Erasto Reyes: “La democracia participativa evita la corrupción política”

El precandidato de LIBRE a Regidor de San Pedro Sula, Erasto Reyes, considera que la democracia participativa es el elemento transformador que puede romper con la corrupción.

Honduras es uno de los países de América Latina que más corrupción sufre en sus instituciones, la punta del iceberg del pésimo manejo político lo supone el mismo líder del ejecutivo, Juan Orlando Hernández (JOH), que está terminando su segundo mandato consecutivo cuando la constitución vigente, aprobada en 1982, lo prohíbe tajantemente.

La corrupción lo ha permitido, ya que una antidemocrática concentración de poder en manos del ejecutivo cooptó el poder judicial y la institucionalidad electoral, por lo que permitieron al actual mandatario presentarse en 2013 aunque fuera ilegal.

La democracia participativa es una visión más profunda de la representativa. Existen en la actualidad tres países que han integrado este modelo en sus textos constitucionales, Venezuela, Bolivia y Ecuador, aunque este último no la practica desde 2017.

La diferencia está en que la participativa transfiere de manera sostenida el poder institucional a los ciudadanos, convirtiéndolo en poder popular, mediante herramientas como el referéndum revocatorio, la rendición pública de cuentas, las auditorías, la organización de la ciudadanía en consejos con presupuestos públicos, entre otras herramientas e iniciativas.

Somos capaces de configurar en nuestra realidad material la democracia participativa, popular y abierta; que cuestione, que sea capaz de generar un debate que construya un modelo distinto de vida. Indistintamente del país en el que estemos, de la idiosincrasia, de las condiciones de vida. Anhelamos una democracia de las mayorías, tenemos una deuda con nosotros mismos. Erasto Reyes.

Desde el modesto aprendizaje que hemos tenido, hemos encontrado que en la democracia participativa es más fácil construir las decisiones de un pueblo, de una comunidad“, expresa Erasto Reyes. “No tendríamos ningún problema en seguir reconstruyendo y seguir respaldando espacios de participación“, se explica el precandidato de LIBRE a Regidor de San Pedro Sula.

Entrando en el tema de la corrupción abordado desde la concepción de esta democracia participativa, el dirigente de izquierdas sostiene que “hay que dejar de tenerle miedo la crítica de las personas. Cuando un funcionario público está obrando mal va a ser objetivo de crítica, va a ser objeto del debate, va a ser objeto de la mirada pública, porque la cosa pública no le pertenece a una persona, sino a toda comunidad“.

La democracia participativa impulsa la crítica constructiva y la hace realidad. Si un cargo público ha cumplido la mitad de su mandato y existen críticas por un mal desempeño de la función, quienes lo han votado pueden realizar un referéndum revocatorio vinculante sin tener que pasar por la aprobación de poderes que podrían estar influidos por ese cargo en cuestión, para expulsarlo del poder sin esperar a la realización de las elecciones periódicas.

Erasto Reyes lo tiene claro, “el bien común es de todos, no está privatizado, todavía el neoliberalismo no nos ha arrebatado el bien público desde el punto de vista conceptual, aunque en la práctica tengamos empresas de agua privatizadas, empresas de energía privatizadas, carreteras, puertos y aeropuertos, la telefonía privatizada, no nos han privatizado la vida todavía estos modelos“, realizando un llamado no a resistir, sino a avanzar para recuperar los espacios públicos y con ello mejorar las condiciones de vida de la mayoría social.

(Visited 1 times, 1 visits today)