Lucha Zapatista (I): toma de la fábrica de Papel de San Rafael

El siguiente escrito tiene como objetivo, el recordar, ni más ni menos. El que olvida pierde, el que recuerda, lucha. Por ello la importancia de hacerle frente a procesos históricos pues, como investigadores tenemos la responsabilidad de no dejar olvidar.

El escrito se basa en la revisión de bibliografía referente al tema y en la entrevista a Doña Esther Pérez Romero viuda de Hugo Arteaga, trabajador en la Fábrica de papel.

Se toma como pretexto la toma zapatista en 1914, proceso considerado un nódulo importante en la Revolución Mexicana pues muestra, como en la comuna de Morelos, la toma de privados encaminándolos a una diferente organización y fin.

Existe el archivo de San Rafael y el de la Papelera pero faltan todavía en ser trabajados, es una plena invitación a tomar este sitio como un campo de investigaciones antropológicas e históricas que realzan por la cantidad de materiales naturales que hay de ella.

Sobre el lugar de estudio

El lugar donde se trata de llevar a cabo el tratamiento contra la amnesia es en San Rafael en el municipio de Tlalmanalco de Velázquez en el Estado de México. Lugar de frondosos pasajes, al pie de la volcana Iztlacihuatl, La mujer dormida o la mujer blanca; al norte del municipio de Chalco, en el Estado de México. El Municipio de Tlalmanalco pertenece a dos regiones hidrológicas: la del Río Balsas y  la del Alto Pánuco.

La Región Hidrológica del Pánuco es la más importante. se canalizan a razón de 125 l/s por un acueducto que distribuye por gravedad a San Rafael, San Juan, Pueblo Nuevo, San Lorenzo, Tlalmanalco de Velázquez, Santo Tomás y San Antonio, el resto del caudal, se dirige hacia el norte y pasa cerca de San Mateo Tezoquipan y finalmente se transforma en el Río de la Compañía.

La vegetación típica de estos ecosistemas son los bosques de coníferas y encinos. Esta zona cuenta con 37 000 hectáreas de bosque, es decir que representa la mayor masa forestal de la Cuenca; en las áreas más elevadas hay pastizales oyameles y pinos, también existe presencia de la mariposa monarca en temporadas. “Todavía hay conejillos y coyotes y hasta venados, pero ya no como antes ya para bajo están las cañadas” explica doña Esther.

Las actividades primarias son aquellas que se dedican puramente a la extracción de los recursos naturales, ya sea para el consumo o para la comercialización, entre las principales que se tienen en el municipio son la agricultura, la ganadería, la minería y la explotación forestal. (Monografía Político Administrativa, 2015) pero cada vez el flujo hacía la ciudad es más común y necesario, hay gran tránsito de este lugar a lugares más urbanos.

De hecho, actualmente varios vecinos saben de denuncias que hacen por la bajada de camionetas llenas de leña y troncos lo cuales, en alguna parte son regularizados incluso por el mismo Ejido de Tlalmanalco, acusándolo doña Esther, de corrupto. Sin tomar en cuenta claro, las talas clandestinas, las cuales son muchas.

San Rafael vive cierta polarización económica, son varias casas las opulentas, pero son muchísimas más las casas viejas y pequeñas que hay, sobre todo en las partes altas del poblado donde no hace mucho que ya cuenta con servicios como luz y drenaje, pero donde es evidente la carencia económica, con casas de cartón, madera o láminas viejas.

Lo anterior toma sentido con el hecho de no olvidar, muchas de las personas que viven ahí se les ha quitado la agencia dentro del municipio, bajo organismos que los empobrecen, marginalizan y explotan, o de individuos de la misma comunidad.

Por ello creo que al empezar con trabajos históricos, así como su divulgación con la población pueda hacerlos recordar que en un momento ellos hicieron historia y puedan apropiarse así del derecho y agencia.

1914: Toma de la Fábrica. Movimiento de rebeldía

La fábrica San Rafael y Anexos S.A. se estableció en una región rural donde habían prevalecido haciendas y ranchos, pero inmersos en una comunidad dispersa. Las actividades productivas de la región eran la agricultura y algunas manufacturas. Para finales del siglo XIX se sabía sobre la instalación de una fábrica de papel; constituida la sociedad Sánchez Ramos y Cía.

Se terminaron las construcciones e instalaciones de la fábrica de papel. Con motivo de la formación de la papelera, el 19 de marzo de 1890 empezó la construcción de la infraestructura y dos años después comenzó a despachar sus primeros productos, señala Silva Barragán en su artículo El archivo de egresa: Archivo Histórico Papelera de San Rafael; Revista Legajos.

La Papelera San Rafael figuró, así, como una industria integrada verticalmente, que innovó el proceso productivo. Con el paso de los años la compañía papelera logró monopolizar el mercado del papel, empleando diversas estrategias administrativas y comerciales.

Absorbió algunas fábricas de papel mediante la compra de sus instalaciones o pactando algunos contratos restrictivos. En otras maniobras, San Rafael se fusionó para ampliar su producción y, por ende, su presencia en el mercado. (Compañía de las Fábricas, 1931).

El uso y control de recursos forestales por parte de diversos sectores, provocó el surgimiento de denuncias y regulaciones constantes. En San Rafael el contar con un suministro de madera constante y seguro, le permitió un ahorro en los gastos fabriles.

La concentración de bosques siguió tres líneas marcadas; 1) Contratos, por representantes de la papelera, con el Ayuntamiento de Tlalmanalco y particulares, 2) Compra de propiedades y 3) Contratos comerciales con campesinos o vendedores de madera de pueblos cercanos. Bajo esa privatización las denuncias se hicieron presentes en la comunidad organizados por vecinos ya para la última década del siglo XIX.

El hecho es que el pueblo que actualmente está privado de los beneficios de la explotación sufre las naturales consecuencias y sólo cuenta con el recurso del monte en el porvenir para salir del estado de miseria en que poco a poco se ve hundido el remedio de este mal consistirá al arrebatar al vecindario sus esperanzas quitándoles los elementos, los medios naturales de subsistir para entregárselos una compañía en hora buena que una industria merece la protección del gobierno y de la sociedad.

A los alrededores de la fábrica se empezaron a construir cuartos para los trabajadores. Actualmente es conocida así esa zona como los cuartos son casas que en su mayoría son pequeñas y ya muy pobladas además de deterioradas.

Las denuncias también iban encaminadas para el reclamo de indemnizaciones y seguridad en las fábricas para los obreros, me platica doña Esther: “a uno de los trabajadores por poco y le come las piernas una máquina, sin querer se cayó en una caminadora y porque sus compañeros se dieron cuenta y lo jalaron, su bota quedó molida, otras veces se iban a las calderas o quedaban molidos donde trituraban los troncos, cosas feas, un amigo de mi marido se quedó sin brazos eran cosas peligrosas y feas”.

Creemos que establecimientos de tal magnitud dan honra y conveniencia al país que las abriga y favorece, pero es innegable que esa protección debe tener un límite y que el odioso sistema de monopolio perjudica intereses de otras industrias ya establecidas.

 

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios