Derecho al Aborto: una iniciativa que sigue generando polémica

El derecho al Aborto sigue siento un tema que genera polémica y distintas reacciones entre detractores y seguidores.

En el globalizado mundo que vivimos, donde cada día la garantía de derechos avanza a pasos agigantados sobre la antigua legislación “dura lex sed lex”, tenemos países Europeos y Asiáticos junto con la Unión Norteamericana, con legislación constitucional tan antigua como la fundación o independencia de sus Estados.

Acá, en el “País de la mitad del mundo” tenemos una Constitución, la número XX aprobada en el año 2008, adelantada para su tiempo, con una larguísima lista de garantías de derechos.

Es decir, es una Constitución acorde al siglo XXI, pero que no ha olvidado en su texto, la ancestralidad ni los orígenes del Estado Ecuatoriano al momento de concebir los derechos ciudadanos, así tenemos, que se reconocen derechos a la “Pacha Mama”, y a los pueblos originarios/ancestrales, se reconoce la pluralidad de creencias religiosas y se proclama el Estado Laico.

Al mismo tiempo se invoca el nombre de Dios, en este contexto, se conceden derechos también a los niños y niñas. En el Art. 45 se regulan estos derechos: “Las niñas, niños y adolescentes gozarán de los derechos comunes del ser humano, además de los específicos de su edad. El Estado reconocerá y garantizará la vida, incluido el cuidado y protección desde la concepción”.

Este preámbulo ha sido necesario, para poder entender que el progresismo, el socialismo del Siglo XXI y los postulados de la llamada “Revolución Ciudadana” que ha sido propuesta en Ecuador por el Gobierno de Rafael Correa Delgado, no es excluyente, sino incluyente de derechos.

Esto no causa sorpresa, como si a causado a los defensores a ultranza de convertir el “aborto” en un derecho, la adhesión a un manifiesto provida que ha manifestado públicamente la Asambleísta Pierina Correa Delgado, proponiendo en cambio, que se realice una “consulta popular” para que sea el pueblo quien se pronuncie a favor o en contra.

Hacerlo de otra manera contraviene la disposición expresa de la Constitución, que garantiza el derecho de los niños y niñas, y garantiza su protección desde el momento de su concepción.

Muchas voces se han alzado pidiendo la renuncia de la Asambleísta Correa, otros han advertido que: “La Asamblea no es una Iglesia” que la “Constitución no son los mandamientos” etc.

lo cierto es que la Asambleísta Correa se ha manifestado y ha expresado su decisión de manera pública, de acuerdo con su conciencia y además obligada por la garantía constitucional antes indicada, reconociendo así el principal postulado de la Comisión de la Asamblea que ella preside y que responde a la Protección integral a niñas, niños y adolescentes, y el principal derecho a proteger, es el derecho a la vida.

Leyes de carácter inferior como el Código Orgánico Integral Penal tienen ya en su articulado, las excepciones referentes a cuando un aborto provocado no se considera delito; lo que se trata de proteger entonces es a un indefenso cuyo derecho a la vida, está por encima de cualquier otro derecho, el derecho sobre mi cuerpo, que no está en discusión, pues una vez concebido un ser humano, ya es un cuerpo diferente del cuerpo materno.

Entoces el derecho de la madre a decidir sobre “su cuerpo” queda incólume, es decir podrá como siempre ha podido, tatuarse, someterse a cirugías estéticas, incluso someterse a cirugías de “cambio de sexo”.

pero no podrá decidir sobre el cuerpo de otro, sobre todo si ese otro es totalmente indefenso; concordamos en que la violación es un delito excecrable, y el individuo que lo comete merece un castigo, pero aquel crimen, no puede ser respondido con otro crimen.

Soy socialista, progresista y defensor de la Revolución Ciudadana, al igual que la Asambleísta Correa, por eso apoyo su posición y defenderé siempre el derecho del no nacido, no puedo apoyar que se permita quitar la vida a un ser humano, pues como hemos dicho el derecho del ser que está por nacer, está por encima del derecho materno a decidir sobre “su propio cuerpo”.

 

elestado.net no tiene por qué compartir todo el contenido que se publica en su sección de opinión.