Sobreviviendo en Lords Mobile

Escribo en un chat global, con traductor instantáneo. Los modismos de cada región son tan locales y cifrados que nuestro gremio, MM, ha impuesto una regla tácita entre los señores de la guerra. “Make it easy, take’t easy“.
Lo que se pretende confunde a los gamers en su ansia por crecer y fortalecerse contra las conversaciones, los saludos, los apoyos. Una dinámica llena de signos nuevos, de emojis de emojis, de símbolos de símbolos.
.
No todo es oro que va y piedra que viene. Yo no sé los demás, y me permito el atrevimiento de hablar de mi gremio porque es el que comienzo a vislumbrar, comienzo a moverme a su ritmo y con su ritmo.
Es que si no estamos unidos simplemente vamos a desaparecer en cualquier ataque cotidiano. Los daños son catastróficos. El saqueo obliga a enfocar los pocos soldados por los que la Diosa ha metido su mano y salvado de la muerte horrenda, de la muerte lenta de los caza hombres del reino enemigo. Tan feroces como los nuestros que son temibles.
Todos tenemos a nuestros Lords y Queens of War, y yo tengo a dos Dioses salidos de la primigenia del tiempo. Esta va para TIMER y KIttiKat. De no ser por ellos, y por el increíble Host y Guía espiritual KamiKao (eres un crack Cal) estuviéramos (muchos y muchas de nosotros, sin ninguna duda) en la línea de peligro. O en la apatía, que es la muerte de tu estirpe y tus afectos, que sé yo.
Tengo un avatar del siglo pasado, dando saltos por el balcón en sueños y peleando contra el mal. Así que poco puedo contarte. Si tienes hermanos tan pesados como estos, y con esta concluyo la autoreferencia tienes el consejo, la mano amiga, la advertencia, la exigencia, la confianza. El link, señores. Este juego es este juego por el link.
.
Decía que los caza hombres eran comunes en todos los clanes, o guilds. Guerreros y guerreras que han llegado a un punto en que viven para el reto, y para la aniquilación del adversario. He visto venganzas que han reducido a cero las cenizas, sanguinarias en cualquier mina, cualquier campo. Lánguidas en el tiempo, sorpresivas, maquiavélicas, inesperadas.
Se estudian los hábitos de luz, de noche, de despertar. El sabotaje interno de espías, infiltrados. Correos electrónicos que hacen boom en tu móvil. Discusiones de intenciones, alianzas. Lords Mobile hace que el usuario desee la “independencia” o (IA) del avatar, una com-particion cognitiva que le permita “jugar” (estar) activo mientras el usuario duerme.
El tiempo es dinero, y el tiempo en línea comienza a monetizarse, ese término que define al fenómeno de la comercialización de las visitas en línea, con las variables duración, calidad, selectividad, interés. En nuestro caso nos eleva el trabajo, el acceso continuo. La duración en línea le permite al jugador explotar al máximo los recursos mientras está activo.
.
¿Las alianzas entre reinos? ¿Entre gremios? Fundamentales. Para el crecimiento orgánico, sin involucrar dinero son esenciales para un crecimiento seguro y una paz relativa; porque siempre existen los assassins que no creen en nadie.
Pero en líneas generales, la paz del escudo permite enfocar más a la dinámica de juego, con un playing casi infinito, pero potencialmente interesante con tareas múltiples. Incluso, las festividades de gremio que no son más que una bebedera de licor de dragón colectiva en donde todo aquel ataca a todo aquel entre los estertores de una borrachera de alegría y desenfreno colectiva. Un muralismo cinético de Cruz Díez pero con joyas rojas encima de todos los coños y coñas que puedas imaginar desde todos los reinos. Una caedera a coñazo que dura 24 horas, como una especie de purga medieval.
.
A mi lado y a kilómetros de distancia sigue conmigo el Rey SwordBreaker, desde Burkina Fasso. Nuestra alianza es sólida en el tiempo, así como la que hemos pactado con Zero en Sidney, y Omi en algún lugar de Tailandia Sur. Lazos cómo huesos, competitivos, fraternos.
Juntos, al lado de muchos y muchas hemos dedicado vida (tiempo) con nuestros aciertos y defectos, es evidente que la paradoja del avatar, esa eterna búsqueda de la imagen perfecta para la reacción perfecta no es posible entre humanos, ni entre IA e inteligencia humana. Sólo es posible en la IA, es decir la automatización de la imagen emitida por la matriz digital reconociendo a la misma matriz.
El uso de las redes sociales cómo no, permite perfilar una imagen “producida” por el usuario, pero este es incapaz (eventualmente sin intervención en la data) de preveer en su totalidad la “interacción” de otros usuarios con la misma. Del mismo modo, a pesar de la data recopilada por los sistemas de investigación en social media, lícitos o no, que permite un perfil muy aproximado al usuario real, tampoco es capaz de predecir al 100% el comportamiento del individuo, y este porcentaje se reduce drásticamente si el individuo está informado del mecanismo en juego.
.
Entonces los aciertos y errores en el desempeño diario del reino configuran tu imagen pública. Imagino que tengo la imagen de polémico, al menos. Oficialmente la perdí con un fanático de Trump racista y gritón, como el mal recuerdo. El paño aguamarina sigue en la roca. La noche cae, y en el oeste del reino hay quinientas quince torres de arquero destrozadas por el ataque de una diosa de la muerte de un Reino Rival. La Diosa de la Luz de mi reino peleó con valor y fiereza hasta que pude volver, y apagar el fuego. Miles de soldados muertos, depósitos saqueados. Olor a carne quemada y mierda de dragón, caras de ceniza. Ojos sin vida.
Han pasado diez días desde lo sucedido, y aún están las camas calientes de nuestros muertos. Nuestra Bandera sigue a media asta, mientras nuestros monstruos entrenan sin descansar, sin parar. Su rabia es alimentada por nuestro dolor y sed de venganza, porque cada soldado de mi castillo ha dejado su alma en él. Nadie duerme, con los ojos violeta, con hambre de venganza.
.
Pues claro. El lado esquizoide del asunto es que se mezclan mis gustos de granjero, con mi talento asesino. El toque amargo del café. Los bosques que esconden la dureza de las murallas. Arqueros con armas de plata. La próxima será épica.
Comentarios