Honduras: análisis de la estrategia de LIBRE (III). Aciertos, errores y propuestas

Tercera parte de una serie de contenidos en los que se analiza el escenario político y social de Honduras. En la primera parte, disponible aquí, se trata el contexto que explica lo que acontece hoy, y en la segunda a la que se puede acceder desde aquí, está el perfil del actual mandatario de Honduras, Juan Orlando Hernández (JOH) en el que se evidencia su corrupción y sus formas autoritarias.

La pregunta aflora siempre que se discute el tema: ¿por qué a Honduras le cuesta tanto avanzar en sus procesos de liberación? El país centroamericano no tiene un Potosí de oro, ni un Orinoco de hidrocarburos hasta donde sabemos. Pero sí hay recursos naturales en cantidades suficientes para satisfacer el apetito de la industria extractivista. Lo que Honduras también tiene es una geografía, muy a propósito, para los intereses estratégicos en la región.

Libertad y Refundación (LIBRE)

Así lo demuestra el tratado “Clayton-Bulwer” de 1850 entre Estados Unidos de América y Gran Bretaña, que obliga a Inglaterra a concertar con Estados Unidos el destino de las islas y territorios ocupados por la corona británica en el caribe. Para asegurar el control sobre las rutas marítimas, en esta especie de mar mediterráneo que los Estados Unidos considera una extensión propia.

Inglaterra tuvo que “obsequiar” las Islas de San Andrés, que se encuentran frente a las costas de Nicaragua, a Colombia. Y en esa misma línea estratégica a futuro, dictada por Estados Unidos, Inglaterra “devolvió” el archipiélago de las Islas de la Bahía a Honduras, ubicado entre 10 y 40 millas de distancia de la costa.

La ventaja de esa sociedad estratégica impuesta por la metrópoli a Honduras, le rindió frutos en momentos determinantes de la Guerra Fría a los Estados Unidos. Honduras pasó de la Banana Republic por excelencia, a convertirse en el portaaviones desde donde el imperio contraatacaría, en alguna de sus batallas más importantes en Latinoamérica, desde entonces hasta la fecha. En resumen, Honduras es una plataforma para las distintas fuerzas y agencias de los Estados Unidos de Norteamérica.

Como el triunfo de la Revolución Sandinista en Nicaragua era inevitable, los Estados Unidos establecieron sus líneas rojas en Honduras, y crearon unas fuerzas armadas hondureñas compuestas por campesinos, con el equipo bélico state of the art de la época. Honduras posee las fuerzas armadas mejor equipadas de la región.

El gobierno cuenta, entre otros activos de ultima generación, con el sofisticado software Galileo, capaz de descifrar archivos y correos encriptados, grabar llamadas y otras comunicaciones de la oposición. Esos equipos habrían sido utilizados para desestabilizar el gobierno del Presidente Manuel Zelaya Rosales.

En este escenario es en el que el Partido Libertad y Refundación (LIBRE) se propone llegar al poder por la vía electoral: promulgar una nueva constitución originaria e incluyente. Trabaja “por un país con libertad, independencia y soberanía. Que sea el pueblo el que elija su propio destino y camine hacia la unión centroamericana y la integración de los pueblos de Latinoamérica“.

Aciertos de LIBRE

Lograr la creación, y presencia de un partido político de izquierda en Honduras, ya es una histórica victoria para Libertad y Refundación.

Otro de los aciertos de LIBRE es haber obtenido la mayoría del voto popular, en las dos elecciones en las que participó, aunque perdió frente al fraude de los entes electorales, controlados por la oligarquía.

Uno de los hitos más importantes de LIBRE es haberse convertido en el canalizador y referente de los movimientos de protesta surgidos desde el golpe de estado de 2009, hasta las actuales acciones de resistencia a las medidas impuestas por el COVID-19. Sin embargo, esta misma situación ha sido aprovechada por el régimen para estigmatizar la gestión política de LIBRE, y perseguir a los activistas sociales, vinculados o no, a Libertad y Refundación, criminalizándolos.

En torno a este despertar social, que detonó el golpe de estado contra Manuel Zelaya, surgieron nuevos espacios y liderazgos que fragmentaron el tradicionalismo bipartidista. Rompieron con el cerco mediático, petrificado en la línea editorial de la oligarquía; dando lugar a la aparición de medios pequeños escritos, radios comunitarias, y redes sociales capaces de disputar la audiencia a los medios corporativos.

La derrota de los medios corporativos se aprecia en que, en la actualidad, por lo general, se considera indigno citar como fuente a un medio tarifado, como se le conoce en la jerga usual al soborno.

El cambio de conciencia social en la mentalidad del hondureño lo llevó de un determinismo fatalista, a cuestionar el stablishment, la mercantilización de la verdad, la exclusión social, el sectarismo, la falta de una democracia incluyente, el autoritarismo y, sobre todo, la corrupción de las cúpulas de poder político, religioso, financiero y de las fuerzas de seguridad.

Libertad y Refundación ha llevado al imaginario progresista internacional las luchas del pueblo hondureño por la libertad en la última década. Luchas generalmente desapercibidas en el ámbito de los grandes mercados informativos.

Errores de LIBRE

Los colectivos de Libertad y Refundación suelen coincidir en que, en la dirección de LIBRE, persisten algunas prácticas del pasado. La imposición de dedo de autoridades del partido, o en la selección de candidatos a cargos de elección.

Las principales quejas van en el orden de que, a pesar de los aciertos de la dirigencia nacional de LIBRE, les hace falta apertura para democratizar los espacios de opinión y dirección del partido.

En esa línea de apreciaciones, las bases de Libertad y Refundación cuestionan que, en las decisiones estratégicas, de la dirigencia nacional de LIBRE se suele tardar en el proceso de lectura coyuntural, dando la impresión de que interpretan tarde las exigencias de las bases.

Propuestas electorales

La trampa está en el Consejo Nacional de Elecciones, en el Tribunal de Justicia Electoral, en el Registro Nacional de las personas y en los entes jurisdiccionales en los que LIBRE no tiene representantes.

La propuesta fundamental de LIBRE es la redacción de una nueva constitución y el lema del partido es “la revolución es inevitable en Honduras“.

En el plano de las instituciones electorales, únicamente se ha logrado avanzar en obtener representación en el Consejo Nacional de Elecciones, donde de tres miembros propietarios, Libertad y Refundación tiene una representante, la abogada Rixi Moncada; el Partido Nacional tiene un representante y el Partido Liberal uno. Y allí está el problema.

Este consejo es una instancia administrativa que se encarga de los aspectos logísticos del proceso. Debe tomar decisiones colegiadas por mayoría, pero el Partido Nacional y la facción del Partido Liberal  (PL) representada en el consejo son controladas por la misma argolla que ya le quitó dos elecciones a LIBRE.

Además, el consejo está integrado por dos concejales suplentes. Un cargo le pertenece a la Democracia Cristiana, aliado incondicional del Partido Nacional, y el otro cargo lo ocupa La Alianza Patriótica, un minúsculo partido creado por el General fascista Romeo Vásquez Velásquez, el mismo que dirigió el golpe de estado en contra de Manuel Zelaya.

En una de las primeras disposiciones del Consejo Nacional de Elecciones, se determinó por dos a uno, que la reelección queda excluida del presente proceso electoral. El representante del Partido Nacional votó en contra, argumentando que su partido tiene una propuesta para reglamentar la reelección, poniendo así de manifiesto la línea de continuar con la candidatura de Juan Orlando Hernández, y la intención de recurrir el tema de la reelección a la Corte Suprema de Justicia, o acudir al Congreso Nacional donde el PN, el PL y el partido del general golpista hacen mayoría.

LIBRE perdió la negociación para integrar las instituciones electorales frente a los partidos tradicionales, que se repartieron, otra vez, la dirección del proceso electoral y la presidencia del Tribunal de Justicia Electoral en el año 2021, cuando se realizarán las elecciones.

Un adelanto de la forma en la que se emitirán las resoluciones de ambas entidades. De consuelo, a LIBRE le dieron la dirección del Registro Nacional de las Personas, siempre pendiente del presupuesto que controla el Partido Nacional a través del ejecutivo.

Queremos leer tu opinión.