Fausto Jarrín: “Como abogado de las víctimas de la represión, he sufrido acoso”

El candidato progresista Fausto Jarrín detalla los aspectos concretos de la represión puesta en marcha por el régimen autoritario de Moreno contra la oposición.

Desde el año 2017, en Ecuador se ha desatado una persecución contra la oposición a la derecha que alcanzó el poder sin vencer en las urnas. Comenzando con el vicepresidente constitucional Jorge Glas, hoy encarcelado en base a una trama montada por sectores conservadores desvelada por elestado.net; continuando con el expresidente Rafael Correa, víctima de una serie de procesos judiciales con tan poca base legal que ni la Interpol los reconoce; y finalizando con diversos dirigentes de la Revolución Ciudadana como Paola Pabón, Sofía Espín, Virgilio Hernández y Fausto Jarrín.

Este último, cuenta su experiencia como perseguido político, “en calidad de abogado defensor de Rafael Correa, y de otras víctimas de la represión, he sido víctima permanente de acoso“, denuncia en una entrevista en exclusiva con elestado.net.

La represión que ha sufrido ha sido “de parte de las autoridades del estado, de parte de la policía, la fiscalía, los aparatos de inteligencia del gobierno. Han aparecido en las redes sociales correos filtrados míos desde mis cuentas personales“, detalla Fausto Jarrín.

Durante la misma entrevista el candidato progresista se refirió que el actual régimen autoritario, liderado por la oligarquía ecuatoriana y representado por Lenín Moreno, ha destrozado el país y sus instituciones, por lo que no extraña que hayan “llegado a conocer directamente la existencia de mecanismos ilegales, no oficiales, de escuchas, de seguimiento y de ruptura de la seguridad tecnológica utilizadas por el Ministerio de Gobierno“.

El abogado de Rafael Correa y Jorge Glas denuncia que las instituciones de los Derechos Humanos no han atendido a las víctimas en la mayoría de las ocasiones, “hemos planteado en cinco ocasiones solicitudes de protección a los organismos internacionales, únicamente hemos sido escuchados dos veces: en el caso de la prefecta Paola Pabón y en el caso de Jorge Glas“, denuncia.

En el caso de la prefecta, Fausto Jarrín expone que “Paola Pabón ahora está libre pero permanece con medidas sustitutivas, ella tiene que utilizar un grillete electrónico, y tiene prohibido salir del país, han afectado incluso a su capacidad de gestión, siendo ella prefecta de Pichincha. Ese tipo de medidas son excesivas para una autoridad pública que no saca ningún beneficio al desaparecer, ya que perdería incluso el cargo de elección popular“.

Hemos llegado a conocer directamente la existencia de mecanismos ilegales, no oficiales, de escuchas, de seguimiento y de ruptura de la seguridad tecnológica utilizadas por el Ministerio de Gobierno. Fausto Jarrín.

Sobre la situación del vicepresidente constitucional Jorge Glas, el próximo legislador asevera que “las medidas cautelares otorgadas por la CIDH han sido utilizadas como pisapapeles, porque el gobierno del Ecuador ha hecho caso omiso de las recomendaciones de la Comisión“.

Para ejemplificar perfectamente la situación, Fausto Jarrín expone una de las muchas ocasiones en las que la persecución lo tocó, “yo contraje coronavirus durante las audiencias del juicio del Caso Sobornos contra el expresidente Correa, sin embargo los jueces se negaron a suspender la audiencia. Nos obligaron a permanecer en la audiencia y cuando yo solicité la suspensión de la misma, los jueces en lugar de concederme algo tan obvio, lo que hicieron fue convocar a mi doctor ante el tribunal para someterle a un interrogatorio y exigirle que, bajo juramento, establezca mi condición de salud“.

Esa situación dantesca sucedió durante uno de los juicios-farsa impulsados por el régimen de Moreno para evitar el regreso a Ecuador del expresidente Correa. El candidato de la lista 1 continúa explicando la historia, “cuando el médico dijo que yo no estaba grave, que tenía un COVID moderado, los jueces me dijeron que si me cansaba que les avisase para que me dejasen descansar, estuvimos ante un irrespeto a los DDHH de los defensores elocuente“.

La CIDH nos ha negado las solicitudes alegando que no hay riesgo de vida, cuando los DDHH no se refieren exclusivamente a la vida y a integridad, sino a sinnúmero de garantías que al mundo le debe quedar cl21aro que no existen en Ecuador, al menos, desde hace 3 años y medio. Fausto Jarrín.

Fausto Jarrín solicitó medidas cautelares “presenté una denuncia ante la Relatoría Permanente de Independencia de Jueces y Fiscales, y no hemos tenido ninguna reacción de parte del Alto Comisionado, no hemos tenido ninguna reacción de la CIDH“.

Ante la situación de otras víctimas, el importante candidato de la izquierda ecuatoriana lamenta que “en otros pedidos que hemos hecho sobre este mismo tipo de atropellos, la CIDH nos ha negado las solicitudes alegando que no hay riesgo de vida, cuando los DDHH no se refieren exclusivamente a la vida y a integridad, sino a sinnúmero de garantías que al mundo le debe quedar claro que no existen en Ecuador, al menos, desde hace 3 años y medio“.

Comentarios