Francisco Ameliach: “Lo importante es elegir una mayoría parlamentaria para el cambio”

El candidato principal de las fuerzas de izquierda en el Estado Lara, Francisco Ameliach, ha estado hablando con elestado.net sobre algunas cuestiones fundamentales de la campaña electoral que está por comenzar de cara a las elecciones legislativas. La actual AN tiene una mayoría conservadora que las fuerzas de izquierda pretenden revertir el próximo 6 de diciembre.

Entre los temas tratados se encuentran las propuestas que Francisco Ameliach llevará en su agenda legislativa, la importancia de alcanzar la mayoría de dos terceras partes, la necesidad de las Leyes Habilitantes en determinados momentos y la propuesta de la oposición, que no gira en torno a los intereses de la nación, según ha expresado el político progresista.

¿Cuáles son las propuestas legislativas que llevará usted a la AN?

De acuerdo a mi proceso permanente de experiencia –aprendizaje, y desarrollo en los ámbitos del conocimiento y actividad política-, he trabajado por más de veinte años en dos líneas de investigación y de acción: a) El desarrollo del concepto de Seguridad de la Nación establecido en el Artículo 326 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que da origen a una estrategia de Defensa Integral de la Nación, que tiene como principio la corresponsabilidad entre el Estado y el Pueblo, y como fundamento rector la unión cívico – militar; y b) la participación política mediante sistemas de organización popular.

En relación al desarrollo del concepto de seguridad de la nación, propongo hacer los cambios necesarios en los instrumentos legislativos y crear revolucionarias leyes que contribuyan con el fortalecimiento de la consciencia y organización para aplicar efectivas estrategias y tácticas de defensa integral de la Nación, con fundamento en la unión cívico – militar.

Con respecto a la participación política, propongo crear sistemas de computación y de organización popular que faciliten la participación popular en las tres tares fundamentales de la Asamblea Nacional: legislar en materia de competencia nacional; ejercer funciones de control sobre el Gobierno y la Administración Pública Nacional; y discutir y aprobar el presupuesto nacional.

Recientemente ha publicado un artículo en el que sostiene que es fundamental conseguir la mayoría calificada de dos tercios, ¿qué iniciativas y con qué fin llevaría a cabo si tuviera esa mayoría?

Lo principal que quise resaltar en esa publicación, es que el votante este próximo 6 de diciembre, debe estar consciente que su voto tendrá verdadera eficacia política si contribuye a alcanzar una mayoría, porque la Asamblea Nacional es un cuerpo colegiado y sus decisiones a partir del 5 de enero de 2021 serán tomadas, por lo menos por 139 diputados.

Ahora bien, una mayoría calificada de dos tercios permitiría más eficacia política en el contexto nacional e internacional para rescatar los activos de la nación saqueados y entregados al gobierno de Estados Unidos por la actual mayoría parlamentaria antinacional, como por ejemplo la empresa CITGO.

El proyecto de la oposición es la Doctrina Monroe, resumida en la frase “América para los americanos”. Desde los inicios del Siglo XX en Venezuela se conformó un sistema político de conciliación de élites tutelado y al servicio de los intereses de Estados Unidos. Francisco Ameliach, candidato del Estado Lara a la Asamblea Nacional de Venezuela por el Gran Polo Patriótico.

También una mayoría de dos tercios es necesaria para aprobar leyes orgánicas, es decir, leyes para reorganizar algunas áreas del poder Público Nacional en procura de mayor eficiencia para atender las necesidades más sentidas de nuestro pueblo e incrementar la participación popular en esas áreas. Esta mayoría también es necesaria para asegurar la justicia, único camino a una paz duradera.

¿Qué implica en el aspecto internacional la participación de la mayoría de la oposición?

Implica que un amplio sector de la oposición venezolana le dice no al chantaje y a las presiones de individuos y organizaciones que quieren hacer de Venezuela una colonia al servicio de los intereses de la maquinaria imperialista de Estados Unidos. Es un claro mensaje contra la intervención extranjera en asuntos internos de Venezuela y reafirma nuestra decisión de ser libres, soberanos, independientes y de autodeterminación nacional.

¿Cuándo y por qué las leyes habilitantes para el poder ejecutivo son necesarias?

Actualmente Venezuela está sometida a una guerra no convencional – multifactorial, sufre un criminal bloqueo económico liderado por Estados Unidos; todo esto dentro del contexto mundial de la pandemia por COVID-19. Por estas razones en cualquier momento se puede necesitar acciones rápidas, de emergencia, para aliviar el sufrimiento que esta guerra causa a nuestro pueblo. En este caso una solución eficiente podría ser aprobar una ley habilitante.

¿Cómo debería ser la campaña electoral para alcanzar esa victoria contundente que usted considera necesaria?

Una campaña que muestre la verdad, que explique todo lo que me has preguntado en esta entrevista, que seguro recoge las interrogantes de las grandes mayorías; una campaña que explique que no se trata sólo de elegir un diputado o una diputada, que lo realmente importante es elegir una mayoría parlamentaria para el cambio, una campaña que una a todas y todos los que amamos a esta Patria Venezuela; una campaña que invite, que diga: ven, vamos juntos por la paz y felicidad de Venezuela.

¿Tiene la oposición un proyecto de país que llevar a la AN?

El proyecto de la oposición es la Doctrina Monroe, resumida en la frase “América para los americanos”. Desde los inicios del Siglo XX en Venezuela se conformó un sistema político de conciliación de élites tutelado y al servicio de los intereses de Estados Unidos. Chávez despertó las fuerzas creadoras del pueblo y el proyecto de Simón Bolívar de carácter esencialmente antimperialista y el pueblo lo asumió como su proyecto. El proyecto de la oposición es convertir a Venezuela en protectorado yanqui, pero la conciencia popular y la unión cívico – militar no lo permitirá nunca más.

Comentarios