La resistencia al golpe de estado se levanta en Bolivia

En el departamento de El Alto en La Paz se convirtió ayer en una zona hostil, barricadas, colas en los pocos negocios que permanecen abiertos y una sucesión de acontecimientos inciertos que hacer pensar en un escenario en el que la contienda iniciada por la derecha golpista no terminará pronto.

Tras la proclamación del golpe de estado y la posterior renuncia de Evo Morales, Álvaro García Linera, la presidenta y vicepresidente del Senado, el sector golpista aún no logró conformar un gobierno.

>>La OEA abre la puerta en Bolivia a la desestabilización y el golpismo<<

El conflicto por su parte, tras los anuncios de Luis Fernando Camacho, se ha desarrollado a partir de diversas facciones que llevan a cabo acciones represivas y persecutorias contra los representantes y seguidores del MAS. Ya son varios los reportes de daños que ha sufrido la población civil por parte de estos grupos, mayormente orquestados por un sector de la policía, afín a la oposición.

Consecuentemente, ante la escalada de violencia perpetrada por los grupos opositores, no tardaron en salir los dejes clasistas y racistas del golpe. Varios vídeos y cuentas afines al sector golpista comenzaron a difundir vídeos y fotografías con acciones de desprecio hacia la Whipala (símbolo de resistencia de los pueblos originarios).

Acto seguido algunos sacarían la Biblia y Eduardo Galeano resonó como un eco magnánimo de las conciencias: “ellos tenían la Biblia y nosotros la tierra. Nos dijeron ‘Cierren los ojos y recen.’ Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia“. Pero ahora nadie está dispuesto a ceder el espacio de prosperidad boliviana que trajo Evo Morales.

>>Consideraciones olvidadas en los erróneos y apresurados análisis de las elecciones en Bolivia<<

El escenario, a partir de ese instante, se tornaría hostil hacia los cabezas del golpe de estado. A El Alto acudieron miles de vecinos que salieron a la calle a hacer frente a la situación y defender el proceso de cambio, y la bandera whipala: llamamos a levantarnos y a movilizarnos de manera permanente. No vamos a aceptar la renuncia de nuestro hermano presidente” afirma Henry Mamani de la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales.

La ejecutiva del CSUTCB, sindicato de campesinos de Bolivia, también declaró que “Hemos sido pacifistas (…) hemos sido cautos, pero han rebasado el vaso (…) Hemos tumbado gobiernos (…) y ningún masacradorcito va a venir a imponernos condiciones“, y anunció bloqueos en toda Bolivia como “resistencia general al golpe de estado en todo el país“, así como la expulsión de dirigentes que formaron parte del bloque opositor.

El país comenzó a moverse contra la represión llevada a cabo por el bando opositor, así pues queda expuesta una situación no tan sencilla como la que vendía Camacho, que ofrecía una situación estable y de paseo tranquilo hacia el poder. Por lo que, como era de esperar, los conductores del golpe han respondido con más represión. Por la noche se comenzaron a ver tanques en las calles de La Paz. Esto conforma la militarización del sector golpista y la creación de una especie de poder paramilitar.

>>Carlos Mesa, el «Juan Guaidó boliviano»<<

Por otra parte, la situación, que se desconocía, de Evo Morales es que partió rumbo a México, como él mismo informó desde su cuenta oficial: “hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía”. Posteriormente lo confirmaría Marcelo Ebrad, Secretario de Relaciones Exteriores de México.

Queremos leer tu opinión.