¿Permite el contexto ecuatoriano una victoria de Andrés Arauz como la de Luis Arce?

Tras una restauración de la derecha mediante un golpe de estado, Luis Arce venció en las elecciones. El escenario de Ecuador es similar, ¿podrá Andrés Arauz realizar la misma gesta?

Para responder a esta pregunta lo primero es entender el trabajo que realizó Luis Arce en Bolivia. El socialista boliviano, desde el año 2006 al 2017 y desde enero a noviembre del año 2019, fue Ministro de economía y finanzas públicas de Bolivia.

Los excelentes e inéditos resultados de su gestión, tanto en la micro como la macroeconomía boliviana, tuvieron un impacto social directo en el bienestar de la mayoría de la población. Hizo que su nombre fuera reconocido y asociado directamente al de Evo Morales como los artífices de este milagro económico.

Bien, aunque Andrés Arauz no haya tenido la visibilización mediática durante los años del gobierno de Rafael Correa, su actuación ha sido necesaria y en favor de la gran inversión en áreas sociales como educación, salud, seguridad, viabilidad y demás, que se tradujo en bienestar de los ecuatorianos.

Otro factor histórico determinante es el golpe de estado de Añez. Aunque en Ecuador no se ha dado un golpe de estado, es evidente una traición al plan de gobierno, sumado a la poca y pésima gestión que ha desempeñado Moreno con fuerzas políticas de derecha, que paradójicamente han sido quienes han mantenido vigente el nombre de Rafael Correa.

Esencialmente el recuerdo y la buena valoración ciudadana del gobierno de Correa permite imaginar que los escenarios en cuanto a la aceptación electoral de Andrés Arauz podrían ser similares.

Esto siempre y cuando se logre asociar en el imaginario colectivo que Arauz continuará y mejorará la gestión del líder correismo.