20 grandes discos de metal gótico (1ª parte)

40
Ha llegado el turno de hablar de algunos de los discos más importantes del metal gótico. Mostraremos un total de veinte referencias musicales repartidas en dos artículo. Vamos hoy con la introducción al subgénero y con la mitad de los álbumes seleccionados.

Todo género y subgénero medianamente interesante y rico en contenido tiene que pasar por esta web. Y como tal, el metal gótico encuentra su espacio por medio de una lista de veinte discos cuidadosamente seleccionados que estarán repartidos en dos entregas. Esta será la primera de ellas.

Para situarnos un poco, el metal gótico como tal nace a principios de los 90 en el norte del Reino Unido. Todo lo que anteriormente tenía que ver con esta estética y forma de plasmar textos y música, estaba enfocado en el rock gótico. Sin embargo, la vertiente más dura sale de las ramificaciones del ya citado subgénero, pero también del heavy metal, doom metal y el death doom.

Podemos aventurarnos a decir que uno de los pioneros del metal gótico es la banda de Halifax, Paradise Lost. Sin embargo, hay que decir que todos los grupos que comienzan a adentrarse en el  metal gótico a principios de los 90 proceden de sonidos como el doom y el death en la mayoría de los casos. Así también sucede con My Dying Bride o Anathema, aunque estos últimos no pararían de modificar su sonido. De hecho, nada tienen que ver con esta vertiente oscura a día de hoy. En el otro lado del charco aparecerían los imprescindibles Type 0 Negative.

A medida que fueron pasando los años, grupos de otros países europeos se fueron sumando a la causa tras abandonar sus sonidos primigenios. Incluso el power metal y el metal sinfónico se han dejado influenciar por la estética gótica y sus textos en algunas formaciones que han combinado sus elementos.

Ya con el cambio de milenio, la irrupción de un gran puñado de bandas procedentes de países como Suecia o Finlandia, alimentarían un subgénero que a día de hoy mantiene viva la llama, aunque el sonido se ha ido diversificando muchísimo.

Una vez aclarado un poco el panorama de cómo se ha llegado hasta tal subgénero y cómo se ha mantenido en el tiempo, es momento de hablar de diez de los veinte discos que verán la luz entre los dos artículos. Toma asiento que empezamos.

Sentenced – The Funeral Album (2004; Century Media)

Gracias a una carrera tan sólida de estos finlandeses, hay varios de sus álbumes que podrían perfectamente ocupar este sitio. El motivo por el que he escogido The Funeral Album radica en que es su obra de despedida, de ahí el título. La noticia había caído como un jarro de agua fría en su país, pero a cambio entregaron un fenomenal trabajo. Hay varios temas con vocación de hit como “May Today Become the Day”, “Ever-Frost”, “We Are But Falling Leaves”, recuerdos a sus inicios en el death metal en “Where Waters Fall Frozen” y un broche de oro con “End of the Road”, con un solo de guitarra sublime. Se convirtió, como su antecesor, en número 1 en Finlandia y es su segundo trabajo más vendido. A partir de ahí, el guitarrista Miika Tenkula fallecería de un infarto y Laihiala seguiría con el proyecto Poisonblack.

Canciones destacadas: “May Today Become the Day”, “Ever-Frost”, “We Are But Falling Leaves” y “The End of the Road”.

Lacrimas Profundere – Burn: A Wish (2001; Napalm Records)

Los alemanes Lacrimas Profundere tuvieron unos inicios en los que el sonido estaba más enfocado hacia el death doom metal. Curiosamente, aunque en los siguientes trabajos fueron alejándose paulatinamente del estilo inicial, es en Burning: A Wish donde terminan por virar hacia el metal gótico. El peso de la composición recae sobre el guitarrista Oliver Schmid y el teclista Christian Reiner, mientras los textos son principalmente del vocalista Christopher Schmid. La música es melancólica, lenta, con voces graves y melodías bastante pegadizas. En aquel 2001 habían sorprendido bastante, sin embargo, no han mantenido el nivel con obras posteriores. Los cortes estrella son “Without”, con puntuales guturales, “Adorer and Somebody”, muy en la onda de lo que es la banda en la actualidad y la más agresiva “Solicitude, “Silence”.

Canciones destacadas: “Without”, “Adorer and Somebody”, “Solicitude, Silence” y “Diotima”.

Idle Hands – Mana (2019; Eisenwald Tonschmiede)

Esta banda procedente de Portland (Estados Unidos) está compuesta por varios integrantes de los ya disueltos Spellcaster. Cuando publicaron este álbum debut, la formación era un trío, aunque recientemente se han convertido en un quinteto. El sonido de Idle Hands se basa en un heavy metal gótico con clara influencia ochentera. La voz de Gabriel Franco es apagada, aunque sus líneas vocales son bastante melódicas. No hay un alarde de técnica, pues buscan ser directos y hacer las cosas bien, algo que consiguen en ManaLos dos primeros cortes, “Nightfall” y “Jackie”, avisan de lo que contiene buena parte del trabajo. Otro de los temas que sobresale es la corta “Give Me To The Night”. Recientemente han publicado un EP que viene a ser la segunda parte de esta composición. Hay que seguirlos muy de cerca.

Canciones destacadas: “Nightfall”, “Jackie”, “Give Me To The Night” y “Double Negative”.

Paradise Lost – Draconian Times (1995; Music For Nations)

Este Draconian Times es uno de los álbumes más clásicos y aclamados del metal gótico. Sus autores son los británicos Paradise Lost, muy populares en la escena metálica y con una carrera bastante variada, con algunas etapas musicales bien diferenciadas. En sus inicios estuvieron vinculados al death y al doom metal, hasta que en el álbum Icon (1993) dieron su primer giro importante, el cual se consagró en el que hemos elegido. Algunas de sus composiciones se encuentran entre lo más granado de su repertorio. Así, tenemos grandes composiciones de la talla de “Enchantment”, “Hallowed Land”, “The Last Time” o “Forever Failure”. Holmes y Mackintosh son los que llevan el peso de la composición y ambos permanecen todavía en la banda. Gracias a este disco comenzaron a tener cierta repercusión en el continente europeo y también en los Estados Unidos.

Canciones destacadas: “Enchantment”, “Hallowed Land”, “The Last Time” y “Forever Failure”.

Lake of Tears – Forever Autumn (1999; Black Mark Production)

Estamos ante otra de las formaciones que procede de la escena death/doom metal. Sin embargo y como muchos grupos del momento, su sonido viró hacia un metal gótico que aquí es más tranquilo y melódico. Forever Autumn es un disco que, como su título indica, resulta muy otoñal. Posee algunos elementos folk y eso hace que sea bastante variado. Los buques insignia del mismo son la canción que aporta el título al trabajo y la composición final “To Blossom Blue”. Tampoco conviene olvidarnos de otros momentos brillantes plasmados en la inicial “So Fell Autumn Rain” y la pegadiza “The Homecoming”. No se entiende que Lake of Tears haya pregrinado tantas veces por el underground cuando su calidad debería llevarlos a la parte más visible del estilo, y no solo cuando se habla de este trabajo.

Canciones destacadas: “So Fell Autumn Rain”, “Forever Autumn”, “The Homecoming” y “To Blossom Blue”.

Charon – Songs From The Sinners (2005; Spinefarm Records)

Los ya extintos Charon tuvieron sus años de gloria dentro del auge del metal gótico finlandés. Aunque erróneamente emparentados con Sentenced o HIM, cuando las tres formaciones nacen y se desarrollan de diferente manera, sí compartieron protagonismo durante varios años. Curiosamente, los tres han dejado de existir, aunque nos quedan sus obras. Lo más llamativo de Charon es, sin duda, la profunda voz de Juha-Pekka Leppäluoto, muy característica y con unos vibratos lentos y pronunciados. La música está hecha para agradar desde la primera escucha. No cuesta nada asimilar los discos de esta gente. De toda su obra he decidido decantarme por este Songs From The Sinners, principalmente porque representa su momento más maduro. Sobresalen cortes como “Colder” y “Ride On Tears”.

Canciones destacadas: “Colder”, “Deep Water”, “Ride On Tears” y “House of the Silent”.

The Vision Bleak – Carpathia – A Dramatic Poem (2005; Prophecy Productions)

Dúo representante del metal gótico alemán. Su discografía es bastante regular y sin apenas altibajos. Quizá su momento álgido en cuanto a calidad y popularidad sea con su segundo larga duración. Carpathia – A Dramatic Poem es un álbum muy épico, heavy, con ciertos toques orquestales y con unas voces profundas. El grupo está compuesto por el guitarrista y bajista Ulf Theodor Schwadorf, y el vocalista y batería Allen Constanz. Para este álbum han completado la formación con músicos de sesión como la soprano Sophia Blommer y el tenor Thomas Helm. La atmósfera está muy lograda, las composiciones están bien ejecutadas y son muy grandilocuentes. Todo el trabajo está inspirado en la obra del escritor H.P. Lovecraft. Interesante desde el punto de vista lírico y musical.

Canciones destacadas: “Secrecies in Darkness”, “Carpathia”, Kutulu! y “The Charm Is Done”

Havayoth – His Creation Reversed (2000; Hammerheart Records)

Efímero proyecto protagonizado por Marcus Norman, Morgan Hansson y el señor Vintersorg, músico enrolado en diferentes bandas a lo largo de su trayectoria. His Creation Reversed es un disco que sí, bebe del metal gótico, pero también añade ciertos elementos progresivos y resulta ser bastante pegadizo. No consta como una formación extinta, a pesar de que desde el 2000 todavía no han publicado material nuevo, aunque sí ha habido movimientos, ya que el propio Vinterorg ha abandonado el barco. Dentro de la escena de metal gótico debe ser un trabajo a tener en cuenta por su calidad y melodía. Las composiciones están muy bien escritas. No han buscado nada tremendamente técnico, pero funcionan muy bien y la instrumentación junto a la voz hace que la tendencia no sea la de un gótico demasiado melancólico y oscuro.

Canciones destacadas: “Mirrors”, “The Watcher”, “Burn” y “Wound”.

The Foreshadowing – Days of Nothing (2007; Candlelight Records)

Estos italianos fueron capaces de componer un álbum tremendamente sólido desde el propio debut con Days of Nothing. Se formaron en 2005 y en su sonido son capaces de meter algunos elementos procedentes del doom. El sonido no está pulido del todo, sin embargo, la calidad de las composiciones es altísima. Las voces de Marco Benevento ofrecen diferentes matices y ayudan a que la digestión del álbum sea bastante rápida. Además, las melodías están muy bien conseguidas y las atmósferas tampoco se han quedado atrás. Otro de los músicos que sobresale es el batería Jonah Padella, de golpeo potente y apasionado. Algunos de los temas clave de este disco son “Departure”, “The Wandering” y la más extensa “Cold Waste”. Desde este trabajo han publicado tres más con suerte dispar, mientras que lo último que se sabe de ellos es de 2018 gracias al single “Paranoid Boyd”:

Canciones destacadas: “Cold Waste”, “The Wandering”, “Departure” y “Days of Nothing”.

Type 0 Negative – October Rust (1996; Roadrunner Records)

Una de las formaciones más icónicas del metal gótico. Los estadounidenses Type 0 Negative se ganaron el respeto de los oyentes gracias a un característico sonido y a una discografía de un nivel importante. El peculiar sentido del humor de la banda también ha ayudado a que lograran un estatus tan alto. Si con Bloody Kisses dieron su primer golpe encima de la mesa, con October Rust demostraron que iban en serio. Es un álbum largo, de algo más de 70 minutos de duración, y con composiciones que a la postre se convirtieron en clásicos como “Love You to Death” o “My Girlfriend’s Girlfriend”. La profunda voz de Peter Steele es sumamente adictiva. La temática del álbum es variada, con referencias al amor, al sexo, al paganismo y con una instrumentación densa y de carácter nocturno. 14 años después, Steele fallecía y dejaba un vació enorme dentro del estilo.

Canciones destacadas: “Love You To Death”, “My Girlfriend’s Girlfriend”, “Wolf Moon (Including Zoanthropic Paranoia)” y “Haunted”.

Comentarios