Nativos e inmigrantes digitales: los retos de la política 2.0 (II)

Segunda y última parte de un contenido de reflexión sobre los vínculos que Internet tiene en la política. Durante la primera entrega se sentaron las bases argumentales que deben ser leídas para leer el texto que se reproduce a continuación. Para ello haga click aquí.

A la hora de incursionar en política, sobre todo si hablamos de la llamada “política 2.0”, es imperativo tomar muy en cuenta las brechas entre una generación y otra. Esto último representa el campo que debe interpretar el político para llevar con éxito su mensaje y ganar adeptos.

Volviendo al ámbito educativo referido por Marc Prensky en su obra “Nativos e inmigrantes digitales”, dicho autor resalta las diferencias del lenguaje usado por los instructores de las pasadas generaciones.

Asimismo, afirma que “la educación de nuestros instructores inmigrantes digitales, que hablan una lengua anticuada (de la edad pre-digital), están luchando para enseñar a una población que habla perfectamente una nueva lengua” (2001: 2), esto es aplicable al político que desea sumergirse en los mares de la red, innovando sus códigos comunicacionales a fin de llegar a un publico mas amplio.

En el contexto que analizamos, podemos intercambiar de la figura del instructor por la del político, su lenguaje tradicional resulta desfasado y poco llega a las nuevas mentes, hablamos de códigos que deben ser reinventados conforme vayan presentándose cambios en los estadios mentales de las sociedades cuando estas se adaptan a nuevas tecnologías de comunicación.

Otro elemento que resaltar es la actitud de aquellos que hacen política. Es muy común para los políticos de antaño no ver con mucho agrado la idea de usar los espacios digitales, puesto que choca con las ideas y nociones recibidas en su educación. Los que hacen política son humanos después de todo, como muchos, pueden sentir miedo a lo desconocido.

Generalmente los políticos de vieja usanza prefieren el contacto directo con las personas al momento de impulsar una campaña, no están equivocados, pero desestiman las grandes ventajas que pueden ofrecer las redes sociales en Internet. Con la aparición de nuevos espacios de participación también deben existir nuevas formas de hacer política adaptada a dichos espacios.

El político que desea ser parte de la oleada 2.0, debe afrontar diversos retos. No solamente debe confrontar las exigencias que traen consigo la adaptación a nuevas herramientas tecnológicas, también dentro de este marco, el nuevo político tiene que hacer de lado muchas ideas de “La Red” que en la actualidad resulta debatibles y altamente cuestionable.

Por ejemplo, la consideración por parte de muchos políticos de que la Red solamente es para los jóvenes. Hace años se creía que se los políticos debían considerar Internet sólo para llegar al público joven, en la actualidad tal afirmación carece de fundamentos.

El alcance de Internet es tal que ahora la influencia de las redes puede llegar a los diferentes segmentos de la sociedad. No es sólo para jóvenes, a ellos se les une el resto de la población.

La red tiene un impacto importante en los medios de comunicación tradicionales, estas redes muchas veces sirven de fuente de información con un carácter masivo muy comparable al de la televisión, claro está, con el añadido de tener un nivel altamente superior de interactividad.

Prensky afirma que “si los educadores inmigrantes digitales realmente desean alcanzar a los nativos digitales tendrán que cambiar” (2001: 6), considerando el naciente campo político, esto resulta casi una verdad absoluta. Los procesos de innovación en la red es un fenómeno constante, son acontecimientos en pleno desarrollo.

El crecimiento de las redes sociales ha sido tal, que ahora representan espacios que la política no puede dejar pasar desapercibido dado el enorme flujo de personas que hacen uso de dichos espacios para comunicarse e interactuar. Su utilidad e importancia ha llevado a grupos, comunidades e incluso gobiernos a involucrarse de manera más directa con la población.

Los medios de comunicación ya no solo se limitan a dar información sobre acontecimientos y hechos del momento, sino que ahora intentan emular el nivel de interacción presente en las redes sociales, de modo que en la actualidad quien recibe la información puede interactuar de tal manera que logra influir o ser parte de la información misma.

La apuesta del político hacia la tecnología debe ser plena y sin intenciones utilitaristas que se limitan a una simple campaña electoral. Muchos cometen ese error, tanto antes como después de una elección el político no deja de ser político.

Seguir manteniendo actualizado sus perfiles en los diferentes espacios en la red denota a una persona con interés de seguir manteniendo contacto con la gente más allá de perder o ganar una elección, esto no sólo es por imagen, sino también por entrega en su labor como político.

No es menos cierto que en el mundo actual medios como el Internet no están al alcance de todos. Hablamos de una tecnología cuya disponibilidad en los distintos países depende de ciertas condiciones económicas que determinan la disponibilidad tecnológica.

Por tal motivo, es apresurado afirmar que Internet y sus redes sociales representan un paso más en la democratización del conocimiento y la información, hay que recordar que son tecnologías cuya disponibilidad y accesibilidad es condicionada por elementos de desigualdad, sin mencionar sus evidentes efectos globalizadores.

Todavía hay mucho que avanzar para considerar a las relaciones vía web como un mecanismo para profundizar la democracia en el mundo. Es cierto que se han hecho avances importantes, y en este sentido es destacable la trascendencia que ha tenido la filosofía del Software Libre en nuestro tiempo, pero aún es algo limitado por la influencia de las grandes transnacionales, los medios de comunicación tradicionales y el depredador sistema capitalista. Esto ultimo hace de Internet uno de los muchos espacios a conquistar por el progresismo mundial.

Fuente

Prensky, M. (2001). Marc Prensky: Nativos e Inmigrantes digitales [Documento en línea].

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios