Honduras: uso partidista y corrupto de las vacunas contra el COVID-19

Juan Orlando Hernández está basando su campaña electoral en la vacunación contra el COVID-19, como mecanismo para perpetuarse en el poder.

En Honduras, el manejo de las vacunas contra el COVID-19 ha sido utilizado por el gobierno de Juan Orlando Hernández de manera partidista en víspera de las venideras elecciones generales.

Esa estrategia de campaña política generó descontento en la población hondureña. Este 10 de agosto, Gabriel Rubí quien fue secretario de Estado en los Despachos de Gestión de Riesgos y Contingencias Nacionales (COPECO), y señalado de múltiples actos de corrupción, se presentó en un centro de vacunación ubicado en las carpas del estacionamiento del mall en la ciudad de El Progreso, Yoro.

Rubí, quien fue suspendido de COPECO por irregularidades y que ahora es primer candidato a diputado por parte del partido de Gobierno de Juan Orlando Hernández, recibió el repudio público al llegar a las carpas e intentar usar la vacunación como tema de campaña. Los presentes le gritaban ¡Fuera JOH!

Juan Orlando Hernández busca perpetuarse en el poder, y ve en el COVID-19 una oportunidad para ganar las próximas elecciones. En este sentido, el pasado fin de semana, inició el segundo Vacunatón, jornada de vacunación de manera simultánea en siete departamentos del país en más de 70 centros para que al menos 125.000 personas sean atendidas.

La situación sanitaria en el país centroamericano, que es compleja en medio de la pandemia del COVID-19, y se agrava de manera exponencial como consecuencia de la falta de atención gubernamental al sector salud.

Las clínicas COVID que habilitó el Seguro Social en la zona sur de la ciudad, los hospitales de Choluteca, se encuentran inundados por las lluvias. Específicamente, el hospital del Seguro Social en la “Sultana del Sur” (el hospital del Sur), sufre de inundaciones actualmente, tal como ha ocurrido en anteriores ocasiones.

Hospital del Seguro Social en la “Sultana del Sur” inundado por las lluvias, Foto: noticias247.hn

La situación obligó tanto al personal de salud como los pacientes a sacar toda el agua, a su vez mostraron su malestar ante las autoridades del Seguro Social por la falta de voluntad para encontrar soluciones.

El pueblo hondureño está sometido actualmente a los embates de la pandemia del COVID-19. El Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER) reporta hasta el 09 de agosto, 309.029 casos confirmados y 8.202 fallecidos.