Patriarcado: Claves para reconocer conductas violentas en los hombres

La identificación de la conducta patriarcal es el primer paso para transformar una realidad social que afecta en gran medida a las mujeres.

El patriarcado es un modelo de dominación inherente al sistema capitalista que sustenta la superioridad del hombre sobre la mujer para garantizar una organización económico-social al servicio de este sistema, en el cual la mujer responde a los patrones de conducta que “le corresponden como mujer“, según este modelo de dominación.

Estos patrones se refieren sobre todo al ámbito doméstico, a la mujer relegada a los cuidados de los hijos y a la reproducción, el salario disminuido que debe percibir, a la mujer como objeto del hombre y por lo tanto sometida a distintos tipos de dominación.

Según el diccionario de Asilo: “El patriarcado es un sistema de dominio institucionalizado que mantiene la subordinación e invisibilización de las mujeres y todo aquello considerado como ‘femenino’, con respecto a los varones y lo ‘masculino’, creando así una situación de desigualdad estructural basada en la pertenencia a determinado ‘sexo biológico’. Tiene su origen histórico en la familia, cuya jefatura ejerce el padre y se proyecta a todo el orden social“.

El patriarcado se sostiene de esta manera en instituciones sociales, económicas, políticas y religiosas que se encargan de controlar el funcionamiento de la sociedad acorde a estos patrones de conducta.

La población masculina ha sido educada bajo patrones característicos de la masculinidad promovida por el sistema patriarcal, lo que hace que sea muy probable la expresión de actitudes machistas en distintos niveles según las circunstancias.

Dentro de esta realidad, entendiendo la educación como parte de la solución a estas desigualdades, es necesario visibilizar distintos aspectos que permiten a un hombre identificar actitudes que entran dentro de los valores machistas.

Esto es particularmente importante para aquellos hombres que manifiestan luchar por una sociedad distinta y defienden la igualdad de género, pero que sin embargo también forman parte y han sido formados con una cultura hegemónica.

Patriarcado

Para Octavio Salazar, profesor de Derecho Constitucional: “Ante lo que está ocurriendo lo primero que tenemos que hacer los hombres es ponernos delante del espejo, analizarnos y darnos cuenta de la situación privilegiada que tenemos por el simple hecho de ser hombres. Y justo después asumir la parte de responsabilidad que nos corresponde para transformar el statu quo“.

A continuación, algunas claves que permitirán a los hombres detectar sus actitudes machistas y revertir este comportamiento:

  • Atender al llamado: en caso de haber sido señalado de ejercer un comportamiento machista, es necesario escuchar y comprender dicho llamado intentando buscar la responsabilidad frente a los hechos recriminados.
  • 2Conversar con mujeres del propio entorno sobre el hecho sucedido o profesionales en el tema de igualdad de género.
  • Tener empatía o colocarse en el lugar de la mujer que se sintió agredida.
  • Reconocer los mecanismos de defensa propios del machismo como: culpar a la mujer, desconocer el daño, negar la actitud sostenida.

El hecho de haber crecido en una sociedad patriarcal abre mayores posibilidades de caer en manifestaciones de violencia de distinto tipo. De allí la importancia de visibilizar este tipo de hechos para que no pasen desapercibidos y pueda generarse la capacidad de identificar y corregir a tiempo este tipo de conductas.

Para Javier Royo: “Los hombres somos esclavos del machismo por culpa de los valores que se nos han inculcado. Somos nosotros los que debemos, por ejemplo, dejar de ver el cuerpo de la mujer como un objeto“.

La identificación de la conducta es el primer paso para transformar esa realidad, pero también la voluntad por parte de los hombres de abandonar esa zona de privilegios que les ha permitido estar por encima de las mujeres dentro de la sociedad.