Arauz presidente, Correa al poder

Arauz es Correa, Correa es Aráuz. Ni lo uno ni lo otro, eso es lo que quiere posicionar la derecha neoliberal con el bachiller Lasso a la cabeza y el apoyo de la prensa corrupta, la banca chulquera y el “empresauriado” explotador y evasor.

Lo cierto es que Andrés Arauz, (Doble A) tiene la visión que le ha dado el ser hijo de la Revolución Ciudadana, y ahora hijo predilecto. Eso lo convierte no sólo en el mejor candidato de la justa presidencial de febrero 2021, sino que lo hará el mejor Presidente de la presente década como lo fue Rafael Correa en la década ganada.

El Presidente será Andrés, y como joven inteligente estoy seguro que no despreciará el sabio y experimentado consejo de Correa, pero de ahí a que permita que otro “le dé haciendo el trabajo” por muy Correa que sea, es algo que no sucederá, las cosas son claras, Arauz Presidente gobernará el Ecuador con el modelo de gobierno de la Revolución Ciudadana, que además estará mejorado por las actuales circunstancias y el aprendizaje de los pocos errores que se evidenciaron en el tiempo.

¿Por qué escribo de “doble A” como si ya fuera Presidente? Por la única razón que los que están en cola solicitando ese empleo, tal vez cumplan los requisitos legales para postularse, pero están a años luz de cumplir los requisitos que exige el pueblo, y esos únicamente los cumple doble A.

Ya en este corto lapso, ha logrado calar en el corazón de la mayoría de los ecuatorianos, porque representa la reivindicación de derechos, la reactivación económica, el orden tributario, la administración pública eficiente con servicios de calidad, calidez al ciudadano, el reconocimiento a los maestros y profesionales de la salud, todo lo que se había logrado con Correa y que la derecha neoliberal amarrada con el traidor de Carondelet.

Las propuestas actuales de Arauz, como la de fomentar la creación de un programa de seguridad social iberoamericano con sistemas de apoyo legal y políticas públicas de apoyo a los ciudadanos y sobre todo a los migrantes, la recuperación de la seguridad jurídica para promover la inversión privada, la recuperación de capitales expatriados, el cobro de tributos en mora, la reactivación laboral y la inversión pública.

Son los lineamientos imbatibles para el candidato neoliberal que solo propone cobrar impuestos al pueblo, pero liberar o condonarlos a la empresa y la banca, liberar el mercado, privatizar la empresa pública y permitir la importación indiscriminada.

Asimismo, profundizar las alianzas con organismos internacionales imperialistas que sólo ven oportunidad de seguir expoliando los recursos naturales y económicos nacionales, como el petróleo, el uranio y el plutonio que ya están llevándose, y seguir cobrando intereses sobre capitales “prestados” que nos llevan a la dependencia y a la pauperización de la economía pública.

Los demás candidatos, ¿quiénes son? Tal vez conocidos en su casa, y uno que otro por ahí por sus desvaríos o sus devaneos coqueteando con la derecha, como el “exCarlos” que ahora da en llamarse “Yaku”, mestizo todo él y traidor a los intereses de los indígenas que dice representar, aliado de Moreno en su plan neoliberal y apoyando a Lasso en su propuesta cuando se trataba de ir “contra Correa”.

Nadie más hay en este país por ahora, porque la vara la dejó muy alta Rafael Correa y ahora el Pueblo ya sabe que solo eligiendo al Pueblo puede recuperar lo perdido, y retornar al tiempo del buen vivir y de la vida digna.

Por esto es que el Pueblo ecuatoriano ya decidió, el presidente del 2021 será doble A, con corazón y con razón: Arauz a la presidencia y el Pueblo al Poder. ¿Y Correa? Ah, ese ha sido hasta ahora el mejor Presidente del Ecuador.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.

 

Comentarios