El feminismo español se internacionaliza por su apoyo a las mujeres afganas

Debido al establecimiento en el poder del régimen talibán, los derechos y libertades de las mujeres afganas se encuentra en alto riesgo, ya que han sido conocidos por sembrar la violencia, la ignorancia y el caos. Sin embargo, feministas de todo el mundo se unen a favor de ellas, con el objetivo de defenderlas.

El pasado domingo 15 de agosto, con casi todas las provincias bajo su control, los talibanes entraron en Kabul y han retomado el poder en Afganistán 20 años después de la invasión estadounidense en 2001.

Tras la entrada en la capital y con la huida del presidente Ashraf Ghani, el mulá Baradar Akhund, jefe de la oficina política de los talibanes en Catar, ha declarado el fin de la guerra de Afganistán.

De esta manera, también proclamó la instauración del régimen talibán en el país luego de tantos años en conflicto y desencadenando una ola de pánico en los ciudadanos.

La guerra no ha acabado para las mujeres de ese país, más bien vuelve a comenzar ya que se ven amenazadas por los actuales eventos en contra de sus derechos y libertades.

El retorno talibán ha comenzado a eliminar los derechos adquiridos durante los últimos veinte años, y las activistas de derechos humanos y profesionales son las que, a decir de organizaciones de la sociedad civil, corren mayor peligro.

La batalla contra el machismo y la discriminación

Por el momento, aún a la espera de ver cómo avanza la situación, ya surgieron iniciativas internacionales como la de un grupo de juezas que reclaman un corredor humanitario para salvar a las magistradas afganas.

También un posicionamiento internacional firme que defienda el derecho a la educación de las mujeres y su participación en el trabajo y en puestos del gobierno.

Si bien es cierto, el impacto que este conflicto pueda tener en mujeres y niñas preocupa especialmente a los organismos internacionales, como es el caso de ACNUR.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha reportado que en torno al 80% de los cerca de 250.000 afganos que se han visto obligados a huir desde finales de mayo son mujeres y niños.

Para 2011 Afganistán ya era considerado el peor país donde las mujeres podía vivir, según una encuesta de la fundación Thomson Reuters.

Pero posterior a la toma de poder por parte de los insurgentes, miles de mujeres temen volver al panorama que vivieron entre 1996 y 2001, los años más críticos de su historia.

Feministas españolas

Reconocidas periodistas y escritoras españolas impulsaron un manifiesto en el que hacen un llamamiento urgente a la comunidad internacional para que se mantengan abiertas las fronteras de Afganistán.

De ahí que, todas las personas tengan la posibilidad de salir del país si desean, en especial las mujeres que por el simple hecho de serlo, “suman una crueldad intolerable y adicional a la que padecen los afganos de cualquier condición“.

Las periodistas Gabriela Cañas, presidenta de la agencia de noticias EFE; Soledad Gallego-Díaz, Rosa Montero y Maruja Torres, firmaron el documento de carácter feminista, escrito en español, inglés y francés.

A su vez, ha contado con la colaboración de la asociación para la igualdad de género en la cultura, Clásicas y Modernas.

El mensaje

El manifiesto consta de tres puntos en los que se pide a la comunidad internacional que “exija del poder talibán mantener abiertas las fronteras para que todas las personas que deseen abandonar Afganistán huyendo de un poder fanático impuesto por la fuerza de las armas puedan hacerlo en unas mínimas condiciones de seguridad“.

Reclama que se “respete los deberes elementales de solidaridad y compasión humana admitiendo en los vuelos y convoyes de repatriación de extranjeros al mayor número posible de afganos y especialmente afganas en peligro inminente, hayan estado o no al servicio de Estados o instituciones que los talibanes consideran enemigos“.

El tercer punto pide atencióna las mujeres en especial situación de riesgo, sea por haber desempeñado tareas profesionales prohibidas por los talibanes, asistido a escuelas y universidades, conducido su vida al margen de una moral fanática o cualesquiera otros motivos“.

Tal manifiesto feminista ha trascendido fronteras físicas

Mujeres de todo el mundo se han unido para instar a la comunidad internacional a “abrir las puertas a Afganistán y las afganas”, haciendo que este instrumento acumule más de 50.000 firmas.

En él, hay muchas de figuras importantes pertenecientes a reconocidas escritoras, periodistas, científicas, actrices, políticas o intelectuales de todos los rincones del planeta.

Después de las múltiples sanciones y prohibiciones que los talibanes han impuesto a las mujeres últimamente, han sido pocas las valientes que se atrevieron a protestar ante ellas.

Protestas en Kabul, apoyadas en Barcelona

En la capital de dicho país, cuatro afganas se reunieron para iniciar la primera protesta feminista con el objetivo de recuperar los derechos que les han arrebatado.

Este fue el principio de todo, puesto que pronto empezaron a avistarse pronunciamientos y marchas de mujeres en las calles para defender sus libertades.

Por otra parte, alrededor de un centenar de mujeres, participaron en una concentración feminista frente a la sede de las Naciones Unidas en Barcelona para obtener una respuesta internacional urgente.

En la manifestación, que ha sido convocada por la agrupación Cataluña Abolicionista Plataforma Feminista (CATAB), también se ha reclamado atención humanitaria para aquellas que logren salir de Afganistán y precisen asilo y acogida.