El PSOE sin Unidas Podemos

Hace pocos meses saltaba la noticia, las formaciones políticas PSOE y Unidas Podemos llegaban a un preacuerdo para formar Gobierno. Las reacciones desde diversos ámbitos de poder -político, económicos,etc.- no tardaron en llegar.

Como era de esperar, la derecha política criticó duramente esta decisión, parece ser que al IBEX no le hizo ninguna gracia que Pedro Sánchez decidiera unirse a Pablo Iglesias para formar Gobierno.

Puede que una de las razones resida en la diferencia a la hora de gestionar la crisis. En la crisis sanitaria actual, se ve la diferente manera de gestionarlas. Las medidas aportadas estando la formación Unidas Podemos en el Gobierno, han ido por la línea social, lo que ha hecho  que la respuesta que se le está dando a la crisis, sea más social que la respuesta anterior.

En el mismo partido político de uno de los protagonistas del acuerdo, pasó algo curioso.

El señor aquel que gritaba “Gora Euskadi askatuta!” ese 1976 en Eibar y que siete años después creaba el GAL, Felipe González, reprobaba dicha decisión. Aludía a que en vez de acordar el programa que iban a seguir estos cuatro años, se habían repartido primero los cargos. Esto trajo críticas que ponían en cuestión los verdaderos intereses políticos del PSOE. En apenas unos días, otra de las caras conocidas del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, se mostraba contento con el acuerdo.

No solo eso, también mostró la opción de diálogo, en lo relativo a Cataluña, algo a lo que el PSOE no se había prestado en ningún momento oponiéndose rotundamente a ello. Una clara limpieza de cara. Todo lo que hasta ahora no había sido posible, por la negativa de la formación socialista, acababa de hacerse posible. Y la mejor manera de justificarlo, era intentar vender las dos caras de la moneda en una misma formación. El poli bueno y el poli malo.

Pero, ¿es realmente Zapatero el poli bueno?

Zapatero no quería, pero le obligaron…

¿Cuántas veces habéis oído al Régimen del 78 usar este tipo de excusas para blanquear sus decisiones, cuando se salen de los principios del color político que se supone defienden?

Estos y otros pretextos se encuentran en el argumentario oligárquico de todos los políticos liberales. Da igual el color de las ideas que defiendan, derechas o izquierdas, el látigo lo agarra la misma mano neoliberal que redacta las políticas económicas que desde Europa estrujan al pueblo. Así ocurrió también con las dos legislaturas de Zapatero. El contexto económico en el que le tocó gobernar, le puso en una posición en la que tuvo que decidir entre obedecer al amo o seguir manteniendo la fachada de izquierdas que su formación lleva desde que hizo la purga marxista.

>>El PSOE de Pedro Sánchez, el PSOE de Zapatero y la crisis inminente del capitalismo<<

¿Importa realmente si Zapatero quería o no quería? No, lo que importa es que lo hizo. Vendió un programa basado en políticas sociales y luego actuó en contra de los intereses de la mayoría social y a favor de los intereses neoliberales. Aún así siguen vendiendo la misma evasiva y presentando a un José Luis Rodríguez Zapatero con prioridades sociales. Un burdo intento de hacer pasar al PSOE por una formación de izquierdas, intentando hacer pasar a Zapatero por una de las caras PSOE, la del republicanismo.

Análisis de los siete años y medio de gobierno socialista

Puede que el PSOE basara sus objetivos políticos en el pueblo, puede…Pero si así fue, así fue, hace tiempo que ya no lo es. Para darse cuenta de ello, no hace falta más que fijarse en las políticas que ha tomado. Las excusas como que Alemania mandaba hacer esto o hacer lo otro, no valen, son humo. ¿Qué medida ha tomado hace poco Alemania, esa misma que hace unos años precarizaba aún más a los pueblos europeos a los que había obligado a aplicar medidas económicas abusivas?

I. Legislatura (2004-2008)

Zapatero entró en su primera legislatura, entre una mezcla de enfado popular contra el PP por sus mentiras sobre el suceso de la T-4 de Madrid y con un plan basado en políticas sociales debajo del brazo. Entre las políticas, decisiones y medidas que tomó en esta primera legislatura se encuentran:

  • El cheque bebé. Consistía en dar 2.500 euros a cada nuevo nacimiento o adopción. Fue aprobada por el Senado en noviembre de 2007 hasta que Zapatero anunció su retirada en el transcurso del debate sobre el plan de reducción de déficit. Esa prestación dejó de recibirse a partir del 1 de enero de 2011. Esta ayuda fue criticada desde diversos sectores. En un principio, la única condición que se pedía era que la madre fuera española o que llevara viviendo en España de forma continuada durante al menos dos años. En 2009 la ayuda se amplió pudiendo acceder a ella todas las madres residentes en el país. Se concede independientemente del nivel económico de las familias.
  • José Couso. Fue un crimen consciente y premeditado, ejecutado con absoluta impunidad. La perseverancia en exigir justicia de la familia Couso puso en apuros a todo un dominio. Desde ese momento, EEUU activó toda su maquinaria, en Washington y en Madrid, aumentando sus presiones para proteger a sus crías. Aunque el juez ordenó una orden de detención contra los militares norteamericanos, a las escasa semanas, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional -siguiendo órdenes del gobierno de Zapatero– recurrió la orden. La AN acaba archivando el caso, a lo que la familia de José Couso recurrió. El Tribunal Superior les dio la razón. EEUU presionó para que se cambiaran las leyes que permitían juzgar este tipo de sucesos. Zapatero y Rajoy, acordaron impulsar una reforma que liquidará el principio de justicia universal.
  • La Ley de la Dependencia. La reivindican como el legado social de Zapatero. En 2010 José Luis Rodríguez Zapatero anunció una serie de medidas para disminuir el déficit que consideraban la eliminación de la retroactividad en la aplicación de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a personas en situación de Dependencia.
  • La Ley de Memoria Histórica. Fue aprobada el 26 de diciembre de 2007. Ni siquiera tildó como nulas las condenas de los tribunales franquistas, lo que aceptaba como legal la justicia franquista. Aún siendo España el segundo país con más desaparecidos del mundo, solo tras Camboya. La ley no ofrecía justicia a las víctimas. Una ley de mínimos para no hostigar a una derecha política, hijos y nietos de la dictadura, Zapatero esquivó enfrentarse a la legitimidad franquista y sólo proporcionó certificados de ilegitimidad de las condenas a los familiares de las víctimas.
II. Legislatura (2008-2011)
  • Al rescate de los bancos. En los años más crudos de la crisis, los presupuestos educativos se redujeron en casi 9.000 millones y los de sanidad en 12.000 millones. De los 76.000 millones de euros empleados a sanear el sistema financiero tuvieron como fundamental receptor a Bankia, 22.424 millones en ayudas públicas. Esto fue consecuencia de las políticas de austeridad, que inauguró José Luis Rodríguez Zapatero en mayo de 2010 y que intensificó Rajoy. A día de hoy la deuda pública asciende a 1.207.027 millones de euros frente a los 384.661 millones de euros antes de la crisis en 2007.
  • La reforma del artículo 135. Con la reforma del artículo 135 se dio rango constitucional a la prioridad absoluta para el pago de los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones sobre cualquier otra necesidad de gasto. Se quitó el dinero para priorizar el pago de la deuda. Fue pactada entre Zapatero y Rajoy en septiembre del año 2011. Sirvió para excusar una política de extrema austeridad, recortes e involución social. Una reforma que en 2012 tuvo como resultado que la prima de riesgo alcanzara un nivel récord de 694 puntos, lo que provocó un rescate y unas graves secuelas que aumentaron el balance de la deuda.
  • La Tasa Tobin. Sacada a debate en el año 2010. El objetivo era satisfacer la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, eliminar en 2015 la miseria y el hambre en el mundo. La estimación de recaudación,según fuentes gubernamentales españolas, ascendía a más de 30.000 millones de euros anuales. Esta tasa, fue creada para cumplir los objetivos propuestos por la misma entidad europea que creó medidas económicas neoliberales, que ahogaron y ahogan a la clase trabajadora. Esta tasa afecta a las transacciones financieras. Como suele decirse: hecha la ley, hecha la trampa. Un impuesto a las entidades que acabarían pagando el cliente.

El pasado, presente y futuro neoliberal de Zapatero

Muchas de las medidas y decisiones neoliberales que tomó José Luis Rodríguez Zapatero, se han quedado en el tintero. Congelar las pensiones fue consecuencia de su decisión de aplicar la rebaja fiscal. Explicarlas todas crearía un texto tan largo que al final, resultaría tedioso. Zapatero lideró otro partido más de esos que dicen pertenecer a la socialdemocracia, e hizo exactamente lo que hace un partido neoliberal. Ninguneó a la clase trabajadora, se olvidó -si es que se acordaban alguna vez- de ella, se acordó en cambio, de la clase media y de la clase empresarial.

>>Venezuela: Críticas a Zapatero por mantenerse neutral en la mediación<<

Igual uno de los problemas es ese, la interpretación de la socialdemocracia, ya que su éxito se basa en la alianza de la clase media con la clase trabajadora. Aceptar el término clase media, término inventado por el capitalismo para que la clase trabajadora deje de luchar por un reparto justo de los recursos y empiece a hacerlo por entrar en la clase media, no beneficia precisamente a la clase trabajadora. El problema de Zapatero -y del socialismo español- ha sido entender alianza como reemplazo. Acaban queriendo pasar por un partido con traje de mahón y solo son otra formación con alma neoliberal.

 

Comentarios