Bartolo Fuentes: “La privatización no es más que convertir derechos básicos en mercancía”

Bartolo Fuentes explica cómo han impactado los procesos de privatización en las condiciones materiales de la vida de la mayoría social de Honduras.

Uno de los mantras del neoliberalismo es que la privatización, tanto de los recursos naturales e hidrocarburos como de los servicios y su gestión, es beneficiosa para el conjunto de la población, porque aumenta la eficiencia y produce libertad, al permitir a los ciudadanos elegir con qué compañía acceder a determinados productos.

La izquierda rupturista se posiciona “totalmente en contra. Aquí la estrategia siempre ha sido quebrar las empresas del Estado para volverlas ineficientes a propósito, de tal manera que con una campaña mediática en contra de las mismas, la población diga “hay que pasarla a manos privadas”, explica Bartolo Fuentes, que añade “y así han privatizado el agua, la energía eléctrica, las telecomunicaciones, los servicios portuarios, las carreteras y, bueno la salud no ha sido declarada privada, pero sin embargo los hospitales públicos están en tal abandono que se puede decir que de facto la salud también está privatizada“.

Bartolo Fuentes es un importante dirigente de LIBRE, el único partido que se opone a la continuación de la dictadura que hoy lidera Juan Orlando Hernández. Actualmente es precandidato a diputado. Las elecciones generales se celebrarán el próximo mes de noviembre.

Para ejemplificar con detalle la situación que producen las privatizaciones de los derechos, Bartolo Fuentes relata una historia que vivió recientemente, “hace tres días un vecino me pidió prestado un cilindro de oxigeno que yo estoy facilitando a la gente, porque su esposa estaba muy grave, cuando ya llegó a su casa, estaba muerta. Él vive al lado de una clínica privada aquí en el Progreso”. El precandidato lo cuenta indignado, por lo que se pregunta “¿cómo es posible que a una persona se le pueda salvar la vida, está contiguo, le puedes salvar la vida pero si no tiene el dinero, se muere? Eso es lo que estamos viviendo en el país“.

La educación en Honduras ha sufrido el mismo proceso que la sanidad, “la privatización de la educación ha caminado poco a poco, no han convertido un colegio público en privado, sin embargo el deterioro de las instalaciones educativas, y el abandono de la educación pública es tal que muchos padres hacen el esfuerzo de pagar una universidad, de pagar un colegio, de pedir préstamos escolares para que sus hijos sean medianamente bien atendidos, porque tampoco es que la educación privada sea mucho mejor que la pública, pero por lo menos compran un espacio, una situación de mayor comodidad para sus hijos“.

Todas estas medidas, recetas económicas recomendadas por los socios internacionales de Honduras, que responden o están integrados por el gobierno de Estados Unidos, han sido responsables de que la pobreza en Honduras haya superado al 70% de la población.

Han convertido los derechos en mercancía, por lo que sus servicios son solamente para quien puede pagarlos. Los no podemos simplemente quedamos fuera de esos derechos que en la Constitución se reconocen pero que en la práctica se niegan. Bartolo Fuentes.

La privatización no es más que convertir derechos básicos de la población, en mercancía. Eso es el planteamiento neoliberal. Donde hay una necesidad, debe haber alguien que supla esa necesidad a cambio de una ganancia de obtener lucro, y eso es en lo que se han convertido todos esos derechos como la salud, la educación, y la vivienda“, explica Bartolo en clave de denuncia.

El periodista, de llegar al Congreso Nacional, trabajará desde las instituciones, sosteniendo las movilizaciones las calles para revertir todos estos procesos que han impactado de forma negativa en la realidad cotidiana de los y las hondureñas.