Ecuador: la infructuosa complicidad entre el “gato” y el “ratón”

Ratón, ratón

¿qué quieres gato ladrón?

comerte quiero

¡cómeme si puedes!

¿estás gordito?

¡hasta la punta del rabito!

Así era el diálogo que llevábamos los niños ecuatorianos del “tiempo de la yapa”, cuando jugábamos a “las rondas”. En el imaginario popular este y otros juegos ya han sido desplazados por los actuales X-BOX y sus ancestros, sin embargo, dos “baby boomers” están queriendo reeditarlo. Claro está, acomodado a sus actuales intereses políticos, pues todos sabemos que gatos y ratones por su naturaleza mantienen diferencias irreconciliables.

Este diálogo lo reeditan hoy Jaime “el gato” Nebot y Guillermo “el ratón” Lasso quienes en un apasionado amancebamiento político pretenden a manera de juego inocente, el uno comerse al otro, y ya sabemos quién terminará engullido (en términos políticos)

Claro, pues el contubernio no les alcanzará en las urnas para lograr la tan ansiada visa para una segunda vuelta electoral, entonces y sólo entonces el ratón llorará su desdicha de haber confiado en el gato que más que sumar, le restará votos y juntos otra vez se sentarán a llorar una nueva derrota.

Ambos llevan consigo dos fracasos electorales en la carrera a la presidencia de la república, y esta vez van a por su tercera. El pueblo del ecuador los tiene bien identificados, por eso en ninguna de las anteriores ocasiones les ha confiado con su voto el destino del país y esta vez no será diferente.

Ambos (gato y ratón) han acumulado grandes fortunas por medio de negocios y, por otra parte, capitalizando la debacle bancaria del feriado de 1999. Esto les ha servido para hacerse acreedores del desprecio popular debido a los anhelos de privatizaciones, salida de capitales, evasión de impuestos y flexibilización laboral, es decir, lo de siempre: grandes negociados y explotación laboral.

En antaño, jugábamos también en el ecuador “ahí viene el lobo”.  ¡Si el lobo aparece nos comerá! ¿Qué está haciendo el lobo?

Gato y ratón saben que se les acaba el juego de sus negociados frente a la aparición del lobo Aráuz en el tablero electoral ecuatoriano, saben que tienen sus días contados, y lo único que les queda es disfrutar de sus quince minutos de gloria “pautada” en la prensa corrupta.

A estas alturas con alianza y todo, el país entero sabe que el candidato de la Revolución Ciudadana está en primer lugar en las preferencias electorales y el que le sigue está a 10 puntos porcentuales, es decir, en el 2021 las elecciones las ganará la Revolución Ciudadana en Una sola vuelta.

La ronda que ha pretendido jugar el gobierno con el lawfare y el desmantelamiento institucional del Ecuador, está llegando a su fin, y no les dura más la postura de “pavo real”, pues el arbolito donde duerme está por caerse y no le quedará más que el suelo como a cualquier animal.

 

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios