Guerra contra la desinformación

El Gobierno de Pedro Sánchez publicó en el BOE el pasado 5 de noviembre un procedimiento de actuación frente a la difusión de información falsa, un plan desarrollado por el Consejo de Seguridad Nacional con el objetivo de combatir los bulos y la desinformación.

Tras los últimos acontecimientos, hemos podido comprobar que en nuestro país se emite una gran cantidad de información falsa, procedente de medios de comunicación, partidos políticos, organizaciones no gubernamentales, etc. Las redes sociales son el caldo de cultivo de este tipo de comportamientos.

La difusión de información engañosa presenta un gran peligro para la convivencia y el respeto en la sociedad. Es, además, una de las mayores amenazas a las que la prensa libre tiene que hacer frente, pues, al fin y al cabo, solo con información veraz se puede combatir este problema.

Era necesario que el Gobierno realizara esta actuación. Junto a los medios y plataformas digitales, las autoridades son las encargadas de velar por la fiabilidad del contenido que se emite.

No creo que este plan se deba confundir con un candado a la libertad de expresión, ya que no supone un sistema de control sino uno de alerta. Se trata de evaluar la situación y las posibles consecuencias de la divulgación de esa información, para poder establecer medidas al respecto; unas medidas que en ningún caso contemplan la censura.

Es decir, es una norma necesaria y que, independientemente del partido que gobierne, debería mantenerse en el tiempo, pues la desinformación nos afecta a todos por igual. Por ello, creo que la discusión debería darse entorno a la independencia política de esta medida.

La clave aquí es que esta tarea se lleve a cabo por un grupo de expertos, una formación independiente del gobierno, que contribuya a la estabilidad del sistema democrático luchando contra quienes tratan de destruirlo lanzando información falsa. No debería existir una inclinación frente a ninguna tendencia política.

El problema que algunos tienen realmente con esta norma es que la estrategia de su partido ha estado basada en la difusión de noticias falsas, y saben que sin ellas poco más pueden hacer.

La ciudadanía necesita que la protejan. Nosotros solos no podemos ‘filtrar’ todo este tipo de contenido. Por eso, este plan, que incluso puede resultar insuficiente, responde a una necesidad vital de la población: estar bien informada.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios