The news is by your side.

Chile y los contrarios a la nueva Constitución

Los cambios en la Constitución que se refieren a las transformaciones sustanciales en la estructura política y legal del Estado nacional, son uno de los grandes factores de la división.

Hoy abordaremos, con relativa profundidad, las posturas asumidas por los opositores a la nueva Constitución chilena que será aprobada, o rechazada, en plebiscito de salida el mes de septiembre del año en curso.

Para ello pondremos sobre la mesa los puntos más importantes de este diálogo en conflicto.

El derecho a la propiedad privada 

Este es uno de los elementos de carácter artificioso más problemáticos de todos.

El tema de la propiedad privada posee mucho peso específico, al aglutinar a un gran número de personas que rechazan los cambios dentro de la Constitución. Es así por ser uno de los pilares contradictorios fundamentales de la propuesta liberal burguesa para los hombres y mujeres propietarios «de bien», los cuales sí se ven representados por la Constitución anterior del 80.

Para los que rechazan este punto, mencionan que se habla por ejemplo del posicionamiento del justo precio, lo que para los expertos deja fuera el valor de mercado que hasta ahora está presente en la economía chilena.

Los pueblos originarios.

El ruido de la plurinacionalidad como eje vertebrador de la propuesta constituyente, es otro gran asidero de los contrarios a la Constitución.

Las razones pudieran ser muchas, sin embargo, una que sobresale de las otras es la forma como hasta ahora se ha visto a sí misma la sociedad chilena. Hablamos de una sociedad atravesada por fuertes temas raciales y procesos de blanqueo.

Las izquierdas 

Este es un texto que está practicante escrito por parte de las alas progresistas chilenas. En él dejan fuera a un número importante de la población que la considera ambigua y poco ajustada a la realidad del país.

Este detalle ha generado temor en una parte de la sociedad que, socialmente, no considera que el articulado represente la naturaleza y expectativas de la mayoría.

Las contradicciones 

Dentro del grupo de convencionales, como se les llama a los responsables de escribir el texto, hubo un grupo de representación de derechas que desde el inicio no creían en la posibilidad del cambio constitucional. Esto convierte al plebiscito en una cita absolutamente política.

El proyecto país, el Estado nacional 

Los cambios en los que se refiere a las transformaciones sustanciales en la estructura política y legal del Estado nacional, son uno de los grandes factores de división.

Para los opositores, el cambio de vida que se presenta en la Constitución no es lo que convoca a la mayoría.

Los derechos sociales anunciados en el texto, y los distintos puntos de vista con relación a la privatización o no del agua, educación, salud, etc, no están contemplados desde la lógica de una mayoría que votó en un 80% a favor en el plebiscito de entrada, que dio paso al actual de salida.