Comunas de Venezuela: carga eléctrica para el movimiento bolivariano

Hacer una crónica de este viaje me llena de incertidumbre. Es como partir a una travesía en medio de las condiciones más adversas. Una especie de desasosiego, de tensión que supongo es causa de la guerra.

La guerra en Venezuela se manifiesta por todos lados. En los estómagos sobretodo pero en la actitud, que es la cosa más triste que puede ver uno cuando camina, porque viví los tiempos de victoria económica de la Revolución Bolivariana, y hoy veo el cerco genocida al que nos somete el imperialismo. La ansiedad, la paranoia. Las pupilas cansadas, los pasos lentos.

En todos lados se nota la desinversión. La falta de recursos, los proyectos apagados. Decía Nicolás que a Venezuela le entraban 57 mil millones de dólares, y hoy en nuestro país no entran ni quinientos millones. El bloqueo financiero que robó nuestros recursos e incluso castiga a nuestros proveedores a nivel mundial hace su trabajo bien. Nos retuerce, nos asfixia. Nos atrapa mentalmente, sumiéndonos en la desesperanza.

Camino junto a Luis José Marcano y su equipo. Pretendemos recorrer las 149 comunas de un estado llamado Anzoátegui, con una extensión geográfica considerable. Un territorio que combina montañas, costas y sol inclemente. Traemos a cuestas una gestión que ha consolidado el poder comunal, que ha transferido servicios y recursos, que ha protegido a nuestras mujeres, que ha creado cadenas productivas en alimentación y reciclaje.

Andamos en una pickup. Con el sol en la nuca, la lluvia que refresca. Tenemos el coraje de encarar la adversidad y oír nuestros regaños. Tenemos la disciplina para sentarnos y asumir nuestros errores.

Tengo retratos llenos de arrugas, close up de ojos atentos, tengo fade out de una mano exigiendo efectividad. En las asambleas de hoy me cargué de electricidad. Una corriente originaria, tectónica. Una voz que surge del barro, del centro de la tierra, de los huesos de nuestros indígenas. En la próxima crónica, les cuento que pasó en las Asambleas. Seguimos.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios