Los 5 peores presidentes en la gestión del coronavirus

La pandemia del coronavirus se ha expandido por la mayoría de las naciones del mundo. Todas han reaccionado, aunque de diferentes maneras. Unas han apostado por proteger a la mayoría social y otras a las grandes empresas y bancos. Algunas han actuado tarde y otras pronto. Unas con más mano dura que otras. Pero casi todas han tomado una serie de medidas en base a determinados intereses.

Menos algunas. No todos los presidentes han sabido responder ante el coronavirus llamado COVID-19. Unos por haber desmantelado el sistema de salud pública y el resto de los servicios públicos de emergencias, otros por no considerar importante la pandemia hasta ver la pila de cadáveres desde los palacios presidenciales.

5. Iván Duque

  • País: Colombia.
  • Tiempo en el poder: Veinte (20) meses.
  • Ideología: Neoliberalismo, fascismo.
  • Contexto: El contexto político en el que el coronavirus llega a Colombia es de tensión social. Las medidas neoliberales tomadas por el presidente Iván Duque, que han llevado a aplicar importantes recortes a los servicios públicos, y a los derechos de los trabajadores, se han unido al incumplimiento de los acuerdos de paz alcanzados entre el gobierno de Colombia y las FARC. Ese explosivo cóctel estalló a finales del año pasado en un paro general de larga duración. Trabajadores viviendo en la miseria pese a trabajar, líderes políticos del campo progresista siendo asesinados, sin acceso a salud y educación gratuitas y de calidad para amplios sectores, solo 3 millones de los 8,5 millones que cotizan reciben la pensión… El coronavirus ha causado estragos en el país neogranadino que lo reciben sin poder asegurar la protección de la mayoría social.
  • Primera actuación frente al coronavirus: El pasado 17 de marzo de 2020.
  • Sus medidas: Si bien Duque ha aprobado algunas medidas sociales, su alcance es tan limitado que no llega a más de un millón de ciudadanos, cuando existe una pobreza que alcanzaba en 2015 al 30% de la población, teniendo una tendencia al alza que no ha sido frenada. En el país suramericano hay 15 millones de trabajadores en paro y 6 viven del empleo informal, es decir, que día que no trabajan, no cobran. Por ello el confinamiento está aumentando la pobreza a un ritmo vertiginoso, ya que las medidas del gobierno no llegan a la mayor parte de la población que las necesita, lo que provocará en el corto plazo una expansión grave del coronavirus.
  • Las consecuencias: 2.223 contagios y 69 muertos en una línea que empieza a ser exponencial. Para poner en contexto la situación, su país vecino, Venezuela tiene 167 contagios y 9 fallecidos.

4. Boris Johnson

  • País: Gran Bretaña.
  • Tiempo en el poder: Diez (10) meses.
  • Ideología: Neoliberalismo.
  • Primera actuación frente al coronavirus: No tomar ninguna medida. Su estrategia inicial se basó en dejar que el virus se propagase para inmunizar a la población.
  • Sus medidas: No hay claridad más allá de un cambio de discurso al ver la expansión real del virus, lo que consiguió evidenciar el error del primer ministro, que llegó a decir con naturalidad que muchos perderían a sus seres queridos, y con frialdad que morirían medio millón de británicos. Ahora mismo Boris Johnson está en el hospital, en la Unidad de Cuidados Intensivos, por estar infectado de coronavirus, y su gabinete se encuentra en medio de una lucha política por obtener protagonismo, por lo que no se han tomado medidas tajantes.
    Las consecuencias: 65.872 contagiados y 7.993 muertos.

3. Jair Bolsonaro

  • País: Brasil
  • Tiempo en el poder: Quince (15) meses.
  • Ideología: Neoliberalismo, fascismo.
  • Primera actuación frente al coronavirus: Llamar a continuar una vida normal y calificar al COVID-19 como una “gripecita”.
  • Sus medidas: Mostrarse en contra de las medias de los gobernadores que han impulsado confinamientos, e incluso de su propio ministro de sanidad, para luego mantenerlo en el cargo. Jair Bolsonaro intenta nadar y guardar la ropa por cálculos electorales. No quiere dar su brazo a torcer en su principal argumento frente al coronavirus (no es una enfermedad grave); pero quiere evitar su propagación (mantiene al ministro de sanidad que actúa al contrario de las declaraciones del presidente, que se mofa públicamente de las medidas de su ministro).
  • Las consecuencias: En los últimos cuatro días se han doblado las muertes por coronavirus. 18.092 contagios y 950 fallecidos.

2. Donald Trump

  • País: Estados Unidos
  • Tiempo en el poder: Tres (3) años y tres (3) meses.
  • Ideología: Neoliberalismo, supremacismo.
  • Primera actuación frente al coronavirus: Negar la gravedad del virus.
  • Sus medidas: Un muy tardío y débil confinamiento social.
  • Las consecuencias: Casi medio millón de infectados y 16.478 fallecidos. El número de parados alcanza los 17 millones.

1. Lenín Moreno

  • País: Ecuador
  • Tiempo en el poder: Tres (3) años.
  • Ideología: Neoliberalismo, autoritarismo.
  • Contexto: Nada más llegar al poder gracias al apoyo del expresidente Rafael Correa, Lenín Moreno dio la espalda a quienes lo votaron y al programa político presentado al empezar la campaña electoral. Tras un pacto con los grandes empresarios y banqueros de Ecuador comenzó un proceso llamado “descorreización” del país, que entre otras acciones, supuso el despido de decenas de miles de funcionarios afines a la Revolución Ciudadana, entre ellos miles de médicos, enfermeras y otros trabajadores de los servicios de emergencias. De esta manera el sistema público de salud quedó severamente tocado, por lo que las empresas privadas tomaron su lugar, convirtiendo un derecho de acceso gratuito en un negocio que la gran mayoría social no es capaz de pagar.
  • Primera actuación frente al coronavirus: Confinamiento sin dar cobertura social a los trabajadores informales, que son el grueso de la población activa del país.
  • Sus medidas: Represión a los trabajadores que se saltaban el confinamiento para obtener recursos económicos con los que poder pagar las facturas, culpabilización a los ciudadanos de la propagación del virus, crear fosas comunes para los fallecidos por el coronavirus, rechazar la ayuda de Cuba -médicos e inteferón-, gastar más de 300 MM para pagar la deuda privada en vez de aportar recursos a la sanidad pública.
  • Las consecuencias: Las cifras oficiales hablan de casi 5000 infectados y 272 muertos. Pero solo en la ciudad de Guayaquil, en los dos últimos días del mes pasado, se certificaron la recogida de 419 cadáveres según la policía. Los muertos se amontonan en las calles y las autoridades gubernamentales, incapaces de evitarlas, se dedican a día de hoy a abrir fosas comunes porque los cementerios no tienen espacio para el volumen de fallecidos que está provocando el COVID-19 al no encontrar resistencia sanitaria.
Comentarios