Revolución Ciudadana: presente y futuro

12

¿Qué es la Revolución Ciudadana? El mundo entero lo sabe hace tiempo, es un proyecto político que osó patear el tablero de la pérfida administración estatal en contra de los ciudadanos y a favor de quienes ejercían el poder económico, comercial y mediático, así estos poderes mantenían sojuzgado al poder político, so pena de crear falsas crisis y posibles golpes de estado.

Surgió entonces, así como surgen los fenómenos intelectuales y políticos, cada 100 años más o menos Rafael Correa Delgado, quien viendo el servilismo hacia los grandes capitales y la hegemonía imperialista sobre la dignidad del ser humano.

Decide dar un giro de 180 grados en la administración estatal, y devuelve el poder a su verdadero dueño, al mandante, al los ciudadanos. Durante diez años se construye un nuevo modelo de Estado, uno de servicios públicos de calidad, garantista de derechos y ejecutor de obra pública sin precedentes.

Millones de ecuatorianos hemos sido testigos de esta gran obra cuya estrella más fulgurante es la de devolver la dignidad a los ciudadanos. La revolución ciudadana es tener científicos y profesionales, empresarios y trabajadores, estudiantes, que antes no tenían acceso a dichos servicios u oportunidades, porque no tenían apellidos rimbombantes o porque sus padres eran pobres, obreros y empleadas domésticas.

Les ardió a “los pelucones” que los hijos de las cocineras tengan acceso a las mejores universidades del mundo y que cuando regresaron al país sean los jefes de sus hijos mediocres de sobacos perfumados. Eso no lo perdonan jamás.

Tampoco perdonan los banqueros que durante esa década les fue regulada y controlada la actividad financiera y no pudieron cobrar indiscriminadamente lo que se les venía en gana, menos los empresarios que fueron obligados a pagar sueldos dignos, afiliación a la seguridad social, y sobre todo a pagar impuestos.

Que decir dela prensa corrupta, que fue obligada a realizar periodismo serio, confrontando y verificando la información antes de difundirla, siempre respetando el derecho a la privacidad y la honra de los ciudadanos, eso no lo perdonan tampoco.

Y así estos tres actores que se quedaron durante esa década sin ejercer su poder, hoy han vivido este período infame de traición y corrupción a sus anchas, procurando además la proscripción electoral de Rafael Correa, pero no contaban que esa proscripción no conlleva en si misma la muerte política de la víctima.

Hoy más que nunca está en plena vigencia, tanto es así que el actual presente de la Revolución Ciudadana no admite otro puesto en la historia actual, que ser la UNICA tendencia mayoritaria para ganar las elecciones de febrero de 2021.

El futuro de la Revolución Ciudadana entonces ¿cuál es? Pues no es otro que la reivindicación de los derechos populares, de la reestructuración y reinstitucionalización del Estado, con fines de garantizar el buen vivir de los ciudadanos y terminar con la explotación, la corrupción y la evasión tributaria.

Al final, se tratará de encaminar la justicia por la vía de que sea verdaderamente independiente, pues más que una acción del Estado, hay un rol histórico de carácter internacional que ya está condenando la forma en que para eliminar un contendor político, se ha utilizado la justicia, y ahí si, los actuales “acusadores y juzgadores” no tendrán lugar donde ocultarse del escarnio público, del repudio y el olvido.

La Revolución Ciudadana vuelve con Andrés Aráuz en la papeleta electoral y con Rafael Correa en el corazón del Pueblo. Ese es el futuro.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios