Elecciones en Ecuador: las victorias de la Revolución Ciudadana

Pese a la manipulación mediática y a la persecución política la Revolución Ciudadana sigue siendo primera fuerza, y cuenta con un nuevo liderazgo asentado.

Ecuador acudió a las urnas el pasado domingo para escoger a diferentes autoridades públicas. Los asambleístas a la Asamblea Nacional y al Parlamento Andino ya han sido electos, sin embargo aún no hay presidente ni vicepresidente porque ninguna de las candidaturas llegó al 40%, por ello habrá una segunda vuelta en la que los ciudadanos elegirán entre las dos opciones más votadas.

Por ahora no se sabe con certeza quién será el segundo candidato, puesto que las candidaturas del banquero Guillermo Lasso y de Yaku Pérez se encuentran en un empate técnico que no se decidirá hasta el final del escrutinio.

Sin embargo sí se sabe quién acudirá a esas elecciones que se celebrarán en abril, el binomio que integran Andrés Arauz y Carlos Rabascall, de Unión por la Esperanza (UNES). Lo que supone un impacto en el tablero político que no por esperado es menos impactante.

La campaña electoral se ha desarrollado en una alarmante desigualdad que ha afectado a la misma democracia de la nación, profundizando más si cabe la persecución política a la que la oposición a Lenín Moreno ha sometida durante los tres últimos años y medio.

El campo progresista ecuatoriano ha acudido a la cita electoral tras soportar una atención mediática de alta intensidad, que se ha dedicado a revisar el periodo presidencial de Rafael Correa para manipular su recuerdo, culpándolo de los males consecuencia del regreso al neoliberalismo del actual gobierno, apoyado por CREO y Pachakutik, es decir, por Guillermo Lasso y Yaku Pérez. Además, ha silenciado las propuestas políticas de Andrés Arauz, y cuando le ha dado voz ha sido para reducirlo a la burla sacando de contexto sus declaraciones.

Por otro lado, el actual régimen ha maniobrado violando la constitución del país para impedir el regreso de Rafael Correa, el líder mejor valorado y con más opciones de ganar las elecciones, impidiendo a la mayoría social escoger en las urnas a su político preferido. Esta situación ha sido posible con la cooptación de la justicia, que se ha dedicado a generar varios juicios farsa que no han sido reconocidos por las instancias policiales internacionales.

El segundo líder de la Revolución Ciudadana, Jorge Glas, está en prisión víctima de un golpe de estado en la vicepresidencia dado por Lenín Moreno, articulado en un montaje que elestado.net reveló en exclusiva.

Para terminar de rematar la jugada antidemocrática, el poder electoral retraso todo lo posible la decisión tomada mucho tiempo antes, de que Rafael Correa no podía presentarse ni como presidente ni de ninguna otra manera, por lo que la Revolución Ciudadana tuvo que buscar entre sus cuadros a un candidato de manera apresurada.

Andrés Arauz fue el escogido. Un desconocido exministro de la última etapa del gobierno de Rafael Correa al que la oligarquía ecuatoriana le había puesto en contra el escenario antes de que fuera elegido.

Las elecciones del domingo revelaron de manera incontestable que la Revolución Ciudadana sigue vigente. No solo continúa siendo la primera fuerza de Ecuador pese al constante ataque, sino que además cuenta con un nuevo líder asentado que cuenta con una tendencia al alza desde hace semanas.

Claves políticas
  • Pese a la manipulación mediática, la Revolución Ciudadana está vigente en el escenario político de Ecuador.
  • Tras la persecución electoral, la izquierda ecuatoriana es primera fuerza.
  • Andrés Arauz consolida su liderazgo.
  • Guillermo Lasso y Yaku Pérez representan la continuación del neoliberalismo aplicado por Lenín Moreno.
  • La Revolución Ciudadana logra ser primera fuerza en la Asamblea Nacional.