Fausto Jarrín: “La próxima AN debe trabajar para contar a Ecuador la verdad”

El candidato progresista de la Lista 1 a la Asamblea Nacional de Ecuador, Fausto Jarrín, considera que la primera tarea del poder legislativo es ofrecer la verdad a la ciudadanía.

Las elecciones en Ecuador avanzan rodeadas de un silencio mediático que está impidiendo conocer lo obstáculos que el Consejo Nacional de Ecuador está poniendo a la oposición de Lenín Moreno. La candidatura del progresista Andrés Arauz ha visto cómo se le ha impedido usar la imagen del expresidente Rafael Correa en sus spots publicitarios.

Esta última vulneración de los derechos electorales de la mayoría ecuatoriana -según todas las encuestas el dirigente de izquierdas ocupa el primer lugar-, se suma a una larga lista de despropósitos institucionales que van desde juicios basados en pruebas falsas hasta desmantelamiento de poderes del Estado que no se plegaban a las órdenes del ejecutivo, como el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS).

Esa situación es bien conocida por el candidato a la AN Fausto Jarrín, que sentencia: “vamos a recibir un Estado desestructurado, un país destrozado“. El abogado ha sido el defensor de varias víctimas de la persecución del régimen autoritario que gobierna en el país suramericano.

El gobierno del Ecuador ha violado absolutamente todas las recomendaciones que la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) emitió en relación a la protección de Derechos Humanos en el contexto de la pandemia. Fausto Jarrín.

Para Jarrín es de vital importancia que “la gestión en la Asamblea Nacional encuentre un timming apropiado para poder hacer las cosas como corresponde“. No es solo que el país esté destrozado y que su institucionalidad haya sido aplastada, sino que “la AN va a ser puesta en las manos de los próximos asambleístas como una desaprobación del 98%“. Forzar los tiempos no es apropiado en una situación delicada, sin embargo el abogado tiene ganas de “enfrentar un trabajo titánico para recuperar la credibilidad del primer poder del estado“.

El candidato sabe por dónde empezar, “el primer trabajo que tenemos que hacer es luchar para que el pueblo ecuatoriano conozca la verdad. La verdad tiene que conocerse en relación, por ejemplo, con la represión de octubre, porque esta asamblea, la que está llegando al final de su periodo, se escondió durante los 15 días en los que el pueblo ecuatoriano se levantaba contra las medidas impopulares de este gobierno“.

Pero no solo con lo acontecido en octubre del año 2019, momento en que el ejecutivo usó la violencia para reprimir masivas manifestaciones que rechazaron el decretazo del aumento de los combustibles, porque, según Fausto Jarrín, “tenemos que decir la verdad al pueblo ecuatoriano sobre lo que hemos vivido durante la pandemia“.

El país suramericano fue noticia mundial por los cadáveres que se pudrían en las calles en las primeras semanas de la pandemia. La gestión fue tan pésima que los infectados morían en las calles sin atención sanitaria y el ejecutivo no tenía capacidad para identificar los cadáveres, que en el mejor de los casos eran enterrados en cajas de cartón.

El gobierno del Ecuador ha violado absolutamente todas las recomendaciones que la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) emitió en relación a la protección de Derechos Humanos en el contexto de la pandemia“, explica el candidato revolucionario.

El primer trabajo de la nueva AN debe ser luchar para que el pueblo ecuatoriano conozca la verdad de la represión de octubre, porque esta asamblea, la que está llegando al final de su periodo, se escondió durante los 15 días en los que Ecuador se levantaba contra las medidas impopulares de este gobierno. Fausto Jarrín.

La mala gestión despertó las sospechas del blanqueamiento de las cifras, “los ecuatorianos hemos sido víctimas del ocultamiento de cifras, de mentiras. La ministra de salud, a la que le costó el cargo, dijo que habían adquirido dos millones de de pruebas, y nueve meses después solo se han hecho setecientas mil pruebas. Nunca hubo dos millones“.

Ahora, con las vacunas, “nuevamente nos están engañando cuando nos dicen que hay dos, cuatro millones” denuncia Fausto Jarrín, porque “luego resulta que hay 50.000 o 25.000 vacunas, que además van a llegar a partir de mayo“.

El candidato de la Lista 1 no concibe dejar estas situaciones en la impunidad, “creo que la tarea de fiscalización que vamos a tener que hacer, abarca todos estos actos políticos del gobierno que han afectado tanto a las familias ecuatorianas, y creo que sin esa verdad, nadie va a empezar a confiar en la nueva asamblea“.