Ecuador: Navidad, Año Nuevo y Reyes

San José, María y el niño ya volvieron a sus cajas, así como todos sus acompañantes. Sin embargo, acá en Ecuador, se ha quedado suelto el burro, que de tanto estar echado, se han atrofiado sus patas y ahora anda en silla de ruedas. Las cenas navideñas, los intercambios de regalos y la “unión familiar” este año dejaron más contagios, y uno que otro muerto.

El monigote o “año viejo” más utilizado para despedir al ingrato 2020, que se fue cargado de traiciones, persecuciones, infamias, enfermedad y muerte fue la representación del traidor de Carondelet, que fue debidamente flagelado, pateado, y alguno hasta incinerado (a pesar de la prohibición).

Luego ha llegado este 2021 con sus fiestas, y el irrespeto total al distanciamiento social, incluido el matrimonio de María Bala y Plomo con el señor Dumbo, con escolta policial incluida, traerá sus consecuencias; ya están por ejemplo abarrotadas las UCI de las distintas casas de salud públicas y privadas.

Luego viene la celebración de los Reyes Magos, que acá en Ecuador se ha transformado en la de los Reyes Vagos, pues los tres reyes ecuatorianos: Malechor, Gastar y Vasaltar (Moreno, Lasso y Nebot) y sus cortesanos y cortesanas -los empresaurios explotadores y evasores, la banca chulquera y la prensa mentirosa-, se aprestan a seguir la celebración con más privatizaciones de los bienes públicos del Estado ecuatoriano.

Incluso quieren privatizar hasta el Banco Central del Ecuador, ya se relamen por las mañoserías de última hora, que se realizan en medio de los estertóreos gemidos del agonizante gobierno, con el único fin de asegurar ganancias extras en vísperas de su muerte, y tratar de dejar un caos generalizado en la administración pública, para fastidiar la administración gubernamental del próximo presidente de los Ecuatorianos Andrés Arauz.

Entonces tenemos pues, como en las películas de comedia de bajo presupuesto que se filman en Hollywood, en esas que el mismo actor representa varios personajes, al Burro del pesebre, al Monigote del año viejo y al Rey Malechor. Todos ellos representados por el traidor de Carondelet.

El que, en medio de la desgracia que trajo la pandemia, aprovechó para pagar por adelantado la deuda externa, despedir trabajadores públicos y privados sin pago de indemnización, creando desempleo, falta de servicios de salud, encarecimiento del costo de la vida y la impúdica e infame orgía bancaria, que perdonada de su evasión tributaria en más de 5.000 millones de dólares, exprime hasta la muerte a los deudores cobrando en intereses hasta dos y tres veces más el monto del capital adeudado.

Pero como “no hay mal que dure 100 años” y el final del año 2021 se adelantará esta vez al mes de febrero, concretamente al día 7 en el que en una sola vuelta, el candidato de la Esperanza, Andrés Arauz será ungido con la Presidencia de la República.

Y de allí hasta el 24 de mayo en que tomará posesión de su mandato, la esperanza renacerá para el pueblo del Ecuador, que verá cristalizadas sus aspiraciones de la vuelta a la Patria de todos, que nos enseñó, diseñó y construyó el mejor presidente de la historia Rafael Correa Delgado, líder de los líderes de la Revolución Ciudadana y de los ciudadanos que añoramos la libertad del buen vivir, y del libre acceso a los servicios públicos de calidad y calidez en salud, empleo, vivienda para procurar el sumak kausay, el buen vivir para todas y todos, poniendo el valor de las personas por encima del valor del dinero.

Como decía mi abuelo al final de las fiestas decembrinas y de año nuevo: “A la mierda los pastores, se acabó la Navidad”, y esta vez se va llevando al burro, al monigote y al Rey Malechor.

elestado.net no tiene por qué compartir todo el contenido de los artículos que se publican en la sección de opinión.