Guillermo Lasso ondea las banderas políticas de Lenín Moreno

Con la llegada de Guillermo Lasso al Ecuador, el país podría experimentar una continuidad en las políticas gubernamentales neoliberales heredadas por Lenin Moreno.

El Ecuador de la Revolución Ciudadana llegó a posicionarse como ejemplo de políticas eficientes, llegando a conseguir que instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI), y el Banco Mundial (BM), reconocieran los índices económicos conseguidos durante esos años, pese a que sus propuestas para el país fueran en sentido contrario.

Con la llegada de Rafael Correa, el país suramericano, con más de 16 millones de ciudadanos, se puso en la lupa del interés mundial, y salió de la llamada “larga y oscura noche neoliberal”, en palabras del expresidente ecuatoriano.

Entre sus logros se pueden mencionar:

  • Rechazó el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.
  • Incrementó el monto de subsidios a los más necesitados.
  • Logró la salida de la pobreza de más de 1 millón de ecuatorianos.
  • El número de estudiantes matriculados en el sistema público, aumentó en casi 1 millón.
  • El salario básico pasó de 160 dólares a 366 dólares.
  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó la reducción de la desnutrición, que bajó del 1,1 por ciento en el 2007, al 0,4 por ciento en el 2014. Asimismo, el Gobierno construyó 21 nuevos hospitales y sumó al sistema público 20 mil nuevos profesionales médicos.
El mandatario tomó posesión el 15 de enero de 2007. En esta foto aparece con una réplica de la espada de Simón Bolívar obsequiada por el Presidente Chávez.

Sin embargo las condiciones de Ecuador cambiaron con la llegada de Lenín Moreno, quien adoptó las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI), negoció con la derecha, y se alió con Donald Trump, girando la política aplicada hacia el neoliberalismo.

El pacto inicial de Moreno con el FMI consistió en un crédito por 4.200 millones de dólares, implicó un programa de recortes y ajustes fiscales que derivaron en una ola de protestas en octubre de 2019, cuando el ejecutivo subió los precios del combustible.

El pacto de la agenda neoliberal que incluyó el acuerdo con el FMI, el Banco Mundial (BM) y otras instituciones financieras internacionales, dejó a Ecuador endeudado al menos por las próximas tres décadas.


Lenin Moreno reunido con banqueros ecuatorianos. Foto: https://www.alainet.org

Con la llegada de Guillermo Lasso al poder en Ecuador, el país tendrá una continuidad con las políticas gubernamentales, el mandatario ecuatoriano ha dejado claro su simpatía por las banderas neoliberales de Lenín Moreno.

Criminalización de la protesta social

El pasado 11 de julio, durante la ceremonia militar de Cambio de Mando del Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas del Ecuador, y en presencia del presidente Lasso, el general Luis Lara, advirtió que “la insurgencia interna es una de las mayores amenazas para la integridad de la nación, los sucesos de 2019 en Ecuador y las recientes asonadas en Colombia y Chile así lo confirman”.

Ante la criminalización de la protesta social, el excanciller del Ecuador, Guillaume Long, alertó que se corre el riesgo de volver a la doctrina del enemigo interno, de la “contrainsurgencia”, que acabó con la vida de tantos durante la Guerra Fría.

Del mismo modo como en octubre de 2019, Lenín Moreno ordenó medidas contra el levantamiento popular, que evidenció la persistencia de profundos problemas estructurales.

El 10 de octubre 2019, manifestantes ecuatorianos aseguraban que no abandonarían la movilización hasta que el mandatario no derogara el “paquetazo económico”. Foto: Telesur
Ley Humanitaria

El plan que incluye medidas para impulsar modalidades contractuales precarias (flexibilización del tiempo de trabajo, disminución de las jornadas y el salario, etc), o atípicas (contratos especialmente precarios para jóvenes); reforma de la regulación del despido (bajo la sutil expresión de “simplificar los requisitos para la incorporación y desvinculación”).

Incorporación de bonificaciones fiscales para los empresarios sin importar la tipología contractual con la que generen puestos de trabajo; o privilegio de la inversión extranjera mediante la concesión de ventajas vinculadas al uso de la mano de obra.

Foto: Trabajadores recorren las calles de Cuenca en contra de la Ley Humanitaria, el 18 de mayo de 2020. Foto: API
La cooptación de la justicia

Pese a haber prometido que no habría persecución judicial contra los líderes de la Revolución Ciudadana, la mayoría de ellos se mantienen presos o en el exilio.

Por otra parte, el gobierno de Lasso promueve la eliminación del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS): “Lo he dicho públicamente, que el CPCCS no tiene razón de existir, una democracia liberal está compuesta por tres poderes fundamentales, y el CPCCS fue en el Gobierno anterior la piedra angular para el abuso del poder, y como no es mi interés, mi compromiso será llamar a consulta popular para eliminar el CPCCS”, señaló.

Este organismo fue creado en el año 2008, con la finalidad de garantizar la participación ciudadana en la contraloría a instituciones públicas en el uso de los recursos. Forma parte de la Función de Transparencia y Control Social.