Merary Ávila: “los “antiderechos” son de extrema derecha, las alas conservadoras PN y PL”

La precandidata de LIBRE a diputada del próximo Congreso Nacional de Honduras, Merary Ávila, denuncia la falta de derechos de las mujeres hondureñas.

En Honduras existe un problema social que mantiene a la sociedad retenida, sin poder avanzar posiciones hacia la igualdad y la justicia. El machismo se expresa legalmente sin ningún tipo de cortapisas que generen los derechos más básicos para las mujeres.
Hace unas semanas la continuación de la dictadura, sustentada en el Partido Nacional (PN) y en el Partido Liberal (PL), legisló regresivamente, para impedir que incluso las víctimas de violencia sexual puedan abortar.
Merary Ávila es una abogada penalista que se dedica a proteger a las mujeres víctimas de las diferentes expresiones de la violencia machista, por lo que conoce las consecuencias de esta falta de derechos necesarios para que las mujeres alcancen una posición social de igualdad.
La activista social, también precandidata de LIBRE a diputada, expresa sobre ellas que “son las que se quedan a cargo de la familia, siendo por ello víctimas de una explotación por el sistema de cuidados y de crianza“. Merary hace mención a la doble explotación que sufren las mujeres, “sin que el estado garantice el acceso a la salud, a la educación, y a la justicia para que las mujeres no llevemos solas esta enorme tarea de cuidar la vida“, denuncia.
La dirigente feminista tiene claro que es el sistema impuesto tras el golpe de estado el responsable. Y la dictadura patriarcal tiene rostros, “quien está detrás de todo esto, los “antiderechos” como los llamamos nosotros son el ala más conservadora de los partidos tradicionales en Honduras, el Nacionalista de extrema derecha y el liberal que se comportan como de extrema derecha“, expresa.
Como políticas tenemos que estar más a favor de los derechos de las mujeres, porque no se trata de cárcel o muerte, sino que se trata de que la iglesia y los líderes religiosos de Honduras dejen de intervenir, deben dejar de violentar el Estado laico. Merary Ávila.

La precandidata sostiene que “estos partidos tienen representantes que están dentro de las instituciones, desde las que manipulan con la reforma constitucional, aprovechando el juego ahora que estamos en año electoral para ganar votos“.

Los cierto es que “en Honduras está estigmatizado la palabra aborto”, y la extrema derecha lo aprovecha en favor de sus intereses electoralistas, el problema es que “eso genera un enorme obstáculo para lucha por los derechos sexuales y reproductivos desde la incidencia política“, denuncia Merary Ávila.

Ahora, los derechos sexuales y reproductivos han “dejado de ser una lucha jurídica, porque se pensaba solicitar que la Corte de Justicia declarara inconstitucional el Código Penal que tiene penalizado el aborto, sin embargo ahora se ha provocando una problemática más seria al respecto“, sostiene la feminista.
Comentarios