ZEDE, retroceso de las luchas sociales de Berta Cáceres

La ONU alertó que las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) en Honduras, pueden poner en riesgo los Derechos Humanos.

Transcurre el juicio contra los supuestos asesinos materiales de Berta Cáceres, y se instala el campamento indefinido de seguimiento frente a la Corte Suprema de Justicia, misma que nuevamente se ha pronunciado a favor de redefinir la división política de Honduras, agregando a los municipios y departamentos, las ciudades modelos llamadas Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE).

La narco-dictadura aprobó la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), mediante decreto del Congreso Nacional No. 120 2013, que implica la venta del territorio nacional por pedazos.

Estas supuestas Zonas de Desarrollo servirán de refugio a capitales mal habidos y a personas requeridas por la justicia hondureña e internacional. Servirán de trasiego de drogas ilegales, para la expropiación de territorios de grupos originarios y otros pobladores. Para la explotación incontrolable de bienes comunes tema, este último, por el que fue asesinada Berta Cáceres.

Incluso las Naciones Unidas externaron su preocupación por el marco constitucional y legal que supuestamente ampara a las ZEDE en Honduras, cuya implementación implica riesgos al ejercicio pleno de los Derechos Humanos de los habitantes.

La polémica de la ZEDE lleva presente en Honduras más de una década, poco después del Golpe de Estado contra Manuel Zelaya. El Gobierno del partido nacional comenzó a colaborar con Paul Romer, el promotor de esta idea, quien entonces era profesor de la Universidad de Nueva York y más tarde fue economista jefe del Banco Mundial.

Según afirma Romer, la deficiencia en las leyes y las instituciones de los países frenan el crecimiento económico, por lo que asume que crear ciudades privadas con jurisdicciones propias, favorece el desarrollo. En el caso de Honduras, esa jurisdicción propia de las ZEDES, las convierte en un Estado dentro de otro Estado.

La colaboración entre Juan Orlando Hernández y Romer fracasó en 2012, cuando el economista se retiró del proceso por falta de transparencia por parte del gobierno y la Corte Suprema de Honduras declaró inconstitucional el concepto de las ciudades modelo.

Según el dictamen de los entonces integrantes de la Corte Suprema de Justicia, el concepto de las ciudades modelo viola preceptos constitucionales relacionados con la soberanía, el territorio y la forma de gobierno.

Una reestructuración ad hoc de los integrantes de la Corte Suprema, inmediatamente después de esta resolución, además de una reforma Constitucional lideradas por el entonces presidente del Congreso y actual presidente de facto de Honduras, Juan Orlando Hernández, permitieron aprobar en 2013 la Ley Orgánica de las ZEDEs.

Sin embargo, no es hasta Mayo, 2020 (aprovechando la inmovilidad social producto de la pandemia) que se anunció que en Crawfish Rock, Roatán departamento de Islas de la Bahía se oficializó la construcción de la primera ZEDE del país.

La isla Roatán, un destino popular entre turistas por sus aguas cristalinas, playas paradisíacas y espectaculares arrecifes de coral, podría convertirse en un imán para inversionistas.

El área definida como ZEDE, de 58 acres (unas 23,5 hectáreas), ahora es una división administrativa vinculada al Gobierno central, pero dotada con un propio sistema administrativo, económico y jurídico. Definido por la empresa administradora estadounidense Honduras Próspera LLC.

La ZEDE “Roatán Próspera” tiene su propio tribunal de arbitraje, que se hará cargo de la mayoría de las disputas.

Aplicará el Código de Derecho Común de Próspera, que es un compendio de normas de derecho común, mismo que se ha creado importando las leyes más favorables para la protección de la propiedad y de las transacciones financieras de jurisdicciones de diferentes países, incluyendo de leyes y regulaciones del derecho estatal de los EEUU.

El asesinato de Berta consternó a los luchadores sociales hondureños, y la mejor manera de rendir tributo a su vida es transformar las lágrimas derramadas por su desaparición física en movilizaciones contra las ZEDE.

 

elestado.net no tiene por qué compartir todo el contenido que se publica en su sección de opinión.