Rehabilitación social en Ecuador, el reflejo de un gobierno fracasado

Ante los últimos y lamentables hechos ocurridos en las cárceles de Ecuador, es pertinente y urgente hacernos algunas reflexiones.

El Estado ecuatoriano es el administrador del sistema carcelario, por ende lo que ahí ocurra recae directamente sobre su responsabilidad.

Aunque el problema carcelario tiene muchas aristas, veamos brevemente, algunas en las cuales, evidentemente el gobierno ha fallado rotundamente.

  • Falta de verdaderas políticas y acciones de rehabilitación.
  • Falta de personal realmente capacitado, para el manejo de las personas privadas de la libertad (PPL).
  • El terrible hacinamiento que existe en las cárceles.
  • Clasificación adecuada de los presos de acuerdo a su peligrosidad.
  • Verdaderos controles para impedir el ingreso de productos prohibidos a las cárceles, drogas, armas, celulares.
  • Permanentes trabajos de inteligencia para prevenir y contrarrestar los actos de la delincuencia organizada dentro de las cárceles, incluida la corrupción o el chantaje a los guías penitenciarios.

El gobierno de Lenín Moreno, a pesar de haber tenido varios amotinamientos y haber declarado en emergencia al sistema carcelario, en la práctica, no ha realizado eficazmente ninguna de las acciones necesarias para evitar estos hechos.

Si realmente en el gobierno, hubiese existido voluntad política y capacidad de ejecución, esta problemática se hubiera evitado.

Como corolario, solamente podemos decir que, al igual que en las demás responsabilidades propias del estado para dar bienestar a la sociedad, el gobierno de Moreno ha fracasado.