Movilizaciones masivas en Perú, el rol secundario de la izquierda política

En Perú se están produciendo manifestaciones masivas en favor de la proclamación de Pedro Castillo como nuevo presidente de la nación.

Las pretensiones golpistas de la ultraderecha de Perú, comandada por Keiko Fujimori, que en vez de aceptar la derrota, tal y como piden tanto la población en masivas marchas en favor de la proclamación de Pedro Castillo, como las instituciones públicas del país, está solicitando nulidades que son constantemente rechazadas por el Jurado Electoral del país.

La estrategia de la hija del dictador Alberto Fujimori, que defiende el régimen fascista de su padre, pasa por retrasar la proclamación del profesor, a la vez que denuncia un fraude electoral que no existe según las instituciones tanto peruanas como extranjeras. Ese fraude es la excusa de la política para llamar a las fuerzas militares a dar un golpe de estado para restaurar una democracia que según ella ha sido robada por el comunismo.

La izquierda se tiene que integrar a la masa que apoya a Pedro Castillo. Ponerse a la orden, pero sin intervenir, simplemente ser una más y no pretender capitalizar. Maite Mola.

Sus acciones han llevado a una polarización social que se  encamina a una fractura entre dos grandes bloques. Uno de ellos, el progresista, no ha dejado de manifestarse pacíficamente en favor de la proclamación de Pedro Castillo, ganador en todas las veces que se han recontado los votos.

Esta movilización social es de alto valor para la izquierda, que tiene un compromiso vinculante surgido de las urnas con el pueblo peruano, sostiene Maite Mola, vicepresidenta del PIE en entrevista exclusiva para elestado.net.

El campo progresista de ese país suramericano debe cumplir el programa electoral, pese a que tendrá una oposición frontal de una oposición que ya ha salido de los cauces constitucionales, y apuesta por una interrupción violenta de la democracia mediante el golpismo militar.

La movilización social en favor de la aplicación de esas medidas será fundamental para llevarlas a cabo, puesto que los medios de comunicación aliados con la derecha configurarán una realidad en la que la mayoría social los rechaza, opina la líder progresista europea.

Más concretamente, Maite Mola considera que “no tienen  que organizar a la masa que apoya a Pedro Castillo, la gente movilizada no necesita que la organice nadie, se autoorganiza perfectamente“.

Para la activista política, la estrategia debe ser otra, “la izquierda se tiene que integrar a la masa que apoya a Pedro Castillo. Ponerse a la orden, pero sin intervenir, simplemente ser una más y no pretender capitalizar“.

 

Entrevista grabada y transcrita por la redactora Isabel Perozo.