Las TERF y la deslegitimación del deseo trans (II): Polémica biológica

El rechazo a las mujeres y hombres trans por parte de las feministas radicales, sigue generando controversias por su argumento biológico.

Lo que le preocupa puntualmente a las feministas trans excluyentes en España, (en EEUU también ese debate se ha caldeado) es que por ejemplo, tienen una lucha con el tema de las mujeres respecto a la igualdad de salarios.

Además, al sustituir en las leyes la categoría mujeres por género “temen que implicaría también que, oportunistamente, cualquier hombre que realmente no es trans, que no tiene una experiencia trans, que no va pendiente tampoco de cuestionar sus privilegios ni nada por un tema oportunista diga por ejemplo <ay hoy me levanté y me reconozco como mujer, entonces ahora quiero entrar a los baños de mujeres y ahora quiero tener todos los derechos que tienen las mujeres>.

Pero creo que no es tan así, de verdad la experiencia trans como te digo, no es una cosa caprichosa de que me levanto y ya”, agregó Soto.

Consignas a favor de los derechos laborales trans. Foto: www.laizquierdadiario.com
Venezuela

Joseph Soto refirió que en Venezuela no está esa contradicción tan fuerte pero lo que si percibe es un debate foráneo que está llegando a su país, “aquí llegan como especies de fakenews, unas cosas absurdas y falsas, de verdad que empiezan las compañeras a creer que eso es así, que uno se levanta y <ay hoy me dio por ser hombre, hoy me dio por ser mujer> y no es así”.

El género es una construcción, algo muy complejo que va desde cosas de la infancia hasta cómo se desarrolla tu socialización a lo largo de tu vida y que en determinado momento “es un deseo muy profundo donde tu de verdad no te identificas con el género impuesto, ni siquiera tiene que ver con el tema del rechazo a los genitales el <yo me siento en el cuerpo equivocado>, no necesariamente.

Es que va más allá, tiene que ver con cómo te sientes cómoda, cómodo, cómode, siendo reconocido, reconocida, reconocide, cómo te sientes cómode al relacionarte con el resto de las personas; cómo quieres que también te vean; tiene que ver con un tema del deseo. Y al final del deseo en busca de la felicidad propia de sentirse completo, completa consigo mismo, consigo misma”, puntualizó Soto.

Efectivamente con las mujeres trans se trata de entender, y empezar a conocer que hay hombres con vagina, hay mujeres con pene, no es negar que eso determina cosas.

Soto aseguró que el tema TERF no es algo precisamente venezolano y que por ejemplo en estos contextos, es en el argentino mas bien donde esa discusión se ha zanjado de manera distinta y ha habido una mayor unidad, una mayor incorporación de las mujeres trans y racializadas, mujeres discapacitadas y mujeres que trabajan todo el tema del Body positivity,

Ha habido toda una incorporación en el movimiento feminista, en las luchas feministas y se está llevando de manera distinta. Ese debate como se está dando en EEUU o en Europa, España no tiene que tener el mismo fin en el contexto venezolano.

Trans
Marcha de los Movimientos y colectivos que luchan por los derechos humanos de la Comunidad Sexo Género Diverso o la Comunidad de Lesbiana, Gay, Bisexual, Transgénero, Intersexual y Queer (Lgbtiq) de Venezuela.
La polémica biológica

No es negar tampoco la biología y decir que la biología no importa. Si, evidentemente el tema de la regla influye, por ejemplo, si puede llegar a ser un tema discriminatorio porque la regla ha sido estigmatizada, es un conflicto de que si tu tienes la regla, tienes que llevar eso con pena; las mujeres trans no pasan por eso“. puntualiza Soto

Es decir, tienen otros problemas que derivan en su condición como mujeres trans, no precisamente como mujeres cisgénero, sin embargo eso no implica que a su vez sean hombres con privilegios. Se han registrado numerosos casos en el que las mujeres trans son víctimas de violencia ocasionando incluso su muerte, por el hecho de haber rechazado su identidad masculina.

Los hombre suelen sexualizar a las mujeres, además de subestimarlas. Respetan más a sus compañeros hombres que a ellas como mujeres, y eso le pasa a las mujeres trans, al verlas a ellas como mujer también el entorno las empieza a tratar como mujeres, con sus pro y sus contra.

Para Joseph Soto no se trata de negar ni una cosa ni la otra, sino de entender que en todo caso son experiencias distintas, o sea el hecho de ser cisgénero o ser trans pero que en términos de género binario (de ser hombre, ser mujer)“.

No puedes tu deslegitimar el proceso, la experiencia trans, o sea el deseo de otra persona al asumirse como varón o como mujer y desarrollarse de esa manera, desarrollar todo un proceso de transformación con su cuerpo, con su identidad, con su familia, con su entorno, para acceder a esa nueva situación, a esa identidad, no puedes negar tu ese proceso y por otro lado creo que desde el movimiento trans tenemos que respetar la existencia de inquietudes, de dudas y estar abiertos, abiertas a escuchar, a explicar, a debatir, a aclarar, que es lo que yo creo que a veces pasa. Joseph Soto.

Yo la verdad recibo a veces como mucho coñazo por el tema trans desde el feminismo. Yo hice el tránsito y yo me asumo hombre, entonces las compañeras trans empezaban a decir que yo me había pasado al lado del enemigo.

Eso es como borrar o es como que pretendan pasar algo determinante: el tema binario. Asumen que ya tu borras toda tu situación con toda la experiencia que tenías como mujer y ahora eres hombre y ahora eres malo.

No se trata de eso, sino de entender que la identidad es un proceso de construcción, que las personas cambian y hay personas que cambiamos de una manera profunda y radical en lo que tiene que ver con nuestra identidad de género”, concluyó Soto.