Stalin, federalismo y el pueblo de Catalunya

«Contra el federalismo», de Stalin, es una obra en la cual el líder soviético procura el centralismo democrático contra las ideas de naciones o subnaciones acunadas por el federalismo y el liberalismo.

Plantea que estas ideas en Rusia son profundamente erróneas y no ayudan a la unidad de la clase obrera, sino que la dividen, pone de ejemplo los intentos federales de Estados Unidos con sus colonial y cantones llevándolos a la guerra, al racismo, a la división y a incluso impedir con la creación del estado-nación impidiendo así la creación de una clase proletaria.

Apoyo como marxista leninista la unidad de la clase obrera y el centralismo democrático. Las independencias como tal, no tienen que ver con las tareas del proletario en España y la cuestión nacional se puede decir que esta «corregida», aunque hay algunos baches importantes a señalar e incluso podríamos decir que ahora con la llegada de VOX podemos tener problemas mayores por el tema nacional. Sin embargo, la posición de España contra el federalismo tras los últimos acontecimientos sucedidos en Catalunya, no hace si no reafirmar nuestro apoyo a la República Catalana ¿En qué me baso?

Stalin nos habla de unos grupos determinados, curiosamente no le falta razón. El tema lo aborda de una manera muy dialéctica. Esto lo demuestra tras la Revolución de Octubre, momento en el que se permitió la independencia de algunos territorios ocupados por el zarismo como fue el caso de Polonia. Y con los grupos reaccionarios amantes del federalismo o confederalismo pasa exactamente lo mismo. Ahora tenemos una Ucrania fascista, Croacia está llena de simpatizantes de Ustacha que solo quieren comerse a serbios, Georgia es un nido de rusofobia….¿Pero por qué no se aplica esta enseñanza de materialismo histórico a Catalunya? ¡Sorpresa, engañados de la constitución española, la República Catalana no es una república nazi!

Curioso es que este tipo de acusaciones vanas parten de la prensa española anticalatanista tergiversadora. Los crepúsculos del MEC en Catalunya son eso, crepúsculos que han sido rechazados, criticados y combativos por el antifascismo en Catalunya. Las características de la República Catalana no son las de Croacia, Georgia o Kurdistan, hablamos de un movimiento que aun a pesar de sus contradicciones de clase ha defendido el bilingüismo en su tierra, llegando a ser Catalunya una de las comunidades autónomas donde la lengua es más fluida.

La prensa que tacha de nazi o etnicista a Catalunya parte de 4 personas, medias verdades o periodismo amarillo. La izquierda española, se ha servido de esos medios para justificar lo que Stalin criticaba a Bauer en Marxismo y la cuestión nacional, queriendo llevar la situación de España a la de países soberanos o socialista como la URSS o Venezuela. Violando totalmente la dialéctica y la capacidad informativa del movimiento comunista, la clase trabajadora en España no tiene una control sobre los medios de producción, somos un siervos del FMI y los bancos europeos con todos/as sus millonetis.

Yo mismo, por ejemplo, he entrevistado a organizaciones de la EI y también a individuos y ninguno me ha puesto pegas en ninguna nación del estado español. Jamás se me ha rechazado la oportunidad de entrevistarlos por la cuestión lingüística o mis profundas diferencias. Claro que puede existir un pequeño número de gilipollas, pero no tienen ni voz, ni voto en la lucha por la liberación nacional de Catalunya.

Ha quedado demostrado, por una gran parte del movimiento democrático catalán, que no son lo mismo que las fuerzas españolistas que ahora incluso amenazan con sus propios programas electorales a artículos aceptables y democráticos de la constitución del 78.

No es la primera vez que pasa esto en el movimiento comunista, la URSS tuvo que aplicar el socialismo como una unión de repúblicas federales porque no les quedaba otra viendo cómo estaba las naciones con las que el zarismo había convivido y en las que a ellos ahora les tocaba desenvolverse. Una tarea que nunca fue fácil….

La República Catalana la iniciaron los que apoyaron las reformas liberales que han dañado los derechos de la clase trabajadora en Catalunya llevadas a cabo JxC, PDCat o CiU. Esta burguesía, que ya demostrado ser el enemigo de la clase trabajadora en Catalunya  ,antes de la represión del 1 de Octubre, quiso dialogar con el estado español y el régimen del 78 antes incluso del 1 de Octubre. El estado encerró a la fuerza a representantes de partidos independentistas legales, invadió Catalunya con fascistas, guardias civiles y policías nacionales, sigue demonizando la lengua catalana, persigue a exiliados políticos elegidos por las urnas.

Esto se podría poner peor si VOX llega a aplicar algunas de sus medidas para defender la «Unidad de España». Esto es otro tabú en la izquierda española. No es que se amenace la integridad de las organizaciones legales independentistas, es que en su momento si se ilegalizaron organizaciones no liberales, sino comunistas, camaradas nuestros del EHAK que no tiene ningún delito de sangre, o supuestos etarras que han sido torturados por picoletos sin casi vinculación o simplemente por estar influenciados, a Herri Batasuna le pasó exactamente lo mismo. Ahora mismo, los CDR son considerados como terroristas y a supuestos miembros de Resistencia Galega se les ha metido en la trena.

Creo que el tema nacional de España, no tiene tanto problema en sí como el de clase, pero mucho ojo debemos tener ahora, cualquier defensor del centralismo democrático confunde materialismo histórico con ser un chivato de la guardia civil, siguiendo así un planing recomendado por la URSS en 1979, en pleno augue de revisionismo y economía sumergida en el país socialista.

Qué curioso, cuando los carrillistas se daban vivas por se traidores de la democracia y cargándose todo el marxismo leninismo del PCE, socialistas abertzales aún con la posición de la URSS, apoyaban la ayuda que esta ofrecía a las luchas anticoloniales de África y el apoyo al pueblo afgano contra los talibanes.

El centralismo democrático nada tiene que ver con la independencia de naciones que no sufren en exceso la opresión colonial. El franquismo es una etapa importante a mencionar donde las reivindicaciones nacionales llegan al punto en las que sí se podían considerar luchas por la liberación nacional de Catalunya, Euskal Herria, Galiza, …

Esta etapa supuso la llegada organizaciones galeguistas, andalucistas, euskaldunes, catalanistas… Que reivindican los derechos nacionales básico y el socialismo, algunas eran socialistas a secas u otros marxistas leninistas, ETA, UPG, MDT, PSAN, EA-ANV entre otras tantas. Sus trabajos tanto por los derechos de nacionales como por los de clase les llevaron a tener cierta fuerza o ser vanguardia frente a la durísima represión franquista, así también lo hacían criticando el arma de doble filo y las posiciones burguesas y chaqueteras partidos como el PNV al servició de la CIA y el gobierno de Madrid. Trasladando así las posiciones conservadoras o regionalistas de los nacionalismos a unas posiciones de clase, antifranquistas y socialistas como ya había hecho el PCE definiendo la guerra civil, como la guerra nacional revolucionaria contra el golpismo traidor y el fascismo invasor. O la URSS durante la segunda guerra mundial contra la Alemania nazi.

Mucha de la opresión nacional fue aliviada y las contradicciones explotadas con la constitución del 78, a la llegada de esta, eran incompatibles con las independencias y el centralismo democrático que enseñaban tanto el marxismo-leninismo como el materialismo histórico para las organizaciones revolucionarias independentistas, que fueron poco a poco cayendo o llegando al clásico revisionismo que ahora defienden casi todos los partidos comunistas en España. Se han creado pequeñas «ensaladillas rusas» organizaciones comunistas definidos como socialistas que en si, son una mezcla de marxistas leninistas, socialistas, troskistas o libertarios juntos en las que ahora son las Esquerra Independentistas, MLNV… Aunque aún existen organizaciones materializadas, por hechos ya comentado en este artículo, muy reducidas y de fuerzas muy limitadas.

Sobre lo que afirma Garzón, que la independencia poco tiene que ver con el comunismo, el puede darse un canto en los dientes, forma parte de la camarilla que esta impidiendo que avance el marxismo-leninismo en el PCE junto con Julio Anguita.

Se ha sido independentistas y comunistas en Siria, Argelia, Mozambique, Angola, Irlanda…Antes de comunistas habían socialistas, republicanos, liberales y hasta conservadores. Todos los que han apoyado las liberaciones nacionales partían y aun parte del internacionalismo proletario, nadie puede ir repartiendo carnets de comunistas. Por no decir que en el MCI existen comunistas, ml, troskistas, socialistas….Algunos de estos identificados con la liberación nacional de las naciones españolas, reconocidas en la misma constitución del 78.

En España con este caso surgen una serie de contradicciones ,algunas son beneficiosas y otras pueden llegar a entorpecer el centralismo democrático, pero eso depende de las organizaciones revolucionarias identificadas con la liberación nacional en el estado español, sus capacidad organizativa, su formación en el socialismo científico y su unidad con la clase obrera trabajada y materializada por años de trabajo y formación. ¿Tienen contradicciones que pueden chocar con el marxismo leninismo? Realmente todos las tenemos, la URSS la tuvo con el federalismo, el PCPE a acabado fraccionado, el PCPV sufrió no hace mucho un atropello por sus juventudes…No confundamos ser marxista-leninista con ir a marchas de monárquicos y fascistas por Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: