La poca importancia de las urnas en Ecuador

Los poderes de Ecuador buscan la manera, incluso ilegal, de impedir que la lista más votada se presente en la segunda vuelta.

El pasado 7 de febrero los ecuatorianos y ecuatorianas se presentaron ante su mayor cita electoral, elegir al futuro binomio presidencial y a los asambleístas. Una jornada que comenzaba con irregularidades en distintos centros de votación, tanto en el país andino como en el exterior, así como también denuncias de los electores sobre abusos y restricciones a los observadores, acreditados por parte de los delegados del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Asimismo el binomio de la Unión por la Esperanza (UNES), del partido político Centro Democrático ha sido declarado legalmente como el ganador en esta primera vuelta, con más de 32 puntos porcentuales de votos acumulados, y con una diferencia de más de 13 puntos porcentuales con respecto al segundo y tercer binomio presidencial.

Injerencia extranjera en las elecciones

Esta semana se ha confirmado la llegada en el avión presidencial desde Colombia del fiscal general Francisco Barbos a Ecuador, con el objetivo de presentar un informe a la fiscal ecuatoriana, Diana Salazar.

En él se establece un supuesto financiamiento ilícito dirigido a las elecciones presidenciales, y con el cual el funcionario colombiano pretende perjudicar al candidato de izquierdas Andrés Arauz, buscando que tanto la candidatura del binomio UNES como la plataforma política, queden inhabilitadas para participar en la segunda vuelta electoral de abril.

Esta estrategia que viola los más básicos preceptos de la democracia, se perpetra bajo el mismo modus operandi que mostró la información filtrada de reuniones anteriores, entre el actual presidente Lenín Moreno con el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro, y altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos en Washington.

Según información publicada en Twitter por Katu Arkonada, el objetivo principal es que Arauz no llegue a la presidencia. Razón por la cual “Almagro y sus acompañantes estadounidenses insistieron en reforzar la campaña en medios nacionales y regionales, para deslegitimar el proceso electoral mediante las denuncias de injerencia de Venezuela, Cuba, Irán, Rusia, FARC y ELN”.

Además el mismo usuario de la red social reveló que “el Senador Marco Rubio insistió en vincular al movimiento puesto en marcha por Rafael Correa con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Dijo que estaba en comunicación con jefes militares y funcionarios del gobierno colombiano que responden al uribismo, para coordinar apoyo a esa estrategia”.

El grupo de puebla rechaza tajantemente el intento de vincular a Andrés Arauz, candidato presidencial de ecuador por la unión por la esperanza (UNES) con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, con el objetivo único de erosionar su participación en la segunda vuelta electoral del 11 de abril. Grupo de Puebla.

Con varios indicios de violentar la democracia, pero sobre todo de restringir el derecho de participación a la mayor fuerza política en una segunda vuelta, la comunidad internacional se ha pronunciado a través de varios expresidentes y líderes latinoamericanos.

Entre ellos, el máximo líder de la Revolución Ciudadana y expresidente ecuatoriano Rafael Correa, reaccionó de manera categórica sobre las actuaciones de la Fiscalía colombiana en relación con las elecciones del vecino país, que calificó como “una vergüenza […] que Colombia acuse que la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) presuntamente está vinculada con la campaña presidencial en Ecuador”.

Por su parte el expresidente y líder indígena de Bolivia Evo Morales, se pronunciaba en sus redes sociales. “Rechazamos la acción intervencionista e intimidatoria por parte del Fiscal General de Colombia en contra del candidato ganador de las elecciones de Ecuador, Andrés Arauz, que con falsas acusaciones de financiamiento ilícito intenta afectar su triunfo en segunda vuelta”.

Asimismo, Iván Cepeda senador de Colombia del Polo Democrático calificó la visita de Barbosa a Ecuador como una “burda maniobra de intervención política en un proceso electoral extranjero”.

A su vez el expresidente colombiano Ernesto Samper manifestaba en sus redes sociales que las supuestas informaciones sobre vínculos del aspirante presidencial de la Unión por la Esperanza (UNES) con el ELN “son una infamia que forma parte de un juego sucio que están orquestando desde Colombia los sectores radicales de la derecha de ambos países para interferir en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales ecuatorianas”, manifestaba el expresidente en su carta publicada en sus redes sociales.

El Grupo de Puebla a través de sus redes también se sumaba al rechazo de las acusaciones “falsas y malintencionadas“, que señalan al candidato de UNES, acusando de ser una acción de golpe a la democracia en el Ecuador y de Lawfare, asimismo en el comunicado rechazan que se utilicen los aparatos mediáticos y judiciales para doblegar la voluntad popular del pueblo ecuatoriano.

Por último Andrés Arauz puntualizaba en su cuenta de Twitter que “los que han cogobernado con Moreno se saben perdedores y presionan para que me persigan con burdas mentiras. No podrán lograrlo, la verdad siempre prevalece, no podrán seguir chantajeando o engañando a la justicia, el pueblo ecuatoriano no permitirá un nuevo golpe a la democracia”.