Coronavirus: PP y VOX usan la crítica destructiva para desgastar al gobierno

En las últimas semanas, España al igual que la mayoría de países del mundo, vive en un contexto de crisis sanitaria. El papel de la oposición tiene importancia social en la gestión de la misma.

Es una situación nueva que crea un contexto en el que el Estado español no tiene experiencia. Algo intrascendente, ya que le corresponde gestionarlo de la manera más efectiva, tenga o no una experiencia previa.

>>Dos semanas de confinamiento: un balance político<<

Al igual que en todas las crisis, las decisiones que se toman y las medidas que se adoptan no quedan fuera de juego político. La competición política sigue, todo vale para hacer campaña electoral. Las rivalidades no desaparecen.

Todos los pasos que dan, determinan el verdadero papel que juegan las formaciones políticas. Concretamente la oposición.

Papel de la oposición durante la pandemia

Aunque la imagen principal que dan es de apoyo al ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos, las críticas destructivas, llegando a contradecirse si el gobierno realiza lo que ellos proponen, son constantes. No se trata de críticas constructivas, ni siquiera de críticas acompañadas de alternativas. Son críticas para el desgaste.

Esa estrategia es la que están usando tanto el PP como VOX. Acusan a Pedro Sánchez de falta de previsión, algo que también critican otras formaciones con estrategias más constructivas.

La cuestión no reside en la falsedad de esa afirmación, nadie lo niega, el Ejecutivo ha actuado tarde. Ha tenido falta de previsión, pero ha actuado teniendo presente a la mayoría social, una novedad que cambia el escenario político y social del país.

El papel que juega la oposición influye

¿Qué previsión han mostrado PP y VPX? Ninguna. A diferencia de otras formaciones, tanto el PP como Vox tan solo se han limitado a criticar. Otras formaciones, en cambio, preveían el escenario actual y propusieron medidas que tarde o temprano, de una u otra manera, se han tomado.

Cuando el PP crítica la gestión del Gobierno, lo hace obviando parte de la razón por la cual el sistema sanitario se queda cojo. ¿Quién intentó privatizar el sistema sanitario? ¿Quién apoyó los recortes en Sanidad?

>>Orlando Romero Harrington: «El PP usa el poder institucional para tapar su corrupción»<<

Un claro ejemplo se da en Madrid, donde el porcentaje del sistema sanitario privado es superior al público. Si el PP acusa a Sánchez de falta de previsión, debería hacer la misma autocrítica con su formación, ya que las noticias sobre lo que ocurría en China las escucharon todos.

Aún así, no han sido pocos los días en los que se ha oído a Pablo Casado hacer responsable al Gobierno de las muertes causadas por el coronavirus. En la última comparecencia, ha afirmado que no apoyarán los Reales Decretos que alarguen el estado de alarma.

A esta actitud hay que añadirles las descalificaciones. Desde acusar a Pedro Sánchez de mentir, hasta acusar al Gobierno de ocultar la verdadera cifra de fallecimientos por coronavirus. Creando una innecesaria alarma social que termina por afectar al confinamiento necesario para frenar la curva de contagios.

En cuanto a VOX, cuando se decretó el estado de alarma, dijo que apoyaría al Gobierno en la crisis sanitaria. Pero desde que empezó el confinamiento, la formación ha descalificado al Gobierno.

Etiquetándoles como “irresponsables“, “psicópatas“, “criminales“… Incluso ha llegado a pedir la dimisión de parte del Gobierno. Proponiendo sustituir al Gobierno actual por uno de unidad nacional sin haber pasado antes por las urnas.

A quien más han criticado ha sido a Pedro Sánchez. Acusándolo de ocultar datos sobre la gravedad de la crisis, de retener material sanitario y de ser incapaz de controlar la pandemia.

Pablo Iglesias tampoco se ha librado de los ataques de la formación que lidera Santiago Abascal. Han llegado a llamarle “hijo de p***” por su apoyo a la cacerolada contra el rey.

>>Lucio Martínez Pereda «VOX surge de la Zarzuela para caminar hacia un cierre reaccionario de la crisis de estado»<<

Aún así, VOX no dudó en alentar la cacerolada, celebrada dos días después, en contra de Sánchez e Iglesias. También han usado las movilizaciones del 8 de marzo para criticar a varios componentes del Gobierno. Al mismo tiempo, la formación mantuvo su Asamblea Nacional.

Así, han ido usando los “momentos álgidos” de la pandemia, para atacar y desgastar al Gobierno. Como por ejemplo cuando la cifra de muertes empezó a ser abultada, aprovechó para sentenciar que “España está gobernada por psicópatas“. También acusó al Ejecutivo de no haber tomado medidas de contención en las fronteras.

La unidad de acción como necesidad

Una crisis sanitaria como esta, la cual traerá una crisis económica (sin haber superado aún la anterior), exige una actitud de acción para poder hacer frente a la situación sanitaria y económica.

>>El escenario político y social de España tras la crisis del coronavirus<<

Tanto PP como VOX han optado por desempeñar un papel de desgaste. Lo que ha traído en ocasiones la desunión social en plena pandemia. La situación requiere de construcción, no de destrucción.

El papel de la oposición debería regirse por la crítica constructiva y por aportar alternativas efectivas. Sin embargo, la oposición española, ha decidido no aportar nada. Lo que no hace más que desgastar a un Gobierno que ya ha reconocido, (en varias ocasiones y de boca de miembros del Ejecutivo criticados por la oposición), que ha cometido errores y que la gestión no ha sido perfecta.

>>¿Cómo sería un gobierno de PP-VOX? Una nueva España en blanco y negro<<

Mirando las medidas tomadas y las prioridades marcadas por gobiernos pasados, Aznar y Rajoy, no parece muy justa la actitud de ataque y las críticas de la oposición.

Comentarios