The news is by your side.

Los comunistas rusos rechazan la invasión de Putin

Las organizaciones de izquierda rusa hacen un llamamiento a todos los ciudadanos rusos para que protesten por estas acciones y exijan a sus dirigentes que paren la agresión armada

Occidente por medio de la guerra en Ucrania, ha intentado avivar el fantasma de la guerra fría. Para ello ha procurado circunscribir políticamente al presidente Vladímir Putin dentro del espectro político de izquierda. Nada es más alejado que esa aseveración.

El discurso de EEUU y sus aliados está dirigido para posicionar al líder ruso dentro de la corriente Comunista de su país. De esta forma, la derecha internacional en un intento desesperado por encubrir su relación con Rusia, afirma que Putin responde a los designios propios de marxismo leninismo y la praxis soviética.

Pero la realidad responde a escenarios totalmente diferentes. En primer lugar, Putin tiene como principal partido de la oposición en el Parlamento al Partido Comunista, que también ha mostrado su independencia y posición al ejecutivo.

Las diferencias entre Putin y el Partido Comunista, llegan al punto que representantes de este último, junto al resto de partidos que representa a la izquierda rusa, exijan el cese inmediato de la «agresión contra el hermano pueblo ucraniano”.

La actual invasión es solo una satisfacción de las insanas ambiciones de política exterior de un estrecho círculo de personas en la dirección del país, así como una forma de distraer la atención de los fracasos del gobierno ruso en la política interior”, afirma la Mesa Redonda Antiguerra de las Fuerzas de Izquierda Rusas en un comunicado emitido a principios del mes de marzo.

Las organizaciones de izquierda rusa hacen un llamamiento a todos los ciudadanos rusos para que protesten por estas acciones y exijan a sus dirigentes que paren la agresión armada contra Ucrania a través de mensajes en las redes sociales: “Les instamos a que lleven a cabo una agitación antibélica entre sus vecinos, familiares, colegas y otros ciudadanos de Rusia”, subrayan.

Al referido manifiesto se han adherido miembros del Partido Comunista de la Federación Rusa, del Partido Obrero Revolucionario, del Movimiento Socialista Ruso, de Acción Socialista de Izquierda y otros ciudadanos anónimos.

Asimismo, el Comité Central del Partido Comunista de la Federación Rusa sobre Ucrania expresaba que “la situación en la frontera entre Ucrania y las Repúblicas de Donbass han llegado al límite. Las formaciones armadas del lado ucraniano están intensificando el bombardeo del territorio de la RPD y LPR, lo que requiere una evacuación masiva de la población”.

Si bien el Partido Comunista de Rusia se ha opuesto abiertamente al gobierno de Vladímir Putin, no deja de tender una visión crítica sobre el rol de los medios de comunicación occidentales frente al conflicto ucraniano.

En este respecto, los comunistas afirman que “la guerra de la información contra Rusia se intensifica por parte de los medios ucranianos occidentales, prooccidentales y nacionalistas. La situación atestigua directamente la estrecha coordinación de las provocaciones militares y la agresión informativa”.

El Partido Comunista de la Federación Rusa cree que el chantaje militar de Occidente debe recibir una respuesta de principios en forma de una posición firme de Rusia para proteger a la población civil de Donbass y castigar a los agresores. Al mismo tiempo, la tarea más importante de la comunidad mundial es detener las acciones de Occidente contra la Ucrania fascista. Hay una situación en la que se necesita un complejo de las siguientes medidas de emergencia”, afirmó el Partido Comunista.

En la actualidad, el Partido Comunista ruso cuenta con 57 diputados en la Duma y un 18,93% de votos. Mikhail Matveyev y Oleg Smolin diputados del partido han sido los primeros miembros de la Duma estatal en denunciar la guerra rusa contra Ucrania. Mikhail Matveyev llamaba abiertamente a poner fin a la guerra de inmediato.

Putin está vinculado a los partidos Nuestro Hogar y desde 2008 a Rusia Unida, que corresponde a la tendencia conservadora y nacionalista. Putin fue líder regional del partido Nuestro Hogar – Rusia, una agrupación política, desaparecida, de corte liberal y reformista.

Rusia Unida es el nombre del partido político que respalda al actual presidente de Rusia y se identifica como centralista, nacionalista y conservador. Rusia Unida, el cual ostenta el gobierno con 71 de los 83 distritos federales y tiene más del 75% de la Duma Estatal, copa prácticamente toda la política rusa.

En Rusia, organizaciones de extrema derecha no faltan. Sin embargo, todas han apoyado de un modo u otro los sucesivos gobiernos de Putin. En cuanto a partidos políticos derechistas, hay dos principales: el Partido Liberal-Demócrata de Rusia y Rodina, este último ha tenido problemas por su antisemitismo y llegó a firmar en 2005 una petición para expulsar a los judíos del país.

Esta misma facción conservadora ha impulsado la represión contra las protestas antibelicistas en Rusia. Las detenciones ascienden a más de 4.000 personas arrestadas según fuentes extraoficiales. El sentimiento contra la guerra en Rusia ha sido generalizado. Miles de personas han firmado cartas abiertas y peticiones en línea exigiendo detener la invasión.