Crónica: el tiro de gracia a la democracia de Lenín Moreno

Explicaba este autor en otras crónicas que el gobierno de Lenín Moreno ha violentado las 5 funciones del Estado. La semana anterior ya no solo fue violentar, sino fulminar la función que da al pueblo el mecanismo de control social y la participación ciudadana.
De todos es sabido que como el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) que resultó electo por el pueblo pretende revisar todo lo actuado por el Consejo de Participación Ciudadana TRANSITORIO  y sin duda alguna de esa revisión se desarmaría   todo el entramado espúreo y anticonstitucional que sostiene la ilegalidad impune del gobierno de Moreno.  
Ante esta tesitura con total descaro Moreno y sus acólitos han arremetido contra el CPCCS  sin miramiento alguno.
Cuando se iban a efectuar las elecciones, primero desprestigio a dicha función y a determinados candidatos. Una vez electos  los consejeros les prohibió mediante un pronunciamiento de la Corte Constitucional espúreo que el CPCCS  electo pudiera revisar al TRANSITORIO. Posteriormente abrió causa penal y juicio político contra los consejeros que entienden no son de su cuerda.

Leído hasta aquí uno podría decir: ¡Pues no es poco! Pero aún así el gobierno de Moreno dio un paso más , primero despidió hace unos días a unos 100 servidores públicos del CPCCS  y después anuncio una consulta popular para que se vote la eliminación de este Consejo de Participación, consulta que no se puede realizar porque ellos dicen que es una reforma parcial de la Constitución y la reforma de la estructura del Estado, sólo se puede realizar mediante la convocatoria de una Asamblea Constituyente. Lenín Moreno asestó el tiro de gracia a la democracia en Ecuador.

Permítame sufrido lector condenar desde éste  escrito una de las declaraciones más pésimas que he escuchado de un presidente de un país. Lenín Moreno dijo (y no ha dimitido aún) que los niños de 5 años que andan por el país vendiendo sus vasitos de cola, etcétera, lo hacen porque son emprendedores…¿dónde están los defensores de los derechos de la infancia?

Comentarios