Honduras y su vinculación con el narcotráfico (I): caso “Tony” Hernández

El hermano del Presidente de Honduras fue sentenciado a cadena perpetua en marzo, por el envío de 185 toneladas de cocaína a EEUU, entre otros delitos.

El pasado 19 de marzo, el narcotraficante Geovanny Fuentes Ramírez recibió su último día de juicio en la Corte del Distrito Sur de Nueva York. En la comparecencia, un fiscal calificó al presidente de la República de Honduras, Juan Orlando Hernández como “socio del narcotráfico” de Fuentes en la producción y tráfico de toneladas de cocaína a Estados Unidos (EEUU).

El fiscal Jacob Gutwillig afirmó que Orlando Hernández recibió de Fuentes “maletines con dinero en efectivo” ($ 25.000) en 2013 y 2014 a cambio de brindar protección desde los niveles más altos del gobierno. Agregó que el mandatario hondureño “consiguió mucho más que dinero. El presidente consiguió que el laboratorio de cocaína trabajara para él”.

Los fiscales detallaron que Hernández fue incluso más allá y se asoció con Fuentes para producir cocaína en un laboratorio instalado en Cerro Negro, Honduras, para traficar drogas a EEUU, aunque no se conoce aún una inculpación en su contra.

Fuentes fue arrestado en la ciudad estadounidense de Miami en marzo de 2020. | Foto: @GildateleSUR

Entre las pruebas para el juicio consideraron a un testigo de pseudónimo José Sánchez, protegido del gobierno estadounidense que fue contador en una gran empresa hondureña.

El 16 de marzo, Sánchez declaró que entregó dinero de la droga al presidente de Honduras, y que presenció una reunión en la cual éste propuso a Fuentes trabajar juntos. No obstante, Fuentes fue arrestado el 1 de marzo de 2020 en Miami.

El juicio abordó la corrupción arraigada al más alto nivel político en Honduras, así como en la policía, las Fuerzas Armadas y el sistema judicial. La sentencia de Fuentes fue fijada para el 22 de junio.

Miembros de la oposición hondureña protestan frente a la corte federal de Manhattan, Nueva York, donde se realiza el juicio de Geovanny Fuentes Ramírez.  Foto: AFP

El 24 de marzo, Juan Orlando Hernández desmiente los testimonios de los fiscales de EEUU alegando que las “fuertes y efectivas acciones contra los narcos” realizadas en su gestión permitieron “una reducción histórica del 95 por ciento del paso de la droga por Honduras”; y agregó que “Washington está dando recompensas a los falsos testimonios de los más viciosos asesinos y narcotraficantes”.

Por otra parte, el exlíder del cartel hondureño Los Cachiros, Leonel Rivera, que confiesa haber matado u ordenado la muerte de 78 personas y cooperó también con fiscalía, testificó por su lado que pagó a Juan Orlando Hernández un soborno de $250.000 a cambio de protección.

En este caso, nuevamente el presidente hondureño niega todas las acusaciones y dice que Rivera mintió para reducir su pena de cárcel de cadena perpetua y para vengarse de su combate al narcotráfico.

Honduras
Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. Foto: nodal

Respecto al hermano del jefe de Estado hondureño, el exdiputado Juan Antonio Hernández Alvarado (Tony), fue encontrado culpable el pasado 18 de octubre del 2019. Los fiscales aseguran que Tony era el intermediario entre Fuentes y el presidente de Honduras.

Cuatro cargos fueron imputados a Tony Hernández, entre ellos, conspirar para importar cocaína hacia los EEUU (185 toneladas de cocaína), posesión de armas y dispositivos destructivos, conspiración para usar y portar ametralladoras, y brindar falsos testimonios a los agentes de la DEA.

El pasado 30 de marzo, Tony Hernández fue sentenciado por el juez, Kevin Castel de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, EEUU a cadena perpetua (más 30 años de cárcel), así como la confiscación de 138.5 millones de dólares.

Juan Antonio “Tony” Hernández Alvarado, hermano del presidente de Honduras. Foto: www.laprensa.hn

Tony Hernández, fue detenido el 23 de noviembre del 2018 en un aeropuerto de Miami, EEUU y su juicio arrancó el 02 de octubre del 2019 en el Tribunal Federal del Sur de Nueva York.