La publicidad: la mejor herramienta del machismo

Dentro del sistema capitalista, el cuerpo femenino tiene una función económica desde el momento que se construye una imagen estética, que reproduce estereotipos con la finalidad de generar necesidades de consumo.

En ese sentido, la importancia de la publicidad cobra capital importancia porque mediante esta se logra socializar la imagen de cuerpos esbeltos, sin arrugas, sin sobrepeso, que plasman en la sociedad la idea de cuerpos “perfectos”.

Este impacto visual crea la imagen de un cuerpo femenino irreal con la finalidad de justificar el consumo de mercancías de la industria de cosméticos, farmacéuticas, pornografía, etc. Es decir, el sistema capitalista se nutre del machismo en la medida que justifica la cosificación del cuerpo de las mujeres como un objeto sexual susceptible de ser intercambiado como una mercancía.

Asimismo, despoja a las mujeres de la posibilidad de generar procesos de autoconocimiento y aceptación de sus cuerpos de forma autónoma y fuera de los estereotipos que reproduce el machismo.

En la medida que las mujeres terminan internalizando este tipo de estereotipos, rechazan sus cuerpos justificando el consumo de productos que encuentran en el mercado, siendo socializados por los medios de comunicación publicitarios.

Revistas como Playboy, periódicos que reproducen la imagen de mujeres súper modelos, marcas de cosméticos, la pornografía, las empresas de farmacéuticas que producen medicamentos para bajar de peso, las clínicas privadas que se dedican a la cirugía plástica, empresas entre otros.

Además de reproducir falsos estereotipos de belleza, construyen patrones machistas en la medida que la sociedad acepta este tipo de imágenes, en las que la representación del cuerpo femenino se percibe como un objeto sexual y de consumo.

Por tanto, las mujeres son despojadas de sus cuerpos por el sistema capitalista, y el patriarcado que se sustenta en la dominación de las mujeres y el control de sus cuerpos, siendo funcionales para los fines económicos que persigue el capitalismo.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en su sección de opinión.
Comentarios