Solidaridad y Complementariedad: La Geopolítica de los Pueblos

Gracias a la invitación de S.E Hojjatolla Soltani, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Islámica de Irán acreditado en la República Bolivariana de Venezuela y a los organizadores del Seminario vía Web (Webinario), Dra. Maryam Haghroosta y la Dra. Elaheh Nourigholamizadeh profesoras-investigadoras pertenecientes al Centro de Estudios Hispánicos de Facultad de Estudios del Mundo de la Universidad de Teherán, recientemente tuve inmenso el honor de participar en dicho evento como conferencista y la gran oportunidad, de abrir un debate con los participantes, que desbordó en un intercambiar ideas sobre el desarrollo de las Relaciones Diplomáticas de Venezuela desde la perspectiva de la Geopolítica de los pueblos.

En ese sentido, la citada conferencia partió de la premisa: que señala que con la mirada puesta en lo estratégico de la política exterior Bolivariana, el Presidente Nicolás Maduro ha potenciado, los esfuerzos para contrarrestar las arremetidas de los EE.UU, U.E y una treintena de gobiernos plegados a la hegemonía imperial, contra su gobierno y contra todo el pueblo venezolano.

En ese orden de ideas, independientemente de las desgracias causadas por los ataques antes nombrados, hoy podemos asegurar que el Gobierno del derrotado Donald Trump y quienes le apoyan, han fracaso en Venezuela, pues contrario a debilitar al pueblo y a la Revolución Bolivariana, que es lo mismo, hizo posible que se aceleraran el desarrollo de nuevas formas y nuevos modos de relacionamiento de Venezuela con el mundo, que hoy están dando los frutos anhelado para salir de esta crisis inducida y sus consecuencias.

Así en el desarrollo de la temática, se dio una breve mirada a estos ocho años de ataque contra la patria de Bolívar y Chávez, los cuales han demostrado al planeta que un Nuevo mundo es posible; que no hay fuerza en el universo que pueda contra la Solidaridad entre las naciones libres y la Autodeterminación de sus pueblos; y en ese sentido, quedó claro, que frente a las crisis del modelo neoliberal y las pretensiones hegemónicas imperiales, el camino a la prosperidad de las naciones es directamente proporcional, al desarrollo de la Complementariedad como estrategia para la preservación de la humanidad.

En ese orden de ideas, el énfasis se colocó en la Geopolítica planteada por el comandante Chávez y disciplinadamente desarrollada por el Presidente Maduro, la cual es expresión tangible de una episteme sustantiva de la diplomacia de los pueblos para la autodeterminación, complementariedad e integración contra hegemónica desde el mundo libre, y por su anclaje en lo colectivo y popular, atiende al imperativo social y académico de avocarse a la construcción de un mundo mejor, desde las particularidades políticas, sociales y económicas que cada alianza protege y respeta.

En ese sentido, se argumentó sobre bases sustantivas, que a despecho de los vaticinios de caos y destrucción de la ultraderecha anclada en el fácil razonamiento maniqueo; el desprecio a la política diversa y plural y la respuesta pragmática imperial del ejercicio de la fuerza letal de sus ejércitos y sus tecnologías de muerte; emerge desde lo más profundo de la sociedades, una praxis real de resistencia y contraataque, que pulveriza con la verdad, pura y simple, los relatos supremacistas y su corolario de dominación.

En ese orden fue muy importante destacar, que en occidente, el contrato social y el “Estado del Bienestar” que surgió tras la segunda revolución industrial y fue crucial para asegurar la “prosperidad” de la mayor parte de las sociedades en las economías “avanzadas” para propiciar la Gran Nivelación de Occidente; hoy no solo fracasó como discurso para soñar futuro, sino que, devino en verdugo de las falacias de bienestar sobre la cual se construyó el sueño Americano en el imaginario ideologizado de sus adeptos.

En ese sentido, si bien, las teorías del desarrollo en Occidente, ponderan el surgimiento de los EEUU como hegemónico socio cultural ante el mundo, y justifica su posicionamiento como señor de la Guerra, la Dominación, el Asedio y el Bloqueo Económico y Social, a manera de instauración de una Geopolítica de la perversidad, que históricamente no ha respetado el legítimo derecho de la humanidad a formar sus naciones en correspondencia a sus aspiraciones, Religiosas, Culturales, Sociales, Económicas y Políticas, no es menos cierto que, en este siglo XXI, la multipolaridad les ha derrotado todas sus estrategias.

Es desde allí, que surge la tesis, que señala que: Una nueva Geopolítica está emergiendo; la Geopolítica de los Pueblos libre empeñado en hacer valer su legítimo derecho a vivir; por la vida y por la Paz.

Irán y Venezuela son un buen ejemplo que demuestra lo antes dicho, nadie tiene dudas, que dicha relación diplomática, por su Autodeterminación, Solidaridad y Complementariedad, están superando las desgracias que se derivan de su condición de naciones bloqueadas, asediadas y agredidas por la Política Exterior de los decadentes imperios occidentales. (EE.UU y UE)

En ese mismo orden de ideas, quedó claro que si queremos profundizar aún más en la tesis anterior, una breve mirada a China, Rusia, India, Turquía, es suficiente para dar sustento argumentativo a la nueva Geopolítica que aquí se plantea.

Son tiempos difíciles, el capitalismo gringo europeo vive su crisis cíclica, con el agravante que esta vez, no ha podido ocultar el fracaso social-sanitario en el que está inmerso en esto tiempos de pandemia. No está muerto como sistema, y tal vez resurja de sus cenizas por las vertientes de la socialdemocracia, pero en todo caso, tendrá que aceptar que su proclamada libertad, sólo es posible, si asume el respeto de todas las libertades.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios