El reflejo en las encuestas del apoyo mediático a Íñigo Errejón

Tras abandonar Unidas Podemos, protegiéndose bajo el ala de su creación "Más País", Errejón construyó un liderazgo artificial que se ve reflejado en las encuestas.

El aumento de la popularidad de Íñigo Errejón es un fenómeno que se ha originado a raíz de la creación de Más País, ya que anteriormente era considerado como el candidato predilecto de Podemos para las elecciones autonómicas de 2019, pero que por sus diferencias políticas con Pablo Iglesias apostó por esta nueva formación de cara a los comicios.

Lo cierto es que Más Madrid (como se conoce a Más País en la capital española) firmó el mejor resultado de su corta vida al posicionarse como el tercer partido más votado en las elecciones de la Comunidad de Madrid el pasado 4 de mayo, al sumar 24 escaños y situarse a uno solo del PSOE de Ángel Gabilondo, pero bajo el mando de Mónica García, quien cobró mayor fuerza.

Por ende, resultaría inevitable que la figura de Errejón decayera estrepitosamente luego de haber pasado “a un segundo plano”, pero ha buscado blindar su liderazgo desde el exterior, en vista de que algunos segmentos de su propio partido aspiran a reducir su fuerza para afianzar pactos con Yolanda Díaz de Unidas Podemos.

De esta manera, fragmenta aún más las facciones de Más País y otorgaría mayor protagonismo del que han recibido personajes como García en el panorama político actual. No obstante, continúa su labor para escalar a nivel público la idea de que, después de la salida de Pablo Iglesias, se abre un “nuevo ciclo” en el espacio político.

En este contexto, Alberto Sánchez, activista político afirmó, en una entrevista exclusiva ofrecida a elestado.net que: “Errejón está intentando ocupar todo el espacio a la izquierda del PSOE, y para ello está utilizando una estrategia de desgaste del Gobierno, trabajando para deslegitimar todos los avances sociales que pueden ser correspondientes al ala de Unidas Podemos dentro del gobierno de coalición“. Todo esto con la intención de darle más fuerza a su partido, que solo tiene militantes en Madrid.

Al mismo tiempo, se prevé que pueda jugar un papel como aspirante a la presidencia del Gobierno, y por ello necesite fortalecer un liderazgo artificial que se está construyendo a base de una campaña mediática de alta intensidad, que se refleja ya en las encuestas, que no se corresponde con la cuota de poder institucional que tiene.

Esto lo sustenta el barómetro del CIS al destacar entre los dirigentes mejor valorados a Yolanda Díaz por encima de Sánchez y Errejón, igualados en segunda posición.

Dentro del espacio que lidera la líder del PCE, una de las fuerzas principales, Podemos, ha visto como su mayor representante, Pablo Iglesias, ha dejado sus cargos. Alberto Sánchez considera que “Podemos ahora mismo se encuentra en un punto de inflexión en el que están cambiando los liderazgos y tiene que caminar para crecer y ensanchar la base de votantes“.

Asimismo el analista considera que la entente morada y roja “actualmente, tiene que sacar pecho de todos los logros sociales” que ha obtenido gracias a la determinación de hacer cumplir al PSOE con el acuerdo. Ejemplo de ello son la ley trans, ley de infancia y el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que en palabras de Alberto Sánchez, “no hubieran sido posible sin la lucha de Unidas Podemos”.

La acción política de Íñigo Errejón, a caballo entre la crítica a todo lo que hace Unidas Podemos, el apoyo a las medidas positivas del gobierno refiriéndose solo al PSOE como responsable de su aprobación, y la negativa a la unidad con el espacio que lidera Yolanda Díaz, está generando tensión en su partido, que reclama un mayor diálogo con las fuerzas progresistas y la creación de una agenda política con propuestas concretas.

En este contexto político y tras el análisis de los estudios demoscópicos publicados por NC Report, Sociométrica, ElPlural.com y Electomanía en la última semana arrojaría el siguiente escenario:

El resultado de Unidas Podemos haría que la formación progresista cayera a los 22-23 escaños, mientras que Errejón mejoraría su posición en las elecciones ya que Más Madrid pasaría de dos escaños a nueve.

Sin embargo, Alberto Sánchez adjudica este crecimiento de Íñigo Errejón a la protección de los medios de comunicación, quienes respaldan el Régimen del 78. Al mismo tiempo, se le dan ciertas ventajas en las entrevistas con preguntas “excesivamente cómodas en las que él que puede sacar pecho de ciertas cuestiones (…) incluso llega a capitalizar trabajos de otros grupos parlamentarios“, como ya se demostró en un reciente análisis mediático.