El programa político de Bernie Sanders; cuando lo obvio se convierte en imprescindible

El título de este artículo resume con claridad lo que se podría definir del programa político de Bernie Sanders para afrontar su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos; proponer aquello que es obvio que necesitan las clases populares americanas.

Evidentemente no es suficiente resumir todo el programa del senador por Vermont con un solo adverbio; obvio. Vamos a explicar con más detalle algunas de las propuestas-fuerza de la campaña de Bernie Sanders.

El marco propositivo de Sanders  se basa en tres ejes básicos: expansión del modelo de Seguridad Social, expansión del modelo de sanidad pública (health care) y reconversión masiva del sistema energético americano hacia el verde de la sostenibilidad.

>>El inesperado avance de Bernie Sanders parece molestar al poder<<

Bernie Sanders hace un hincapié muy significativo en usar como palabra de campaña el verbo expandir. Su programa propositivo viene a ser una declaración ofensiva del modelo de expansión de los derechos sociales, mediante la consolidación de instituciones sociales públicas básicas para la mejora de la igualdad social. Son propuestas, las de Sanders, que pretenden no solo contradecir el modelo neoliberal de las élites americanas, sino que se propone protegerse de él vía el reforzamiento del sector público.

En cuanto a las propuestas de Bernie Sanders sobre el modelo de Seguridad Social, según se puede leer en su programa, el 50% de los americanos con más de 55 años no contemplan una pensión de retiro, y uno de cada cinco personas mayores viven con menos de 13.500 dolares por año. Pretende el senador expandir la cobertura social hacia los más débiles creando nuevas tasas en las rentas usando el modelo de imposición progresiva que debería grabar más a quién más ingresa.

En su programa también se contempla la inyección de planes públicos millonarios para impulsar de nuevo la oferta y la rehabilitación pública de viviendas (imprescindible para un país donde los homeless no dejan de aumentar), y una rebaja significativa en la compra de medicamentos básicos, ya que Estados Unidos es uno de los países del mundo donde más caros se compran los medicamentos de primera necesidad.

>>La batalla de Bernie Sanders contra los ricos por la sanidad pública universal<<

En cuanto a su propuesta sobre el modelo de sanidad pública, está claro que representa su punto fuerte. El modelo de sanidad pública representa un caballo de combate entre demócratas y republicanos desde hace muchos años.

Obama puso la guinda a un pastel que se quiere repartir de manera desigual según quien lo reparta. Su Plan para la Reforma de la Sanidad (2008) que condujo a crear programas sociales con la intención de hacerlos universales (Medicare, Medicaid), han sido desde ese primer momento un ejemplo de lucha social pero también representa, la defensa del modelo Obamacare, una oportunidad para algunos políticos como Sanders que quieren diferenciarse ideológicamente de sus contrincantes (Biden) con una defensa a ultranza de las bases de este modelo de reforma del sector público de salud.

Bernie Sanders, con un documento consultable para todos los públicos (Options to finance medical for all), concreta sus propuestas para la expansión del sector público de salud. Es una propuesta que aunque padece de ciertas vaguedades en la concreción, se basa en crear nuevas tasas para financiar su modelo propositivo, tales como una tasa a los salarios para financiar el Medicare en vez de pagar tasas de financiación de seguros sanitarios, tasas para financiar los costes de la salud pública, tasas impositivas para cada estado federal etc.

Por último, el líder progresista propone un Green New Deal ambicioso en las formas y en el fondo. Sin duda, su propuesta debe crear verdaderos dolores de barriga a más de un magnate del petróleo americano.

El resumen del primer punto sobre el Green New Deal ya lo dice todo; “Transform our energy system to 100 percent renewable energy and create 20 million jobs needed to solve the climate crisis”. La palabra transformar es ya de por sí ambiciosa si tenemos en cuenta lo que se quiere transformar (un sistema energético que genera millones y millones de dólares, controlado por unos pocos magnates americanos y extranjeros).

>>Perfil político de Joe Biden, la apuesta del aparato demócrata para frenar a Bernie Sanders<<

La propuesta de cambiar al 100% el modelo, y más si como Sanders se quiere controlar esa transición desde las instancias públicas, es un trabajo que requiere algo más que una propuesta mínimamente completa y seria.

Requiere el apoyo de una parte muy importante de la sociedad americana. Sanders, siempre habla de su “revolución” como un proyecto que será inacabado si no consigue movilizar parte de la sociedad civil. Su propuesta de Green New Deal es una llamada a la movilización y a la confrontación con los poderes de Wall Street. Y más, si este período hacia el cambio en verde se hace a través de programas públicos para ayudar a los más débiles, y no para ayudar a transformar las grandes empresas energéticas oligopólicas.

Los poderes que controlan los medias y grandes fondos que financian a candidatos como Joe Biden saben perfectamente de la osadía de Bernie Sanders. Seguramente, ninguno de ellos se ha leído con atención su programa pero es que lo que propone Sanders no son sólo ideas de cambio, es una transformación de un sistema político en toda regla que desestabiliza el discurso oficial en casa de los Dem’s.

Veremos hasta dónde llega el poder de la convicción de Sanders y el poder de control de Biden, pero si una cosa puede cambiar en el decurso de estas nuevas primarias demócratas es que Sanders tiene la posibilidad de abrir nuevos debates para un nuevo futuro en el Partido Demócrata.

Comentarios