“La mano invisible” que solo Yaku Pérez puede ver

Yaku Pérez acusa al expresidente Rafael Correa de "meter la mano" en el conteo de votos, sin aportar ninguna prueba.

Yaku Pérez es el candidato a presidente de la organización neoliberal Pachakutik. En las elecciones celebradas el pasado domingo en Ecuador obtuvo una cantidad de votos que lo han llevado a empatar en la segunda posición con el banquero Guillermo Lasso. En los próximos días podría ser quien se enfrente a Andrés Arauz en la segunda vuelta.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador está tardando en nombrar al segundo candidato, puesto que la diferencia es tan pequeña que hasta que no esté escrutado el 100% de las actas, e investigadas las reclamaciones en miles de mesas electorales, no podrá saberse con total seguridad.

En esta situación, el nerviosismo de Yaku Pérez ha mostrado sus costuras. Pese a que la prensa lo ha logrado configurar como un candidato rupturista con lo establecido, su sustento ideológico es neoliberal, y sus formas las comparte con la derecha ecuatoriana, a la que su organización ha apoyado durante el gobierno de Rafael Correa -tomando parte activa en el intento de golpe de estado y magnicidio de 2010-, y en el de Lenín Moreno, siendo uno de sus sostenes políticos.

El candidato ha acusado recientemente al expresidente Rafael Correa de “meter la mano” en el conteo de votos para evitar su paso a la segunda vuelta. De esta manera Yaku Pérez usa el mismo argumento que el presidente Lenín Moreno y la derecha representada por Guillermo Laso y Xavier Hervás utilizan para justificar sus errores políticos.

El expresidente Rafael Correa parece tener “una mano invisible” que utiliza desde Bélgica, según Yaku Pérez, que ha expresado las graves acusaciones sin respaldarlas con pruebas. Desde que en 2017 Lenín Moreno hiciera un viraje para abrazar el neoliberalismo rechazado en las urnas, el expresidente Rafael Correa ha sido acusado de las consecuencias de las políticas aplicadas por Lenín Moreno, guiado por banqueros como Guillermo Lasso.

La incomodidad que Rafael Correa causa en sus adversarios políticos es tal, que Moreno, con el apoyo de Lasso y sin las críticas de Pérez, violó los tiempos establecidos en la Constitución para impedir una posible candidatura de Rafael Correa, para después cooptar la justicia y comenzar una serie de juicios farsa contra el exmandatario para impedir que pudiera regresar a Ecuador.

Pese a ello, la candidatura apoyada por Rafael Correa ha ganado las elecciones, posicionándose sin él como la primera fuerza de Ecuador, siendo Andrés Arauz el candidato más votado con un 32% del voto, y consiguiendo 50 escaños en la Asamblea Nacional.

Yaku Pérez, sabiendo que el gobierno de Lenín Moreno ha realizado una purga en el Estado de todos los cargos afines al expresidente, que ha perpetrado una persecución política que hasta ha puesto diferentes trabas a la candidatura de la izquierda, acusa al expresidente de realizar un sabotaje para el que ni siquiera tiene las herramientas, posicionándose de esta manera como un candidato más del régimen neoliberal.