COVID-19: Honduras y Nicaragua dos caras de la misma moneda (II)

Este artículo es la segunda y última parte de un contenido, en el que se evidencia la situación que Honduras está viviendo frente al coronavirus llamado COVID-19. En la primera entrega se ha ubicado el contexto social y político del país gobernado por el autoritario Juan Orlando Hernandez (JOH). Ahora se afrontará una comparación con las dos naciones centroamericanas que comparten fronteras. Se recomienda leer la primera parte para entender todo el contexto del reportaje. Para ello haga click aquí.

El régimen de JOH ha contraído una importante deuda con el Fondo Monetario Internacional por el reciente préstamo valorado en 530 millones de dólares, mediante una condición llamada Stand By o Facilidad de Crédito. Según se cita en informe presentado en el sitio oficial de este organismo internacional, el día 8 de mayo de 2020, se especifica:

“La misión del FMI y las autoridades hondureñas han llegado a un acuerdo a nivel de personal técnico para completar la primera revisión del programa económico del gobierno hondureño, respaldado por acuerdos de dos años de duración (Acuerdo Stand-By y Facilidad de Crédito Standby).

Honduras ha realizado importantes avances en la implementación de su programa económico, que apunta a fomentar el crecimiento inclusivo a través de políticas macroeconómicas prudentes y reformas estructurales y de gobernanza. La implementación de las políticas del programa sentará las bases para fortalecer el desempeño macroeconómico en el mediano plazo”.

La administración autocrática de Juan Orlando Hernández responde a los intereses del gobierno norteamericano, por ello la impunidad existe para el crimen organizado y el narcotráfico, siendo Honduras un lugar donde tienen el aval de Washington en todos estos actos que bordean el terrorismo (asesinatos de líderes como Berta Cáceres) y profundizan la corrupción (caso Tony Hernández).

>>La corrupción señala al mandatario de Honduras Juan Orlando Hernández<<

Como política de Estado, este régimen implementa el modelo neoliberal donde los servicios y derechos públicos están privatizados, logrando que su acceso sea exclusivamente para los que pueden pagar por él, dejando fuera a las grandes mayorías que no pueden ejercer sus derechos constitucionales.

Dentro de las acciones a desarrollar para atender las emergencias por contagio de Coronavirus, está la habilitación de canchas de baloncesto en los pocos espacios públicos que existen. Allí serán atendidas las víctimas por COVID-19, dejando al descubierto el precario sistema sanitario hondureño con la sensible falta de hospitales que están acondicionados para el aislamiento y correcto tratamiento de los contagiados por esta pandemia.

Cada día que pasa, el pueblo hondureño cuestiona fuertemente la incapacidad del gobierno de Juan Orlando Hernández, quien a diario aparece en cadena nacional exponiendo las “incidencias” sobre el rumbo que la pandemia sigue en esa nación del Triángulo del Norte. Ofreciendo datos maquillados, según lo expresan sectores que se declaran adversos a su gobierno y postura negligente, entre los que está el sistema público de salud. 

La economía de Honduras se basa en el comercio informal, por lo que el confinamiento -lleva más de 50 días-, no es la medida más adecuada para afrontar la crisis sanitaria. El fondo de esta situación es el desempleo directo en el que caen estos comerciantes, quienes se ganan la vida con el trabajo diario, careciendo de cualquier tipo de Seguridad Social.

Con esta situación, y ante la hambruna que puede devenir próximamente, diputados del Partido Libre, cabildean para promover una ley de dispensa o exoneración temporal de ciertos impuestos, como el de la Renta y Venta. Con esto se pretende mantener la seguridad alimentaria del pueblo hondureño, de igual manera están apoyando a la mayoría social con la entrega de gallinas a pobladores fuertemente golpeados por esta situación, algo que le compete directamente al régimen, según expresan los mismos habitantes.

Epidemiólogos se muestran preocupados por las altas cifras que registra este país, sobre todo en las zonas como Francisco Morazán y Cortés, -donde el porcentaje de contagios es de más del 800%-, a los cuales se le suman los departamentos de Santa Bárbara, Atlántida, Colón y Yoro. Quedando exentos los sectores de Olancho, Ocotepeque, Cabo Gracias a Dios y las islas de Bahía. 

Nicaragua

Nicaragua sin embargo no ha impuesto a la población medidas como el toque de queda, ni el de cuarentena. Este país tiene como prioridad el manejo adecuado del COVID-19, poniendo en marcha políticas incluidas en su modelo de Salud Familiar y Comunitario, que se ha fortalecido en los 13 años en los que los progresistas están al mando del ejecutivo.

Actualmente el Ministerio de Salud (MINSA) de Nicaragua tiene 79 hospitales públicos (Honduras 28) con 11 mil 732 camas, de las cuales 562 son para UCI, y se han habilitado para el aislamiento y tratamiento de eventuales o posibles pacientes de coronavirus.

Dieciocho hospitales, todos abastecidos con implementos de seguridad para su personal, medicinas, junto a equipos de última generación. Sumado a esto el país posee 449 respiradores, 954 monitores que dan seguimiento a los signos vitales, y una población sanitaria de 36 mil 649 trabajadores en todo el territorio.

Hasta este día se contabilizan 4 casos activos, de un total de 16 confirmados y 5 muertes por esta causa, no hay trasmisión local, por tanto el sistema sanitario no ha sufrido colapso, de igual manera el  funerario tampoco.

Las autoridades, ante esta pandemia, han adoptado las medidas tales como la correcta utilización de los tapabocas, capacitación del personal de salud, jornadas de vacunación, desinfectando los espacios públicos como mercados, estaciones de buses, y con la visita informativa a los hogares nicaragüenses por parte de los sanitarios.

Para ello se han reforzado los puestos fronterizos, donde además está presente el personal médico a fin de poder atender cualquier incidencia relacionada con el COVID-19.

El pasado lunes el gobierno de China realizó la donación de 12 cámaras termográficas, que son utilizadas en puntos estratégicos del territorio, las cuales tienen la capacidad de poder detectar a un sujeto con signos febriles a una distancia de cuatro metros, lo que ayuda a mantener en cero el número de contagios locales.

Durante más de una década el Gobierno de Nicaragua ha otorgado mensualmente a familias en estado de Emergencia Social paquetes alimenticios. En total se realiza la entrega de 80 mil Paquetes Solidarios en todo el territorio.

Adicionalmente 1 millón 500 mil niños reciben la merienda escolar a nivel nacional. Las clases siguen de forma normal con orientaciones del MINSA para el lavado oportuno de las manos y demás cuidados preventivos ante el COVID-19.

Periodista nicaragüense, comprometida con la verdad sobre lo que ocurre en Nicaragua, Cuba, Venezuela y el mundo entero

Silvie Chávez

Periodista nicaragüense, comprometida con la verdad sobre lo que ocurre en Nicaragua, Cuba, Venezuela y el mundo entero

Queremos leer tu opinión.