Pacto de Puntofijo y la crisis del sistema de partidos en Venezuela (II)

Al pasar cuarenta años de una democracia asistida por un hermético bipartidismo, sus cúpulas sufrieron en las elecciones del 6 de diciembre de1998 una contundente derrota

La crisis política y social del gobierno de Betancourt se reflejó durante las elecciones de 1963. El electorado redujo a un tercio su participación imponiendo de este modo un aire de ilegitimidad, por tal razón el gobierno de Raúl Leoni tuvo que aliarse con URD y FND.

En este sentido, Freddy Domínguez y el Dr. Napoleón Franceschi en su trabajo Historia de Venezuela señalan que “podía enfrentar problemas como los focos guerrilleros rurales y las acciones de las guerrillas urbanas”.

Durante el año 1967 se lleva a cabo acciones guerrilleras en Venezuela con profundos vínculos de disidentes del puntofijismo y el patrocinio de Cuba, país al cual Venezuela denuncia ante la OEA. No menos importante es una tercera división de AD, esto, debido al acenso a la presidencia del partido de Luís Beltrán Prieto Figueroa y la negativa de Betancourt de apoyarlo para las presidenciales, en vista de eso los “prietistas” crean el MEP.

Para 1968 se habían formado cuatro bloques o segmentos políticos, uno encabezado por Rafael Caldera apoyado por COPEI; otro encabezado por el Frente de la Victoria que incluía al FND, URD, FDP, así como otros sectores progresistas que apoyaban la candidatura de Miguel Ángel Burelli Rivas.

De igual forma, “la candidatura de Prieto fue apoyada también por el PRIN. De igual manera, recibió el apoyo discreto del PCV que participaba en la lucha de masas con el nombre de Unión Para Avanzar” (Domínguez, Franceschi, 2010: 381).

El triunfo de Caldera puso fin a la primera década de dominación política y gubernamental de AD. El 11 de marzo Raúl Leoni entregó la banda presidencial a su sucesor constitucional Rafael Caldera.

En este mismo contexto, a pesar de la oposición estudiantil y la de URD y AD, el gobierno de Caldera inició la política de pacificación, indultando a importantes dirigentes políticos y guerrilleros.

También hay que mencionar la crisis interna del Partido comunista de Venezuela, sobre la cual Domínguez y Franceschi opinan que “había un viejo enfrentamiento entre los que defendían la lucha guerrillera y los que planteaban la incorporación a la lucha de masas. Esa lucha se hizo cada vez más fuerte hasta llegar a la división interna de la organización” (2010: 381).

Por su parte, personajes como Teodoro Petkoff fundó el 23 de enero de 1971 el Movimiento Al Socialismo como consecuencia de las divisiones del PCV. En las presidenciales de diciembre de 1973, el candidato de AD Carlos Andrés Pérez obtuvo una abrumadora mayoría de 48,77% del total de votos.

En cuanto al nivel de estabilidad interna del país, a diferencia de los gobiernos anteriores que tuvieron que enfrentar insurrecciones militares y acciones guerrilleras, el primer gobierno de Pérez fue un gobierno de gran estabilidad y gobernabilidad.

En medio de esa gran abundancia y estabilidad política se realizaron las elecciones presidenciales de diciembre de 1978, pero el gobierno de Carlos Andrés Pérez y AD fue derrotado. Entre las causas estuvieron los múltiples casos de corrupción denunciados por la oposición, esto último indica lo que será el porvenir del sistema político venezolano y la profunda deslegitimación de los partidos políticos.

En diciembre de 1978, el candidato de COPEI, Luís Herrera Campins triunfó con 2.469.042 votos, esto es, el 46 % de los votos válidos. El candidato de AD Luís Piñerúa Ordaz logró el 43 % y José Vicente Rangel obtuvo el 5 %.

El gobierno de Campin dio mucho de qué hablar en el plano económico. Una de las crisis más recordadas y que más repercusiones ha dejado fue la del llamado “Viernes negro” en el año 1983, como consecuencia de toda una gama de políticas gubernamentales repletas de desaciertos.

Tal estado de cosas, erosionaba la visión que tenían los partidos políticos y sus dirigentes para resolver los problemas del país. Según Domínguez y Franceschi, “así como el gobierno de Luís Herrera fue acusado de corrupto, el de Jaime Lusinchi recibió parecidos ataques de sus opositores. Uno de los casos más señalados fue el de la asignación de dólares a través de la oficina del Régimen de Cambio Diferencial”.

Para las elecciones de diciembre de 1988 Carlos Andrés Pérez obtuvo el triunfo con el 52% de los votos. El 23 de enero se instaló el nuevo Congreso Nacional y Pérez comienza su gobierno desde la toma de posesión el 2 de febrero de 1989.

Para 1989 el gobierno de Pérez aplicó un paquete para eliminar los desequilibrios económicos y reorientar la economía hacia un crecimiento auto sostenido, pero se hizo sin adecuado piso político.

Apropósito de las crisis de finales de los años ochenta, el profesor Maza Zabala en su trabajo “Nueva Economía”, analiza la evolución económica de Venezuela entre 1982 y 2007. Según el profesor Zabala, rememorando los acontecimientos y consecuencias económicas de los hechos del 27 de febrero de 1989, hace mención del paquete económico de Carlos Andrés Pérez.

Zabala, sostiene que dicho presidenteanunció un conjunto de medidas de reajuste y estabilización, que serían objeto de una Carta Internacional dirigida al Fondo Monetario Internacional. Entre esas medidas estaba el aumento del pasaje colectivo, preparación para el de la gasolina, lo mantuvo una violencia reacción popular los días 27 y 28 de febrero” (2008:18).

La represión oficial no solo se manifestaba a través de los organismos oficiales, sino también a través de las Fuerzas Armadas. Después de varios años de enfrentamientos, el 4 de febrero de 1.992 aparece en el escenario de las Fuerzas Armadas Nacionales una corriente calificada como “nacionalista”, “patriótica” o “progresista”.

Se había formado un movimiento político-militar, el MBR-200, encabezado por el Teniente Coronel Hugo Chávez. Posteriormente Caldera aprovecha la coyuntura políticamente para proyectar su candidatura a la presidencia de la República, prescindiendo esta vez del tradicional partido COPEI, conformando de este modo el partido Convergencia junto con los disidentes de la dupla puntofijista AD-COPEI apodado el “Chiripero”.

El 6 de diciembre de 1.998 en oposición a lo que pasaba hace cuarenta años atrás, los electores retiraron su apoyo al arcaico bipartidismo puntofijista. Durante ese tiempo de importantes cambios en el país, la gran totalidad de los que manifestaron su opinión política electoral lo hizo efectivamente contra aquellos considerados miembros de los “cogollos” de los partidos del momento, votó mayoritariamente por Hugo Chávez, y muy en segundo plano, por el independiente Henrique Salas Römer.

Al pasar cuarenta años de una democracia asistida por un hermético bipartidismo y sus cúpulas, estos mismos partidos sufrieron en las elecciones del 6 de diciembre de 1.998 una contundente derrota, situación que se perfila totalmente distinta a la que nació a partir del 23 de enero de 1.958.

En la Venezuela de 1.998 afrontaba un nuevo siglo y un nuevo milenio se llevó adelante una agenda inédita: se eligió a una Asamblea Constituyente para replantear un cambio profundo que abriese caminos hacia una nueva República donde se comenzará a gobernar en beneficio de las mayorías.

elestado.net no tiene por qué compartir todo el contenido que se publica en su sección de opinión.