventivo obligatorio por 14 días en hoteles de 4-5 estrellas designados por el gobierno y no se les realiza la prueba del COVID-19.

Esto es evidentemente discriminatorio. A los 18.053 contagiados en el país el gobierno les permite hacer cuarentena en sus domicilios, ¿por qué entonces a alrededor de 10.000 compatriotas varados en varias ciudades del mundo que están retornando paulatinamente se les obliga hacerlo en hoteles? Esto demuestra una vez más que el actual gobierno no respeta el principio constitucional de no discriminación.

A eso se le suma una declaración que los ecuatorianos deben firmar previo al retorno al país en la cual eximen al gobierno de toda responsabilidad civil, y declinan a presentar reclamaciones en contra del Estado ecuatoriano y sus autoridades por las medidas de control sanitario, cuando el Estado tiene la obligación de proteger a sus habitantes y un ciudadano no puede renunciar a una obligación que no es suya, sino del Estado.

Muchas familias se han visto en la obligación de decidir si salir de sus casas a buscar dinero para comprar comida para sus hijos y correr el riesgo de contagiarse del virus, o quedarse en casa y morir de hambre.

Muchos compatriotas han manifestado no poseer más recursos, no pueden costear su retorno comprando nuevos pasajes, pagando 14 días de hotel. Muchos se encuentran en situación de vulnerabilidad, con el riesgo de contagiarse, sin seguro médico, adultos mayores, personas con enfermedades catastróficas, con visas caducadas, familias separadas. En fin, detrás de esta situación hay angustias personales y familiares.

Desde la Asamblea Nacional seguiremos insistiendo al gobierno hasta el último ecuatoriano que retorne a su país. Es una cuestión de derechos.

¿Cuál es la situación real del alcance de la pandemia en el país?

Existen serios problemas de gestión, información y comunicación por parte de las autoridades de gobierno, contradicciones entre los ministros y cifras oficiales que no reflejan la realidad de la situación de la pandemia en el país, en complicidad con los medios de comunicación hegemónicos nacionales, complacientes al régimen.

De hecho, el mismo presidente Moreno ha desmentido por dos ocasiones en cadena nacional, a sus propios ministros sobre el número de contagiados y fallecidos. Por ejemplo, el número de contagiados oficial es evidentemente inferior al real, al 4 de mayo son 31.881 casos.

Desde el 29 de febrero que se confirmó el primer caso de COVID-19 en Ecuador, al 4 de mayo, se han realizado 80.171 pruebas entre PCR y pruebas rápidas, en una población de cerca 17 millones, lo que significa que se han realizado menos de 5.000 pruebas por cada millón de habitantes, cuando en España se han realizado aproximadamente 19.792 pruebas por cada millón de habitantes.

>>Coronavirus: comparación de los gobiernos de Ecuador y España 2.0<<

La provincia del Guayas se ha convertido en el epicentro de la pandemia, y su capital, Guayaquil, la ciudad más poblada del país, se tornó en el epicentro del epicentro, con el 61.8% (14.192 contagios) del total de casos en el país.

Estas cifras reflejan la ineficaz gestión de las autoridades locales y nacionales, las cuales a continúan responsabilizando a la ciudadanía por no cumplir las indicaciones relativas al toque de queda, en una ciudad donde cerca del 40% de la población vive al día en trabajos informales y autónomos, en un país donde un cuarto de la población vive en pobreza y extrema pobreza, que ha crecido en los últimos tres años.

Muchas familias se han visto en la obligación de decidir si salir de sus casas a buscar dinero para comprar comida para sus hijos y correr el riesgo de contagiarse del virus, o quedarse en casa y morir de hambre.

Por otro lado, la cifra “oficial” de fallecidos por COVID-19 es 1569, pues solo a ellos se les hizo la prueba en vida. Según datos del Registro Civil, en la provincia del Guayas, de enero a abril de 2019, fallecieron 7.506 personas mientras durante ese mismo periodo en 2020 fallecieron 16.959 personas, que representa un incremento del 125.94%, 9.453 fallecidos más que el año anterior.

A nivel nacional, de enero a abril de 2019 hubo 25.061 fallecidos. En ese mismo periodo en 2020 fallecieron 33.468 personas, con un incremento del 33.55%, por lo que podríamos asumir que aproximadamente 8.407 personas pudieron haber fallecido por complicaciones de salud relativas al COVID-19. O por falta de atención médica oportuna debido al colapso del sistema sanitario público y privado, particularmente en la ciudad de Guayaquil, donde hay escasez de respiradores y camas en salas de cuidados intensivos. A eso hay que sumar los despidos masivos de personal médico en los últimos tres años (cerca de 3.500 personas).

No se transparenta qué insumos están recibiendo ni a dónde han sido destinados, como es característico de este gobierno, no hay información precisa.

Los familiares de las víctimas mortales posiblemente nunca conocerán la causa real de los decesos porque no realizaron pruebas a las personas que murieron.

Además, médicos y personal sanitario han sido puestos a trabajar sin las protecciones de bioseguridad adecuadas. Al 28 de abril, el Ministerio de Salud del Ecuador informó que había 1.521 médicos contagiados con COVID-19 en el país, que representa el 61,6% de los 2.469 casos positivos dentro del personal de salud y del total de contagiados, el personal médico constituye el 7.74%.

¿Está recibiendo el país ayuda internacional?

Está llegando la ayuda internacional, pero de las donaciones no se sabe a ciencia cierta qué organismos del Estado están recibiendo, es decir no se transparenta qué insumos están recibiendo ni a dónde han sido destinados, como es característico de este gobierno, no hay información precisa.

China, Estados Unidos, Suiza, Corea del Sur, Alemania, Colombia y Perú son algunos de los países que han entregado ayuda directamente al gobierno.

Entre los organismos internacionales que han brindado asistencia a Ecuador constan la Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la Salud, Organización Internacional de Migraciones, Alto Comisionado para Refugiados, el Programa Mundial de Alimentos, entre otros.

Comentarios